Macron, De la Moisonnière y cómo ayuda la comunicación visual a ganar unas elecciones

“A aquellas y aquellos que han votado por mi, no por apoyar mis ideas sino para hacer frente a las de la extrema derecho, vuestro voto me obliga. Esta noche, ya no soy el candidato de un lado, sino el Presidente de todas y todos.” Con estas palabras, Macron se dirigía a sus conciudadanos tras ser reelegido Presidente de la República Francesa el pasado 24 de abril de 2022.

Pero nosotros vamos a hablar de Soazig de la Moissonnière, la fotógrafa oficial del Presidente de la República.

Hemos seleccionado algunas fotos tomadas durante la campaña de su cuenta oficial de Instagram, con 193.000 seguidores.

De la Moissonière estudió dirección de cine, y se nota. Ha construido toda una narrativa de Macron que logra conectar con nuestro lado más emocional. Y, sin duda, ha ayudado a que Macron ganara las elecciones. La forma en que comunican los políticos determina en buena medida el resultado. Y hoy vamos a ver cómo hacer una buena captura de esa comunicación.

 

Comenzamos nuestro repaso con esta fotografía tomada al saberse ganador de las elecciones. Podemos distinguir:

  • Tacto afectivo de Macron (beso y abrazo) hacia su mujer
  • Su mujer está claramente emocionada
  • Aparecen rodeados de niños, como símbolo de futuro

Seguimos con esta polémica fotografía, que fue tomada dentro de una serie de varias fotos tomadas durante un fin de semana. Muestra un momento de relax.

Debemos tener en cuenta que el significado en Francia de la camisa tan desabrochada es diferente que en otros países. Se asocia a la izquierda intelectual (filósofos, actores como Alain Delon), al pueblo. PERO se le fue la mano. La imagen que nos transmite es la de un macho alfa, puesto que a ese pecho descubierto se une una postura excesivamente expansiva (manspreading). 

Dentro de la misma serie de fotos que la anterior, encontramos esta otra imagen del presidente francés buscando su camisa de trabajo. Seguimos con el canal importantísimo de la apariencia: está eligiendo camisa de “trabajo”, pero su atuendo natural es camiseta: nuevamente, para acercarlo al pueblo.

Acabamos de comentar el canal de la apariencia con unas imágenes que han dado mucho que hablar. Vemos a Macron con una apariencia desaliñada, imitando a Zelensky: sudadera, sin afeitar… Pero Zelensky está en medio de una guerra y Macron no. Queda muy forzado.

De la Moissonnière juega con las alturas de las escaleras para contarnos que Macron “baja” hasta el pueblo, aún siendo Presidente.

La segunda imagen está tomada desde arriba. Otras autoridades como nuestro Rey son enfocados desde abajo.

 

 

 

 

 

 

 

Macron es el Presidente de todos los franceses. Y, por tanto, se mueve bien en todos los contextos. En estas dos imágenes, vemos el contraste en el contexto: de la multitud a una casa de pueblo con un habitante. 

Tacto afectivo. Incluso en medio de la multitud. De la Moissonnière captura el momento en que se para el mundo porque Macron está abrazando a una niña.

 

Siguiendo con el tacto afectivo, unido a una postura íntima con su mujer, son muy relevantes las muestras de afecto hacia su mujer, en general, que la fotógrafa ha sabido capturar durante la campaña.

Podemos ver en esta imagen un gesto háptico relacionado con la unión, cohesión, equipo

La siguiente imagen, sin embargo, consideramos que es demasiado forzada, exagerada. Además, no se trata de un gesto positivo, sino de tensión o incluso agresivo.

 

 

 

 

 

 

Cualquier persona que se precie de ser expresiva debe serlo con su rostro. La fotógrafa logra capturar expresiones faciales de tristeza o alegría genuinas en Macron.

“Quédate con quien te mire como esta Sra. mira a Macron”

La fotógrafa no solo capta las acciones de Macron sino también el efecto que Macron produce en los ciudadanos.

Para acabar, os dejamos esta fotografía que podríamos titular «El estratega de la galletita».

Apreciamos el contraste entre “geopolítica” (mapa de Bretaña) y bollitos y galletitas. De la Moissonière nos muestra a una persona competente, pero que, a la vez, es uno más de nosotros, con un estilo de vida francés.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir al comienzo de la página