Liderazgo no verbal, Pedro Sánchez y Barack Obama

El presidente del gobierno, Pedro Sánchez, y el exmandatario estadounidence Barack Obama coincidieron en el congreso Tecnológico Digital Electronics Show (DES), en Málaga; donde han convertido un encuentro casual en una suerte de cumbre improvisada.

Aunque en principio no estaba previsto que ambos políticos coincidieran, se han encontrado en la zona VIP del evento y nos han dado una gran lección sobre liderazgo no verbal.

La cronémica en el liderazgo no verbal

La iniciativa en la conducta es una de las acciones no verbales que podemos hacer para ejercer un liderazgo no verbal:

  • Iniciativa en los gestos
  • Iniciativa en los temas de conversación
  • Iniciativa en nuestra ubicación y la de los demás
  • Iniciativa en el contexto

Podemos observar como, en las imágenes de ese día, Pedro Sánchez toma la iniciativa del saludo, lo que obliga a Obama a adoptar una actitud «sumisa», al tener que bajar la vista para acercar la mano. También, vemos como inclina el tronco hacia Sánchez, reafirmando esta «sumisión». Sin embargo, notamos como inmediatamente Obama, eleva el tono de la voz, toma la iniciativa de la conversación, señala con el dedo a Pedro Sánchez, no le suelta la mano y le da varias palmaditas en la espalda, retomando su papel de líder.

Un punto a destacar de este «cambio de papeles» es que Barack Obama lo hace teniendo en cuenta a Pedro Sánchez en todo momento, pero marcando de manera indiscutible que él lidera la situación. Lo que queda más que claro cuando, al ir a sentarse, le indica a Sánchez dónde se debe sentar.

Otras formas de ejercer el liderazgo no verbal:
  • No dejar que haya asimetría en el tiempo de espera (Waiting time): esta es, probablemente, una de las formas que más varían dependiendo de la cultura a la que pertenecemos. Si, en nuestra cultura, lo normal es una espera de 5 minutos y la persona con la nos vamos a reunir nos hace esperar 30 minutos (si lo hace de manera habitual) intenta demostrar una superioridad respecto a nosotros. Una manera de combatir esto es teniendo con nosotros una tablet o elementos que nos puedan servir para trabajar mientras esperamos. De este modo, la persona va a ver que no hemos perdido el tiempo esperándolo, estábamos en otra cosa. Y la simetría que podía existir, desaparecerá.
  • Equilibrar los tiempos de respuesta (Walk time): en la era de la tecnología, una manera de ejercer liderazgo no verbal es a través de los tiempos de respuesta de WhatsApp o correos. Muchas veces nos encontramos con que hay personas que, para demostrar superioridad, tardan más de lo normal en contestar. Lo recomendable es mantener relaciones simétricas, intentar que el tiempo medio de respuesta sea parecido. Sin eternizar las conversaciones, pero buscando siempre el equilibrio.
  • Respetar los horarios de trabajo y descanso de los demás, pero también hacer pedagogía para que respeten los nuestros (Work time): establecer claramente cuáles son nuestros horarios y hacer que nuestros jefes y clientes los respeten, también es una manera de liderar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir al comienzo de la página