Saltar al contenido

Nuevo podcast: sobrevivir a las reuniones navideñas

Estas fechas son complicadas. Sí, entramos en unos días de vacaciones pero nos enfrentamos ante reuniones obligadas con personas que es posible no tratemos habitualmente o no sean santo de nuestra devoción. ¡Pasa en las mejores familias!
Para superar estas Navidades, comidas, cenas y celebraciones y acabar estos días igual o mejor que como empezaron, es importantes seguir los consejos de nuestra directora, Sonia El Hakim. Las claves están en la empatía y la asertividad.

– Evita temas polémicos: política, religión, fútbol y cuestiones familiares que conlleven una confrontación de posturas. En el seno de estas conversaciones surgen opiniones personales, no solo sobre los temas sino sobre las personas que emiten sus juicios y con las que no estamos de acuerdo. Por tanto: ¡no le digas a tu cuñado ni lo que opinas de él ni de lo que piensa! Cuando se plantee una cuestión complicada, aplica la cintura y la mano izquierda, déjala para otro momento o pregunta por temas en positivo.

– Propón temas de acceso común, como noticias de actualidad o curiosidades. Para lo cual, la recomendación es: prepárate algunas lecturas interesantes que te puedan hacer salir del paso con éxito y a ser posible, de forma original, con la que te lo pases bien.

– Elige tu lugar en la mesa. Es recomendable dejar fluir a los asistentes para que elijan el lugar con el que más cómodos se sienten en la mesa. De esta forma seguro que se evita tener al lado o enfrente a la persona que menos le apetece tener cerca. Hay que evitar la confrontación y la ubicación física es vital en este cometido.

– Saluda y abraza. Haz sentir en la llegada que te alegras de verles, haz sentir bien a la gente. Te hará sentir bien a ti.

– Respeta al anfitrión. Sus tiempos, ideas, propuestas en la mesa, su cocina… Decir la verdad si un plato no es de nuestro agrado, por ejemplo, no es una opción estos días. Sé agradecido y ¡cómete el plato!

– No te hagas más fotos con tu madre que con tu suegra. Cuando juntamos a la familia sanguínea con la familia política se pueden dar agravios comparativos. Hablar más con unos que con otros o más animadamente o hacerse fotos con unos y no con otros puede llevar a equívocos en directo y a recuerdos engañosos o polémicos en el futuro…

– Apaga la tele, si no es para ver Levante TV. La distrosión de una reunión o prestar más atención a los reclamos televisivos que al grupo o la familia lleva a un enrarecimiento del ambiente.

– Cuando alguien ya no está, es no solo bonito, sino recomendable, recordarle. Y en estos días no hay que hacerlo desde la pena y la tristeza, que pueden combinarse con rabia e incluso miedo. Podemos hacer una reunión previa a la Navidad en que se trate todo lo feo y se acuerde hacer cosas bonitas, hacer una ronda de recuerdos y anécdotas, por ejemplo.

Sobrevive a las Navidades en familia y guárdate toda la verdad para tus pensamientos…

COMIDAS Y CENAS DE NAVIDAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *