Saltar al contenido

Cenas de empresa

Sonia El Hakim explica cómo sobrevivir a la cena o comida de Navidad de tu empresa cuando alcohol, gambas, móviles, congas, jefes y otros peligros acechan… Comunicación No Verbal en el programa Al Remat de Levante TV, programa emitido el 13 de diciembre de 2018.

¿Tienes comida o cena de empresa de Navidad? Sonia El Hakim dio varios consejos en el programa Al Remat de Levante Televisión para salir airoso de las cenas de empresa.

«De empresa» = «Modo trabajo»

Cenas de empresaPartimos de la base de que no debes olvidar que, aunque es una comida o una cena, que normalmente se desarrolla fuera del centro de trabajo, lleva el apellido «de empresa». Es decir, estás en el ámbito laboral de tu vida. Eso implica que no debes comportarte como si estuvieras en una comida o una cena cualquiera, solo que con compañeros de trabajo, sino que debes hacerlo como si estuvieras en la empresa, pero en un ambiente algo diferente al habitual. Así que, lo primero, debes estar en «modo trabajo».

Te recomiendo que no te pases con el alcohol. Y, si puede ser, no bebas, para poder tener la máxima locuacidad. Nunca se sabe cuándo tu jefe o tu jefa va a querer comentar contigo ese proyecto que le propusiste hace unos meses…

Muy importante: No saques temas controvertidos

Y ahora mismo hay muchos. Ni política, ni religión, ni toros, ni fútbol, ni leyes controvertidas… Si alguien los saca, procura adoptar una postura neutra. No vas a la cena de empresa a cambiar el mundo. Recuerda, estás en modo trabajo.

Si no sabes de qué hablar con tus compañeros de trabajo que no sea del propio trabajo, porque habitualmente no tenéis una relación muy personal, te recomiendo que hagas lo más sencillo en estas situaciones: Pregunta y que hable el otro. Con esto conseguirás tener el control sobre el tema del que se habla, y los demás te percibirán como alguien cercano a quien contarle sus cosas. Siempre decimos que no hay persona más atractiva que aquélla que sabe escuchar de verdad. Pero ojo, esto implica que cuando les hayas preguntado, luego tienes que escuchar, no vale pasar de su respuesta.

¿Qué tipo de preguntas puedes hacer?

Te doy algunos ejemplos muy sencillos, aunque lo ideal es que adaptes las preguntas a la relación que tienes con tu interlocutor. Por ejemplo: «¿qué vas a hacer en Navidades?», «no me has contado nunca qué hiciste antes de entrar en esta empresa», o «me encantaría saber algo de tu vida personal, ¿qué haces cuando no estás trabajando?». Como ves, temas neutros que se centran en la otra persona. A todos nos gusta que se interesen por nuestra vida.

Otro consejo: Deja tu móvil en silencio o en un bolsillo. O, mejor, si puede ser, déjatelo en el coche. No hay ahora mismo un mayor generador de mala educación que el móvil. Sólo el hecho de dejarlo encima de la mesa implica que tu atención no es plena a los comensales, sino que estás pendiente de lo que te pueda notificar el telefono en cualquier momento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *