Saltar al contenido

Cómo bajarle los humos a una persona dominante

Comparte el artículo si te ha gustado

insistente

Supongo que todos conocemos a alguna persona de las que no paran hasta que les das la razón. No te dan su opinión, te instan con vehemencia a que te sometas a ella, sin atender tus razones, sin negociar un consenso. Y no paran hasta conseguirlo.

Bueno, pues yo tengo mi pesadilla particular con una persona así. De hecho, es la madre de una compañera del cole de mi hija. Así que la veo todos los días a la salida de las clases. Había conseguido olvidarme de ella en verano, pero con el inicio de curso ahí está ella, con sus “grandes problemas” con el colegio (cada año encuentra un caballo de batalla por el que estar peleando, eso sí, sin actuar en consecuencia nunca) , repitiendo a gritos una y otra vez el mismo argumento (como un disco rayado) y sin dejar hablar a nadie más que a ella misma. De hecho, es muy curiosa la forma en la que entra en el recinto, a modo de radar, mirando a un lado y otro hasta que encuentra a su “víctima”. Entonces, acelera el paso y la aborda, aunque esa persona esté hablando con alguien más.

Aún así, yo tengo suerte porque la solución es bien sencilla: la evito. Pero, y si nos toca una persona de este tipo en el trabajo o, peor aún, en la familia?

Pues una vez más, la comunicación no verbal puede ayudarnos a frenar un poco su comportamiento dominante. Este tipo de personas suelen inclinarse hacia delante cuando te hablan, para invadir tu espacio personal y someterte. La primera vez que te lo haga, seguramente te pilllará desprevenido y no podrás reaccionar. También me pasó a mí. Pero, a la siguiente, invade tú antes de que te invadan a ti. Esto es como una batalla: el que invade antes, gana.

Otro truco que puedes utilizar es el de adoptar una postura dominante: pon los brazos en jarras, el pecho hinchado, el mentón elevado y las piernas algo abiertas (no hace falta que lo hagas todo, con uno o dos elementos es suficiente). Si la otra persona es hombre, ponte justo de frente a él. Los hombres se sienten “atacados” cuando alquien se les pone justo delante, frente a frente. Le estarás “plantando cara”. Esto no funciona así con las mujeres.

Si los dos sois hombres y os saludáis habitualmente con un apretón de manos, es muy probable que te haga un apretón reforzado alto . Esto es, mientras te da su mano derecha, te pone su mano izquierda sobre el hombro. Puede parecer un gesto de amistad, el reforzar el apretón con la izquierda. Esto es así cuando la mano izquierda permanece sobre nuestra mano o hasta el codo. Pero, conforme va subiendo por el brazo, va dejando de ser amistoso para ir convirtiéndose en dominante, con su máxima expresión cuando llega al hombro. Si eres rápido de reflejos, puedes devolverle en el momento en apretón reforzado poniendo tu mano izquierda sobre su hombro. Si te pilla desprevenido, puedes darle unas palmaditas en la espalda en cuanto acaba el apretón, a modo de “buen chico”. Y si te ha pillado totalmente a contrapie, utiliza cualquier momento de la conversación para tocar levemente su hombro. Esto último también sirve para las mujeres.

Otra caracterísitica de estas personas es que no dejan hablar. El asentir constantemente conforme hablan no ayuda a que te dejen meter baza. Cuando quieras intervenir y no te deje, puedes dejar de asentir y, si es posible, de parpadear. Le estarás enviando señales a su cerebro de que no le estás prestando atención. Es probable que te deje entonces hablar.

Por último, el volumen de la voz. Suelen hablar muy fuerte. Te aconsejo que, en lugar de subir tú también el volumen, hagas justo lo contrario: habla más bajito. Eso les obligará a afinar el oído y, como consecuencia de esto, bajarán el volumen.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

3 comentarios en “Cómo bajarle los humos a una persona dominante

  1. Alba dijo:

    Buenos días.

    Mi pareja es dominante, siempre hace lo que le da la gana y siempre me hecha en cara que lo agobio. Yo ya no puedo más me trata fatal, y me dice que sino estuviera con el Donde iba a estar. Que no me quiere nadie. Por favor Ayudarme estoy desesperada. Un saludo.

    Responder
    • Sonia dijo:

      Hola, Alba, deberías llamar al 016. Es un teléfono gratuito de ayuda a la mujer maltratada (el matrato psicológico también es maltrato, no lo olvides). No deja rastro en la factura. De todas formas, estoy a tu disposición: 605 899 756. ¡¡Un abrazo y mucha fuerza!!

      Responder
  2. Estrella dijo:

    Hola mi nombre es estrella alba te puedo dar un consejo yo creo que tu puedes armarte de valor y dejarlo porque tu no lo quieres porque para querer a alguien necesitas empezar a quererte ati misma y con todo lo q te dice y sigues con el es no quererte todos merecemos segundas oportunidades acuerdate solo tenemos una vida y tienes que vivirla feliz

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *