Saltar al contenido

Políticos de Benidorm debatiendo

Comparte el artículo si te ha gustado

El pasado 23 de abril tuvo lugar un debate entre los candidatos del PP, Liberales, Ciudadados y Esquerra Unida de Benidorm.

Aunque he analizado todo el debate, reflejo aquí una pequeña muestra de los elementos que encontramos en los primeros minutos, desde la perspectiva de la Comunicación No Verbal Científica.

En un principio, Gema Amor (Liberales) pone las manos en cuchillo (min. 0’09), que es una forma de protección. A la vez, nos muestra la cabeza ladeada hacia la derecha, que implica que se encuentra en una situación de “control”. Está intentando dominar la situación y controlar sus emociones o su nerviosismo. Estos son gestos absolutamente normales, y más al inicio de un debate televisado.

En el min. 0’45, Antonio Pérez (PP) efectúa un balanceo del cuerpo y justo después pone las manos en cuchillo, y lo hace inmediatamente después de decir “bueno y mal, lo que tiene que hacer un político”. Esto demuestra incomodidad con la conservación.

En la primera intervención de Arantxa Romay (EU), llama la atención su mirada contínua hacia arriba. Problamente, se trata de una persona con una preferencia ocular visual, esto es, procesa la información de forma visual, y por tanto necesita “visualizar” para crear su discurso. Me llama también mucho la atención los pestañeos emocionales que hace al hablar de los ciudadanos. Son pestañeos más lentos, que se realizan desde la emoción.

En el min. 4’06, Rafael Gasent (Ciudadanos) muestra una tensión en la comisura derecha, que nos da a entender que hay algo del exterior que le molesta. Esto lo hace justo después de ironizar sobre el motivo de la visita de Rajoy. Se podría confundir con una sonrisa, pero, al ser asimétrica, nada tiene que ver con una sonrisa. Más bien apoya el comentario irónico que acaba de hacer.

Muy interesante es el aleg (alejamiento del cuerpo) que realiza Rafael Gasent en el min. 5’20. El aleg es una forma de “irnos de la conservación”. Este es siempre un gesto de molestia. La molestia viene reforzada por los labios en ostra (apretados hacia dentro) del min. 5’52.

Gema Amor saca “la lengua de víbora” (se llama así) en el min. 7’45. Este gesto se produce justo después de mencionar que Rafael Gasent había intentado estar en las listas del PP. La lengua de víbora sale cuando se ha hecho un comentario mordaz.

Encontramos después dos microexpresiones. Las microexpresiones son expresiones faciales de emociones que duran menos de un segundo, y que son inconscientes.

La primera (min. 7’59) la hace Arantxa Romay. Es una microexpresión de asco, hablando de la inoportunidad de la visita de Rajoy.

Y la segunda (min. 9’17) pertenece a Rafael Gasent. Es una microexpresión de ira, cuando argumenta que “un presidente tiene que venir a trabajar”.

Especialmente relevante es la microtracción que hace Antonio Pérez de la solapa de su chaqueta (min. 9’32). Este gesto es significativo de querer mostrar la autoridad propia. Viene justo de las palabras “la candidatura que encabezas”.

Pero si tuviéramos que elegir un momento estrella de este debate, en lo que ha comunicación no verbal se refiere, nos iríamos al min. 10’31. Antonio Pérez tiene un lapsus linguae cuando empieza la expresión “la inauguración”. Vemos cómo realiza un pestañeo neuromotor. Este tipo de pestañeo lo hacemos cuando queremos “pasar página”. Ese pestañeo va unido a un sagital inferior (mentón abajo), que puede asociarse en este contexto a un sentimiento de vergüenza. Encontramos un aleg corporal en cuanto Gema Amor le refiere “te referías a la inauguración del centro cultural”. Y, acto seguido, pone las manos con los palmas hacia sí y los pulgares hacia fuera. Esta es una posición típica de contradicción entre lo que se dice y lo que se piensa.

Vemos en muchas ocasiones microrrotaciones de los bolis, en varios de los contertulios. Esto no es necesariamente una muestra de nerviosismo, sino que es más bien un gesto semiconsciente cuando se está pensando, meditando, creando una argumentación.

Como valoración general, y contrariamente a lo que figura en el título de este vídeo, y en lo que a la comunicación no verbal se refiere, podemos decir que tanto Toni Pérez(PP) como Rafael Gasent(Ciudadanos) se encontraban nerviosos durante prácticamente todo el debate. Antonio Pérez tuvo además dos lapsus linguae (“inauguración” y “caso Brugal”). Por su parte, Gema Amor (Liberales), tuvo una posición de dominio de la situación, liderando buena parte del debate.

Todo esto analizado desde la comunicación no verbal. Nada se analiza del contenido del discurso.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *