Saltar al contenido

Cuando sabes que te va a tocar hablar

mana

Maná está de gira por España. De hecho, el viernes 28 de agosto vienen a Benidorm, ciudad en la que, al menos de momento, resido. Y a raíz de esta gira, han concedido una entrevista a la agencia de noticias Europa Press, que se publicó ayer. En el primer par de minutos, podemos ver a Alex González (segundo empezando por la izquierda en el vídeo), dando muestras de nerviosismo.

Lo vemos desde el comienzo dar golpecitos con su mano derecha sobre su pierna, tamborilear con los dedos, moviendo las piernas, etc. También os tenéis que fijar en la posición de sus piernas. Tiene el pie izquierdo en microdisimulación. Esto es un síntoma de timidez o vergüenza (podéis leer más sobre esta microdisimulación en este otro post).

Pero lo más interesante de este vídeo no son los nervios que parece tener Alex, que entran dentro de lo normal. Lo más curioso es la ansiedad o molestia que intenta ocultar. Cuando el líder de la banda, Fernando Olvera, empieza a contestar a la primera pregunta (min. 0’36), Alex comienza automáticamente a rascarse el dedo índice derecho. Esto tiene una lectura sinergológica, que es que la autoridad del otro le molesta. No es él quien empieza a hablar y eso le molesta.

Y lo más divertido viene cuando Fernando Olvera dice «es la pasión» (min. 0’53) y automáticamente Alex cambia de dedo. Deja de rascarse el índice, que está ligado a la autorida, y comienza a rascarse el dedo corazón, que se asocia a la sexualidad. Es como si hubiera decidido regalarnos este vídeo demostrativo de los micropicores en los dedos índice y corazón, porque son de libro.

Podéis deleitaros viendo las manos de Alex González mientras habla su compañero. Y es que el movimiento de las manos es de los gestos que más información nos dan acerca del estado de ánimo de una persona.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *