Saltar al contenido

Blog - 14. página

Artículos relacionados con el Comportamiento No Verbal, análisis de personajes o escenas de noticias, y apariciones en prensa y televisión de Sonia El Hakim, experta en Comunicación No Verbal.

Debate de El Pais: tres candidatos y tres estilos diferentes

debate 01

Dos horas. Eso es lo que duró el debate de anoche organizado por El País, en el que sobresalía de la escena un atril vacío, el del candidato que no ha querido acudir a debatir con los otros tres elegibles. Así que hablemos de los que sí fueron. Después de ver las dos horas de debate, cada vez tengo más claros los estilos de comunicación tan diferentes de nuestros candidatos. En el caso de Albert Rivera y Pablo Iglesias, los veo bastante acordes a sus ideas, son congruentes con el modo de vida que defienden. Pero otra cosa es el candidato socialista.

Lo primero que vamos a ver es la foto del saludo.

debate saludo

Aparte del baile de manos que vemos, un poco raro, en plan pulpo, pero comprensible para que todos puedan darse la mano, vamos a fijarnos en las caras de los tres. Para abreviar el análisis os digo:

  • Albert Rivera: sonrisa falsa. Claramente, porque la comisura izquierda está más elevada que la derecha. Cuando la sonrisa es verdadera, es simétrica.
  • Pedro Sánchez: leve sagital inferior (mentón un poco hacia abajo). Quiere agradar, quiere seducir.
  • Pablo Iglesias: sonrisa verdadera. ¿Véis ahora como las comisuras son simétricas?

Sigamos. Albert Rivera:

Durante todo el debate podemos ver lo que ya vengo diciendo desde hace unos cuantos posts. Albert Rivera es de rotativo derecho, es decir, suele hablar mostrando la parte derecha de su cara, para poder mirar con su ojo derecho. Esto es porque es una persona controladora, en el sentido amplio de la palabra. Le gusta tener todo bajo control, le gusta controlar, reprimir sus emociones. Me ha llamado mucho la atención la ausencia casi total de gestos de nerviosismo a los que nos tiene muy acostumbrados. ¿Habrá leído lo que algunos expertos hemos publicado sobre él?

En cuanto a su ropa, como siempre. Nos tiene acostumbrados a una imagen muy pulcra.

En cuanto a Pablo Iglesias:

Lo voy notando conforme avanza el tiempo. Cada vez sonríe más. Al principio, casi os diría que desde antes de ser político, cuando le invitaban a las tertulias en calidad de politólogo, Pablo tenía siempre un semblante muy serio, con la glabela muy marcada (la arruga que nos sale entre las cejas cuando fruncimos el ceño). Sin embargo, quizás por consejo de su asesor de comunicación, sonríe cada vez más. A lo mejor, su asesor ha leído sobre la importancia de la sonrisa (algo que, por contra, domina muy bien Albert Rivera). Y es que, según un estudio del año pasado de la Universidad de York, la sonrisa es la que nos hace parecer más accesibles a primera vista.

Mención aparte merece su vestuario. A mí personalmente me gusta que vista desenfadado, pero quizás el debate era una buena ocasión para ponerse algo por encima de la camisa. Si una americana queda muy burgúes, podría haber sido otro tipo de chaqueta. O, al menos, se podía haber abrochado las mangas. Y es que también comunicamos con la ropa. Debemos guardar siempre nuestro estilo, pero en equilibrio con el lugar adonde vamos. No creo que Mújica sea sospechoso de ser de ultraderecha, y, cuando hace falta, se pone una chaqueta.

mujica

Y ahora vamos con Pedro Sánchez. Este candidato utiliza la voz como en un anuncio. No es natural. El discurso así pronunciado queda un poco “enlatado”. Eso es lo que llevo observando en todas sus intervenciones. Pero en este debate, además, lo he encontrado muy tenso. La mandíbula estaba tensa y el labio superior también, provocando en numerosos momentos microexpresiones como ésta que os pongo en la foto.

debate pedro sanchez labio

Aún así, si me lo permitís, yo pongo en valor el que haya acudido a este debate con los dos monstruos de la comunicación política que son Albert Rivera y Pablo Iglesias. Su valentía, que no todos comparten, le honra.

En cuanto a su vestimenta, era exactamente la media entre Pablo Iglesias y Albert Rivera. Con americana como Rivera pero sin corbata como Iglesias. En mi opinión, muy acertado.

Y voy a acabar este análisis con el minuto de oro que les concedió el moderador al final del debate a cada uno de los candidatos (min. 1:53:00).

Tanto Rivera como Sánchez intentan empatizar con el electorado. Por eso vemos rotativos izquierdos, es decir, que giran varias veces su cara para mostrar su lado izquierdo, su lado más emocional. Cuando queremos agradar a alguien, inconscientemente, le mostramos nuestro lado izquierdo de la cara. De hecho, en una situación de seducción o flirteo, es muy habitual ver rotativos izquierdos por parte del que quiere seducir.

debate albert rivera RI debate pedro sanchez RI

Pablo Iglesias, sin embargo, sólo mira a cámara al principio y al final de su minuto de oro. En las entremedias, mira al moderador. No busca la conexión con el electorado, sino que apela a la razón, a que “se lean los programas”. Muy interesante es el gesto de la mano izquierda en el bolsillo, que le viene acompañando durante casi todo el debate. Para los que me seguís habitualmente, ¿sabéis qué significa? 😉

debate pablo iglesias mdmi

Puedes ver todo el debate aquí:

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

 

 

 

 

La colleja de Rajoy

espontáneo rajoy colleja

Un buen amigo me ha pedido que analice la colleja de Rajoy a su hijo cuando estaban participando en un programa de fútbol en La Cope. Pues una colleja (de hecho, son dos), de las de antes, y de las que ya se dan cada vez menos (afortunadamente). Poco más puedo añadir. Ahora, otra cosa son los gestos de antes y de después.

Mirad primero el vídeo:

Justo al comienzo del vídeo, Rajoy se está rascando el dedo corazón derecho. Éste es un gesto interesantísimo, que nos da mucha información porque tiene que ver con la espontaneidad. Reprimo mi espontaneidad y por eso me pica el dedo corazón. Curiosamente, he leído que el comentario crítico de su hijo estaba preparado como una broma, y que Rajoy sabía que iba a pasar. De hecho, si nos fijamos en la cara que pone Rajoy, hace un gesto muy ostentoso, exagerado. Imaginaos que estáis en esa situación. Estáis en la radio, sabéis que os están grabando por televisión también, y vuestro hijo dice algo gracioso o comprometido, y vosotros os sorprendéis. ¿En serio exageráis tanto el gesto de sorpresa?

hijo-rajoy-56341

El problema vino después, cuando el niño se vino arriba y se pasó de crítico, diciendo que “los comentarios eran una basura”. Ahí vemos cómo le cambia la cara a Rajoy: de sorprendido y divertido pasa a tener un rostro serio mientras le propina una colleja doble, y, acto seguido, se rasca la nariz (min. 0’18) tapándose el orificio nasal: no le gusta lo que acaba de pasar.

Si comparáis tanto la duración como la profundidad o el enfásis en la expresión en cada uno de los dos momentos (min. 0’08 cuando Rajoy “se sorprende” y min. 0’12 cuando Rajoy se enfada de verdad), veréis la diferencia entre un gesto ficticio o posado y un gesto sincero.

Estos días vemos a los políticos hacer de todo (cantar con la guitarra, bailar, jugar al ping pong, reir a carcajadas por cualquier cosa, jugarse la vida en un coche de carreras o en un globo estático,…).

Todo muy bien. Pero si es sincero y espontáneo, mejor.

 

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

 

 

 

 

Las manos de Albert Rivera y otros trucos del candidato más valorado

Artículo de El Mundo en el que he tenido el honor de colaborar.

 

albert rivera el mundo

 

Sonia El Hakim, experta en comunicación no verbal científica, lo llama “micropicores”. “Intenta mantener el control de sus emociones. De hecho, podemos verlo cuando no está hablando con continuos micropicores, tanto en el dorso de la mano (control de la emoción) como en el dedo meñique (represión del malestar), lo que es significativo de cierto nerviosismo o malestar que intenta ocultar”.

“Para Sonia El Hakim, Rivera es un “conquistador”, capaz de atraer a quien le está viendo, de “meterle en su burbuja”. “Cuando habla, da una imagen de confianza en sí mismo gracias a un impecable movimiento de manos y una paralingüística excelente, pero también se le ve un deseo de mantener el control de lo que él hace y de lo que hacen los que están a su alrededor”.

El Hakim pone como ejemplo esta intervención de Inés Arrimadas [ver vídeo]. Albert Rivera repite la posición de la manos y hasta susurra una palabra a la vez que Arrimadas (“mínimos”, minuto 0:35).

“Está inquieto, nervioso, querría estar hablando él. Hace el micropicor porquequiere dominar el discurso de Inés Arrimadas, pero no puede, porque la que está hablando es ella. Por eso se le escapa incluso el pronunciar la palabra”. Una teoría que alimenta las críticas al líder de Ciudadanos por su excesivo control sobre sus candidatos.

 

… sigue leyendo: http://www.elmundo.es/espana/2015/11/24/5613f065e2704ed0198b45dd.html

Pedro Sánchez vs. Mauricio Macri: razón vs. corazón

mauricio macripedro sanchez

 

 

 

 

 

 

 

El otro día, me preguntaban en un medio local de Benidorm qué consejo le daría a los políticos si fuera asesora de alguno de ellos. Lo primero que me vino a la mente fue: “que no fuercen los gestos, que sean honestos en sus palabras; porque cuando son honestos, la comunicación no verbal acompaña al discurso”. Hoy os voy a dar un ejemplo de la diferencia entre dar un discurso “desde el corazón” y darlo “desde la razón, desde lo aprendido”.

Este fin de semana, salía elegido comp próximo Presidente de Argentina Mauricio Macri, un ingeniero que tiene una página web muy chula, más propia de un coach que de un político (http://mauriciomacri.com.ar/). En su primer discurso como presidente electo, la noche misma de las elecciones, podíamos ver cómo Macri hablaba (sin papel ni atril delante), a emoción descubierta.

Tomaba el micrófono con la mano derecha para poder acompañar sus palabras, básicamente de agradecimiento y esperanza, con la mano izquierda. Ahora explicaré por qué.

Pero primero, os quiero hablar de Pedro Sánchez, el líder de los socialistas. Es muy habitual en él hablar de temas que se suponen más “de izquierdas”, más sociales, como la pobreza infantil, la situación de los parados, de los más débiles, etc. En fin, temas sensibles y emotivos, que duelen. Sin embargo, sus discursos parecen al ojo observador más bien estudiados. Si os fijáis incluso en este corte que os pongo a continuación, la voz se modula de manera un tanto artificial, sobre actuada.

Si os fijáis, sólo mueve la mano derecha para acompañar su discurso, o bien las dos en los momentos en que quiere enfatizar. Y ello a pesar de hablar de temas muy emocionales, como la pobreza infantil o la violencia de género.

¿Cuál es la diferencia entre uno y otro? ¿Es casual el uso de la mano izquierda en el caso de Macri y la mano derecha en el caso de Sánchez? La respuesta está en la neurociencia. Nuestro cerebro está dividido en dos hemisferios, que no tienen las mismas funciones, no son simétricos en cuanto a su funcionalidad, sino que cada lado alberga un conjunto diferente de funciones. Así pues, el hemisferio izquierdo alberga la mayoría de funciones que podemos llamar racionales, como son el lenguaje, el cálculo, el control del tiempo, la capacidad analítica, etc. Mientras que el hemisferio derecho tiene funciones más centradas en las imágenes, las emociones, el espacio, el pensamiento sin lenguaje, etc. Simplificando mucho, podemos decir que el hemisferio izquierdo es nuestro hemisferio racional, mientras que el derecho es el emocional. Y cada hemisferio controla el lado opuesto del cuerpo y la cara. Así pues, cuando muevo la mano derecha, tengo más activo mi hemisferio izquierdo, el del control, el racional. Cuando muevo mi mano izquierda, el hemisferio que “lleva el timón” en ese momento es el derecho, el de las emociones.

Mauricio Macri estaba abandonado a su emoción, a su emotividad, mientras Pedro Sánchez actúa desde el control, desde el discurso aprendido, desde el raciocinio. Dos formas diferentes de transmitir. ¿Cuál preferís?

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

El vaquero, el elegante y el tímido

peli oeste

Después de escribirlo (tengo la mala costumbre de escribir primero el título y luego el contenido) este título me parece sacado de una peli del oeste. En realidad, no hablo de forasteros ni de forajidos, sino de hombres mucho más cercanos a nosotros: Pablo Iglesias, Albert Rivera y Alberto Garzón.

Estos tres políticos de nuevo corte, candidatos a la presidencia del gobierno, se han prestado a responder en directo a preguntas de una muestra representativa de la ciudadanía en el programa La Sexta Noche. Este sábado pasado le tocó el turno a Pablo Iglesias, y, desde el primer minuto, me llamó mucho la atención su forma de situarse frente a las personas que le preguntaban. Así que me ha picado la curiosidad por ver cómo habían afrontado la misma situación los otros candidatos.

Por orden de aparición, vamos a ver a Alberto Garzón:

alberto garzón la sexta

Alberto Garzón adopta una posición de cierta incomodidad o timidez. Fijaos en su mano izquierda. Está oculta en su espalda. Así mismo, su pierna izquierda está más atrasada. Esto, para los que seguís este blog, ya sabéis lo que significa. A los que os habéis incorporado, os explico que la microdisimulación de la mano o del pie izquierdos es un síntoma de timidez o vergüenza. Podéis leer toda la explicación en este otro post. Este sentimiendo es absolutamente normal en este caso. Rodeado de un montón de personas que le van a hacer preguntas que desconoce previamente y a las cuales tiene que contestar en el momento y bajo el escrutinio de millones de personas y de muchos analistas y líderes de opinión. Absolutamente normal ponerse nervioso.

Seguimos con la postura de Albert Rivera:

albert rivera la sexta

Tiene las piernas ligeramente abiertas, esto es, mostrando una cierta seguridad, pero sin pasarse. Las manos están siempre a la vista, lo que le da un aire de seguridad. Como siempre, tiene un micropicor constante en el dorso de la mano derecha. Este micropicor le acompaña allá donde va, e implica un intento de controlar sus emociones. Supongo que se pone nervioso ante estas situaciones (¿y quién no?), y su forma de que salgan esos nervios y no se le noten en otro aspecto de su gestualidad o su discurso es con ese micropicor. Por lo demás, su postura es muy elegante en términos no verbales.

albert rivera la sexta micropicor

Ya hemos visto al tímido y al elegante. Le toca al vaquero:

postura pablo iglesias la sexta

Fijaos en el porte que adopta Pablo Iglesias desde el principio. Piernas muy abiertas, y manos en pronación (quiere decir, que se ve la parte externa de la mano, no la palma). Ésta es una postura típica de dominio. Domino la situación (o quiero dominarla, si lo hago conscientemente), y por eso me hago más grande, abriendo mis piernas. En cuanto a las manos, cuando estamos en una situación de fragilidad y/o de entrega al otro, mostramos nuestra parte interna de manos y brazos, nuestro lado más vulnerable. Cuando estamos a la defensiva y/o cuando dominamos la situación, mostramos nuestra parte externa de brazos y manos. Su postura dominante me recuerda otro post que escribí sobre él, y en el que se lo hizo pasar un poquito mal a Rajoy (puedes volver a leerlo pinchando aquí).

Como véis, tres políticos y tres formas muy diferentes de situarse frente a lo desconocido; en este caso, las preguntas de los ciudadanos.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

Sara Carbonero se cruza de brazos

carbonero-moncloa2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ayer fue un gran día para Iker Casillas y Sara Carbonero. El ex-portero del Real Madrid recibió de manos del Presidente Mariano Rajoy la Gran Cruz del Mérito Deportivo. Sin duda, un momento memorable en la vida del portero.

Pero el interés no verbal estaba en la actitud de su mujer, la periodista Sara Carbonero. Mirad primero el vídeo:

¿No os llama la atención el cruce de brazos de Sara Carbonero? De hecho, lo hace en dos momentos: cuando está posando para los periodistas (min. 0’16) y cuando conversa con Mariano Rajoy (min. 3’42).

Os quiero hablar del primer cruce de brazos. Sara Carbonero se cruza de brazos (min. 0’16), y la Sra. que está acompañandola (¿alguien sabe quién es? ¿la mujer de Rajoy?) la imita y se cruza también (min. 0’23). Esa imitación en comunicación no verbal tiene mucho significado. Cuando hay sintonía entre dos personas, éstas tienden a adoptar posturas similares o incluso en espejo. Esto es porque las neuronas espejo se ponen a trabajar y generan lo que llamamos empatía. En este caso, teniendo en cuenta que en cuanto la señora adopta la posición de brazos cruzados, Sara Carbonero descruza los suyos, podemos pensar que es la otra señora la que empatiza más con Sara Carbonero que al revés.

El segundo momento en que la popular periodista cruza los brazos es cuando se pone a charlar, junto a su marido, con Mariano Rajoy (min. 3’42). Protocolariamente, os podéis imaginar que no es la mejor postura para un acto oficial de estas características. Alguno puede pensar que se trata de una postura de comodidad. En efecto, los brazos cruzados, si no hay tensión en las articulaciones, es una postura que podemos adoptar en un momento de comodidad. Lo raro es adoptarla en un acto protocolario como estos, más aún cuando, a pesar de romperse la escena original en la que conversaban los tres y aparecen varias personas más que se unen al grupo, su postura no cambia.

Debido a que hace poco que anunciaba su segundo embarazo, puede que supiera que los periodistas gráficos iban a intentar captar fotos de su barriguita, y por eso intentaba disimularla de forma deliberada. Es posible.

Pero ahora me gustaría que fueras al min. 3’03. Oculta sus dedos corazón y anular.

sara carbonero microdisimulacion

Nuestro dedo corazón tiene que ver con la espontaneidad y nuestro dedo anular tiene que ver con la familia. Cuando ocultamos nuestros dedos corazón y anular a la vez y además se trata de los dedos de la mano derecha, la lectura que podemos extraer es algo así como: “me siento cohibida por algo que pasa fuera y deseo proteger a mi familia de esta situación”.

Sin duda, un momento tan gratificante para la pareja como incómodo para Sara Carbonero.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

 

Julio Rodríguez y las preguntas incómodas sobre Podemos

jose julio rodriguez

Hace unos días, Podemos daba un golpe de efecto con un fichaje estrella: el general Julio Rodríguez. Para este militar comienza una carrera, la de las elecciones del 20 de diciembre, en la que va a tener que enfrentarse a numerosos periodistas, entrevistas, debates, etc. Una de sus primeras intervenciones fue la entrevista de ayer para el programa Al Rojo Vivo, presentado por Antonio García Ferreras.

Normalmente, los políticos se acostumbran a que los periodistas les hagan determinadas preguntas reiteradas. En el caso de la formación liderada por Pablo Iglesias, preguntarles a sus dirigentes acerca de la conexión con el régimen bolivariano de Venezuela es algo habitual. Supongo que la emoción en ese tipo de preguntas tan repetidas se va apagando, y las respuestas se convierten en algo automático. Sin embargo, en la entrevista de ayer, pudimos ver un par de momentos que denotan la falta de tablas políticas del General Rodríguez.

Fíjaos primero en el min. 0’55.

El periodista le menciona la asociación Podemos-bolivarianos, y, unos segundos antes de contestar (el gesto inconsciente siempre precede a la palabra), Julio Rodríguez da un paso atrás y vuelve. Hace un aleg. Cuando nos vamos y volvemos (puede ser con todo el cuerpo, como en este caso, con el tronco del cuerpo si estamos sentados, o incluso con la mirada), estamos incómodos. Es nuestra forma de tomar un poco de distancia con algo o alguien que nos molesta o nos agobia. Quizás alguno de vosotros recuerde el aleg de Rajoy justo antes de contestar su famosa frase “¿y la española?” (puedes volver a leerlo pinchado aquí).

Pero, además, en otro momento de la entrevista, nos muestra sus dudas acerca de una tema esencial (min. 5’48).

Cuando Antonio García Ferreras le pregunta si cree que Podemos va a ganar las elecciones, Julio Rodríguez comete una incongruencia no verbal. Mientras afirma “por eso he dado este paso”, niega con la cabeza. Su cabeza dice “no lo creo”, aunque sus palabras digan lo contrario. Este gesto viene acompañado de un movimiento vertical de hombros, que es un gesto que implica duda.

Seguro que en breve, responderá a estas preguntas con mucha más soltura.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

La ira de Frank Cuesta

frank cuesta sanpaku

Ayer, Frank Cuesta colgó en su perfil de facebook un vídeo. En él, denunciaba el acoso que estaba sufriendo por parte de algunos internautas en relación a la desgracia personal que está viviendo debido al encarcelamiento de su mujer. Aparte de expresarle toda mi empatía desde aquí, os quiero explicar un micropicor que tiene en tres ocasiones durante el vídeo y que implica ira.

Primero, mirad el vídeo. En concreto los minutos 3’49, 6,13 y 13’30.
https://www.facebook.com/OfficialFrankCuesta/videos/976473079066016/

frank cuesta micropicor mandibula

Frank se rasca la mandíbula. Nos pica la mandíbula cuando tenemos ganas de “morder”, cuando sentimos ira y reprimimos la agresividad.

Y ahora fíjate en otro gesto que repite 10 veces a lo largo del vídeo (min. 5’07, 5’56, 6’57, 7’34, 8’50, 9’27, 10’28, 11’12, 12’16 y 14’20). Se ve cómo mueve su lengua por dentro de la mejilla. Es un gesto que implica que se está reprimiendo la agresividad.

frank cuesta lengua mejilla

En repetidas ocasiones, Frank Cuesta saca la lengua. En Comunicación No Verbal Científica hay 10 formas de sacar la lengua definidas y etiquetadas. En esta ocasión, la forma en que la saca significa que retiene las palabras. Lo cual es totalmente coherente con el resto de gestos y con su discurso. Frank está intentando explicar de forma sobria y comedida algo que le duele y le indigna.

frank cuesta lengua

Por último, fijaos en la primera foto: la parte de abajo de la esclera (la parte blanca del ojo) aparece en muchos momentos del vídeo. Tiene un sanpaku inferior, que es indicador de molestia.

Frank Cuesta se muestra en su gestualidad totalmente coherente con su discurso. Un discurso de una persona dolida por su situación personal y que reprime su ira hacia quienes aprovechan para atacarle.

Mucha suerte, Frank.

 

Mariano Rajoy vs. Pedro Sánchez: ¿quién comunica mejor?

mariano rajoy sanchez entrevista ana blancopedro sanchez entrevista ana blanco

Misma cadena de TV. Mismo escenario. Misma periodista. Mismos colores en la decoración. Mismos trajes de los candidatos. Misma distancia y altura en las sillas. Pero qué diferencia en la percepción no verbal que nos transmiten uno y otro. En menos de una semana, hemos asistido a la entrevista que Ana Blanco hizo a Mariano Rajoy el pasado jueves 26 de octubre y posteriormente a la que le ha hecho a Pedro Sánchez ayer mismo.

Esto tiene que ver en gran parte con el sagital (mentón hacia arriba o hacia abajo), y con el tiempo que cada uno dedica a mirar a su interlocutora.

Mira el primer par de minutos de cada entrevista, por ejemplo.

 

 

 

Desde el saludo inicial, el “buenas noches”, ya se aprecia la diferencia en cuanto al tiempo que dedica cada uno a mirar fijamente a su interlocutora. Lo normal es mirar aproximadamente un 60% del tiempo directamente a nuestro interlocutor cuando hablamos y un 80% cuando escuchamos, y el resto del tiempo mirar a otro lado. Si mirásemos fijamente sin apartar la vista a nuestro interlocutor, lo incomodaríamos. Pero Rajoy está muy por debajo de Sánchez en cuanto al tiempo que mira fijamente a la periodista, tanto cuando habla como cuando escucha.

Esto puede deberse a un carácter más retraído o a una necesidad de apartar la mirada para poder pensar la respuesta. Pero lo cierto es que, en general, cuando una persona no nos mira lo suficiente a los ojos, pierde capacidad de transmitir confianza.

Por otro lado, tenemos el sagital. Si te fijas en el mentón de uno y otro, verás la diferencia. Pedro Sánchez suele tener el mentón en una posición neutra; es decir, ni hacia arriba ni hacia abajo. Sin embargo, Rajoy lo baja por completo con mucha frecuencia (min. 0’44, 1’20, , produciéndose un sagital inferior. Un sagital inferior nos puede transmitir vergüenza, falta de confianza en sí mismo, sumisión, timidez… En cualquier caso, no es un gesto positivo, y debería quizás trabajar para corregirlo.

Por cierto, momento precioso cuando Ana Blanco le pregunta si no han hablado dentro de su partido de con quién prefieren pactar (min. 1’35). Mientras dice “no” con bastante rodundidad, se inclina un poco hacia atrás y acto seguido mueve el pie izquierdo. ¿Seguro que no lo han hablado aún? ¡Feliz martes!

 

 

Cómo se sientan Albert Rivera y Pablo Iglesias

albert rivera moncloa

pablo iglesias moncloa

Qué mensaje tan diferente el que nos lanzan Albert Rivera y Pablo Iglesias con su forma de sentarse en la reunión que cada uno tuvo con Mariano Rajoy esta semana. Pero sobre todo, qué mensaje tan diferente es el que le lanzan a Mariano Rajoy con su postura corporal. De hecho, Rajoy se sintió muy incómodo con uno de ellos y no tanto con el otro. Vamos a analizarlos.

Comenzemos por Albert Rivera (utilizo el orden en que se reunieron, para evitar susceptibilidades). Albert Rivera tiene una postura sentada que denota interés, con el tronco hacia delante. Además, adopta una postura más “sumisa” que la de Rajoy, con las piernas más cerradas que las del Presidente, las manos hacia dentro. Una postura que podríamos calificar de postura beta. Además, se rasca el dorso de la mano derecha (min. 0’37), gesto muy habitual en él y que podemos ver en todas sus apariciones. Este gesto implica su voluntad de controlar su emoción. Se pone nervioso y ese gesto le tranquiliza. Los nervios los expresa también con el gesto de manos lavadas (mover las manos como si se las estuviera lavando) en el min. 0’56. Las manos lavadas es un gesto de incomodidad con la situación.

Podemos ver que Rajoy está en este encuentro más tranquilo que Rivera. Rajoy domina la situación y es Albert Rivera quien adopta la postura más sumisa.

Pero qué diferente es el encuentro con Pablo Iglesias. Pablo se sienta con una clara elerarquía horizontal; es decir, ocupa el máximo espacio posible con su cuerpo. Esta postura es típica de los machos alfa. Como hacen los machos dominantes en los documentales de la 2, Iglesias ocupa el máximo espacio posible con su cuerpo para demostrar su dominio. No es la primera vez que os explico su forma de sentarse. Podéis ver cómo se sentó cuando le entrevistó Ana Rosa Quintana pinchando aquí. Pero lo más interesante es ver la reacción de Rajoy ante el despliegue de Pablo Iglesias. Mira el vídeo primero.

Pablo Iglesias se sienta apoyando las manos sobre los brazos del sofá, con la pierna cruzada, y permanece inmóvil durante toda la sesión con los fotógrafos, como si lo tuviera estudiado.

Rajoy, sin embargo, es esta vez el que está más incómodo. Hace el gesto de manos lavadas (min. 0’01), se revuelve en el asiento (min. 0’11) por la incomodidad, hace una microtracción a su corbata (min. 0’12), lo que implica voluntad de marcar su autoridad, y acaba poniendo las manos en V (min. 0’18). Las manos en V es una muestra no verbal de autoridad. Nos dicen “aquí soy yo el que manda”. Aunque lo cierto es que añade cierta tensión en las articulaciones de los dedos al hacer este gesto. Y además, inmediatamente después vuelve a hacer las manos lavadas (min. 0’25), luego manos en V, etc.

Y mientras tanto, Pablo Iglesias permanece inmóvil con su posición de macho alfa.

Así que los resultados del dominio no verbal de ambos encuentros quedan como sigue:

Rajoy 1 – Rivera 0

Rajoy 0 – Iglesias 1

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.