Saltar al contenido

soraya sáenz de santamaría

Qué te ocurre si reflexionas mucho

reflexión - pensador

Después de una campaña electoral muy reñida, con numerosas anécdotas y momentos no verbales para la posteridad, que, desde este blog, he intentado humildemente contaros, por fin llegamos al día en que se nos pide que reflexionemos para decidir a quién votamos.

La reflexión se traduce en numerosos gestos inconscientes que normalmente ocurren con las manos en alguna parte de la cabeza, y, en especial, en la frente. Hay micropicores (picores causados por algún malestar que duran unos pocos segundos y desaparecen sin dejar huella al rascarse), microfijaciones (posición inmóvil del cuerpo, en muchas ocasiones, con la mano sobre algún punto del cuerpo) y microcaricias (caricias autodirigidas que, entre otras cosas, sirven para facilitar la concentración sobre sí mismo).

De hecho, una microfijación muy habitual de Pablo Iglesias en los debates de televisión es ésta:

pablo iglesias microfijación

Significa que le interesa lo que el otro está diciendo, pero está buscando en qué falla para poder decírselo, para rebatirle. Curioso, ¿no?

Otra microfijación muy interesante y que seguro que habéis visto muchas veces es la siguiente, muy parecida a la anterior pero con un pequeño matiz:

pedro microfijación

Aquí también estamos concentrados en lo que dice el otro y estamos en desacuerdo con él. Sin embargo, preferimos callarnos hasta que acabe. La boca se cierra para tomar distancia de la conversación, aunque es probable que al final acabemos hablando.

Estos son sólo dos ejemplos. Hay muchas microfijaciones que implican reflexión, pero hoy os quiero contar lo que ocurre en nuestros ojos cuando estamos en un momento o en un período de mucha actividad cerebral, de mucha reflexión. Los ojos, por una cuestión de proximidad, son el primer lugar en el que se notan determinados estados de ánimo. Así, la reflexión intensa, la tristeza o decaimiento, la afectividad o enamoramiento y el estrés o el cansancio tienen su reflejo en el tamaño de la apertura de nuestro ojos.

Como hoy estamos de jornada de reflexión, os voy a explicar qué ocurre cuando hay una intensa actividad de reflexión: nuestro ojo derecho se abre más.

Según Philippe Turchet, fundador del Instituto Europeo de Sinergología, “la estrecha imbricación de las neuronas cognitivas autoras de la reflexión lógica y de las neuronas motoras responsables del movimiento produce una dilatación del ojo derecho, abierto al razonamiento lógico”.

Fijaos en estas dos fotos:

soraya ojos iguales

soraya ojo derecho

¿Véis que en la segunda foto, la del debate a cuatro, que fue muy intenso, su ojo derecho está más abierto que en la foto de arriba, tomada un día cualquiera?

Así que si hoy tenéis vuestro ojo derecho más abierto de lo normal, ya sabéis: estáis cumpliendo con la jornada de reflexión.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

Superfan de Soraya

debate

Señores, lo confieso. Anoche me hice superfan de Soraya. No porque fuera la única mujer del debate o porque los demás candidatos le sacaran cabeza y media, sino porque nos ha regalado unos momentos no verbales para la posteridad. Voy a hacer un repaso a todos los candidatos, y me dejo a Soraya para el final.

Hoy hemos presenciado un debate histórico, de esos que hay que marcar en rojo en el calendario. No sólo porque era un debate a cuatro, sino, desde el punto de vista no verbal, porque los candidatos no tenían un atril detrás del que esconder sus nervios. Han debatido sin protección, a programa electoral descubierto, y eso, a los que nos dedicamos a esto, nos permite percibir el estado de ánimo real de los debatientes.

Ya desde el posado de antes del debate, se puede percibir cómo está cada uno.

debate posado2 debate posado

Pablo Iglesias:

Como nos tiene acostumbrados, adopta una postura dominante. Abre las piernas, y posiciona las manos como un vaquero listo para disparar (puedes leer más sobre su postura de dominio pinchando aquí).

Durante todo el debate, mantiene su postura de “macho alfa”, pero ésta se ve un poco menguada por el sudor de sus axilas. Aparenta mucha tranquilidad, pero el sudor le resta. Una camisa blanca hubiera evitado este fallo.

debate pi sudor

¿Dónde condensa los nervios? En el boli. Si os fijáis, el boli es su compañero durante todo el debate. Hace microrrotaciones (p. ej., min. 8’40) y microgolpes (p. ej., min. 4’49). La tensión está saliendo por ahí. Normal, por otro lado, que haya tensión, teniendo en cuenta lo que se juegan. Es muy probable que haya utilizado el recurso del boli (bic cristal, por cierto), para no hacer determinadas posiciones de manos que nos hicieran percibir sus nervios.

debate pi boli

Por cierto, lo he visto mucho menos sonriente que lo que venían siendo habitual en los últimos días.

Pedro Sánchez:

Podemos ver cómo mezcla el intento de dominio con la necesidad de protección. Si bien abre las piernas como Pablo Iglesias, en posición dominante, sus manos le delatan: las manos en cuchillo indican una ligera protección. Me siento cohibido y por eso me protejo haciendo una pequeña barrera con las manos. Además, podemos ver en muchas ocasiones, la tensión en su mandíbula. Está tenso, y aprieta los dientes.

debate ps manos cuchillo

Me resulta muy llamativa la risa fingida que utiliza en alguna ocasión como recurso cuando no está de acuerdo con sus adversarios (p. ej., min. 53’20). La risa es la expresión que mejor hacemos a voluntad. De hecho, aprendemos a sonreir voluntariamente (es decir, sin sentir alegría de verdad) antes de cumplir los dos años de vida. Pedro Sánchez utiliza la sonrisa socarrona para hacer ver su oposición al argumento del otro.

Por último, muy interesante es el rotativo izquierdo que nos ofrece al final del debate, en su minuto decisivo. Nos muestra el lado izquierdo de su cara dirigiendose directamente a nosotros.

debate ps riCuando hablamos mostrando nuestro lado izquierdo de la cara, estamos mostrando nuestro lado más emocional, estamos intentando empatizar con la otra persona. Pedro Sánchez utiliza su minuto de oro para apelar a nuestra emoción.

Albert Rivera:

Al igual que Pablo Iglesias ha vuelto a su semblante serio de siempre, Albert Rivera ha vuelto a sus gestos manipuladores, de nerviosismo a los que nos tenía acostumbrados, y que en el debate a tres de hace unos días había mantenido a raya. Supongo que, a estas alturas, la tensión está a flor de piel, y eso les pasa factura a los candidatos.

Ya desde el principio, vuelve a su micropicor habitual en el dorso de la mano derecha.

debate ar micropicor mano

En comunicación no verbal científica, un micropicor se define como un leve picor ocasionado por un malestar, que no dura más de 5 o 6 segundos y que no deja ningún rastro en la piel cuando se rasca. Os pongo un ejemplo muy evidente: si yo me enfado mucho con alguien, mi cerebro ordena llevar sangre extra a mi puño. Si no pego a esa persona, ese exceso de sangre pica, y siento un micropicor en el puño, que asociamos a la agresividad. Hay cientos de micropicores etiquetados en comunicación no verbal científica con al menos un 85% de fiabilidad; unos más evidentes como el que os acabo de explicar y otros, como el que hace Albert Rivera en el dorso de su mano, que implica un intento de control de su emoción.

Además de este micropicor, durante todo el debate realiza balanceos del cuerpo, levantando incluso los pies del suelo (p. ej., min. 6’50) así como el gesto de “manos lavadas” (p. ej., min. 3’45). Ambos gestos implican incomodidad.

Estos gestos le van a acompañar durante todo el debate, hasta el minuto final. No cabe duda de que Albert Rivera sentía mucha presión en este debate.

Soraya Sáenz de Santamaría:

Me he dejado lo mejor para el final. Soraya mantiene una postura corporal muy neutra durante casi todo el debate, lo cual parece un tanto artificial, como si le hubieran aconsejado que no se mueva mucho, que hay unos cuantos analistas escudriñando sus gestos. Sin embargo, es la que más información nos aporta. ¿El motivo? Seguramente su falta de experiencia en este formato. Me explico: los demás candidatos estaban repitiendo los mismos argumentos y, en ocasiones, hasta las mismas frases, que vienen diciéndonos durante toda la campaña. Cuando repito muchas veces algo, dejo de sentir emoción, me distancio de lo que digo. Si dejo de sentir emoción, los gestos inconscientes que aparecen fruto de la emoción (la mayoría de los gestos que estudiamos en comunicación no verbal científica), desaparecen. Si además, ya les he oido a los demás decir sus argumentos, ya no me cae de nuevas y no salta mi emoción. Por eso, de los otros tres candidatos sólo os puedo hablar de cómo muestran su nerviosismo y poco más. Sin embargo, la falta de discurso repetido por parte de Soraya hace que tengamos una mina de oro gestual.

Lo primero que me llama la atención de Soraya es su sagital superior.

debate soraya ss

El sagital superior (mentón hacia arriba) se presenta en situaciones en que me siento superior, o bien en personas con cierta prepotencia. En este caso, el hecho de que ella sea mucho más bajita que el resto de candidatos y periodistas no influye, ya que hay suficiente distancia como para que pueda dirigirse a cualquiera de ellos mirándole a los ojos sin necesidad de levantar el mentón. Este gesto lo mantiene también en su minuto final, lo cual puede restarle conexión con los votantes.

Otro gesto maravilloso que nos regala Soraya es un no falso. Hablando de los recortes (min. 38’10), Ana Pastor le pregunta si van a hacer más recortes. Soraya dice “no” mientras niega con la cabeza. Es un no falso, porque empieza mostrando su mejilla izquierda. Puedes leer más sobre el “no falso” pinchando aquí. El no falso puede implicar mentira o duda. No tengo claro si vamos a hacer más recortes o no, o bien tengo claro que vamos a hacer más recortes.

Como era de esperar, la respuesta al tema de la corrupción (min. 56’29) la tenía más que ensayada. El ritmo del discurso es bastante diferente al que utiliza en el resto de intervenciones (excepción hecha del minuto final, que también, lógicamente, está ensayado), con más pausas, más lento.

Pero otra cosa es cuando hablan los demás.

Cuando Pablo Iglesias le espeta “sé fuerte Luis, sé fuerte” en clara alusión al caso Bárcenas (min. 1’00’00), Soraya reacciona diciendo “paga Sr. Monedero, paga”. Y acto seguido tiene un micropicor en la nariz que rasca con el dedo hacia fuera.

soraya debate ss micropicor desprecio

Éste es un micropicor de desprecio. Nada más que decir sobre el tema.

Pero además, cuando interviene Albert Rivera y le reconoce el mérito por acudir al debate (min. 1’03’33) hace un parpadeo emocional. Albert Rivera dice “tiene Ud. mérito y se lo reconozco” y Soraya parpadea. Si os fijáis, ese parpadeo es más largo de lo normal. Hay varios tipos de parpadeo, y éste se produce como consecuencia de algo que nos emociona, que nos gusta o, como seguramente será en este caso, que nos duele. Touché, Albert.

También tiene tiempo Soraya de deleitarnos con una microexpresión de asco al hablar de la reforma de la Constitución (min. 1’32’25). Está diciendo “qué gana España de ser un estado federal de un estado descentralizado”. Y ésta es su expresión:

debate ss microexpresión asco

Y, por último, vamos a ver un micropicor de mentira. Pedro Sánchez acaba de decir que el Partido Socialista ha demostrado que es garante de la unidad de España (min. 1’33’05). Y Soraya se rasca la nariz con el dedo en horizontal. Cree que Pedro Sánchez está mintiendo.

debate ss micropicor mentira

Como véis, no puedo más que hacerme fan de Soraya Sáenz de Santamaría y desear que vuelva a algún debate antes de que acabe la campaña electoral.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

debate video

 

Soraya Sáenz de Santamaría en El Hormiguero

Soraya-Saenz-Santamaria-baila-Hormiguero_EDIIMA20151007_0823_18

El pasado martes, Soraya Sáenz de Santamaría visitó el popular programa de Antena 3, El Hormiguero. Analizamos el vídeo de los primeros minutos de su aparición, en los que podemos comprobar a través de una serie de gestos el sacrificio que seguramente supuso para una señora acostumbrada a hablar de cosas serias, el tener que enfrentarse a un programa de diversión comandado por Pablo Motos y las 2 hormigas más famosas de la tele, Trancas y Barrancas.

¿En qué podemos notarlo?

Fijémonos primero en las manos (min. 0’33). En cuanto se sienta, pone las manos en cuchillo, esto es, entrelazando los dedos de una mano y otra. Y además cierra con cierta presión. Eso es indicador de una protección con tensión. Me siento incómoda y tensa y me protejo. Puede ser algo normal, puesto que la entrevista acaba de comenzar. Sin embargo, vemos que durante todo el vídeo, suele volver a esa posición de manos. Cada vez se va soltando un poco más en la entrevista, da respuestas más largas, pero los nervios van por dentro.

soraya el hormiguero

A continuación (min. 0’54), Soraya se rasca el dedo índice izquierdo, justo cuando Pablo Motos le está enumerando los cargos que tiene. Su propia autoridad le está haciendo sentir incómoda.

soraya el hormiguero indice izquierdo

 

Soraya, una señora seria en un programa de humor. Menos mal que luego bailó… 🙂

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.