Saltar al contenido

sinergología

Qué te ocurre si reflexionas mucho

reflexión - pensador

Después de una campaña electoral muy reñida, con numerosas anécdotas y momentos no verbales para la posteridad, que, desde este blog, he intentado humildemente contaros, por fin llegamos al día en que se nos pide que reflexionemos para decidir a quién votamos.

La reflexión se traduce en numerosos gestos inconscientes que normalmente ocurren con las manos en alguna parte de la cabeza, y, en especial, en la frente. Hay micropicores (picores causados por algún malestar que duran unos pocos segundos y desaparecen sin dejar huella al rascarse), microfijaciones (posición inmóvil del cuerpo, en muchas ocasiones, con la mano sobre algún punto del cuerpo) y microcaricias (caricias autodirigidas que, entre otras cosas, sirven para facilitar la concentración sobre sí mismo).

De hecho, una microfijación muy habitual de Pablo Iglesias en los debates de televisión es ésta:

pablo iglesias microfijación

Significa que le interesa lo que el otro está diciendo, pero está buscando en qué falla para poder decírselo, para rebatirle. Curioso, ¿no?

Otra microfijación muy interesante y que seguro que habéis visto muchas veces es la siguiente, muy parecida a la anterior pero con un pequeño matiz:

pedro microfijación

Aquí también estamos concentrados en lo que dice el otro y estamos en desacuerdo con él. Sin embargo, preferimos callarnos hasta que acabe. La boca se cierra para tomar distancia de la conversación, aunque es probable que al final acabemos hablando.

Estos son sólo dos ejemplos. Hay muchas microfijaciones que implican reflexión, pero hoy os quiero contar lo que ocurre en nuestros ojos cuando estamos en un momento o en un período de mucha actividad cerebral, de mucha reflexión. Los ojos, por una cuestión de proximidad, son el primer lugar en el que se notan determinados estados de ánimo. Así, la reflexión intensa, la tristeza o decaimiento, la afectividad o enamoramiento y el estrés o el cansancio tienen su reflejo en el tamaño de la apertura de nuestro ojos.

Como hoy estamos de jornada de reflexión, os voy a explicar qué ocurre cuando hay una intensa actividad de reflexión: nuestro ojo derecho se abre más.

Según Philippe Turchet, fundador del Instituto Europeo de Sinergología, “la estrecha imbricación de las neuronas cognitivas autoras de la reflexión lógica y de las neuronas motoras responsables del movimiento produce una dilatación del ojo derecho, abierto al razonamiento lógico”.

Fijaos en estas dos fotos:

soraya ojos iguales

soraya ojo derecho

¿Véis que en la segunda foto, la del debate a cuatro, que fue muy intenso, su ojo derecho está más abierto que en la foto de arriba, tomada un día cualquiera?

Así que si hoy tenéis vuestro ojo derecho más abierto de lo normal, ya sabéis: estáis cumpliendo con la jornada de reflexión.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

El padre de Rajoy

espejo publico

El pasado miércoles, pudimos asistir a uno de los mejores “zascas” de estas elecciones: el de Carmen, la Sra. de Valladolid que cuida a su marido dependiente, y a la que aludió Pedro Sánchez en el cara a cara con Rajoy. Miguel Angel Rodríguez pidió repetidas veces durante el programa Espejo Público que llamara la Sra. porque no se creía que existiera. Y llamó (min. 01’16’14).

Justo al principio, concatena una serie de tres gestos, que llevan todos la misma conclusión: está realmente incómodo. Aunque no pierda la sonrisa, su cuerpo no dice que está feliz, sino bastante incómodo y quizás avergonzado. Veamos los gestos:

  • Lo primero que podemos ver en Miguel Angel Rodríguez, después de este zasca, es unas manos en cuchillo con tensión en las articulaciones (min. 01’16’28).

miguel angel rodriguez manos cuchillo

Se ve en una situación que le cohíbe y le tensa, y se protege con las manos.

  • Acto seguido (min. 01’16’33), podemos ver un aleg. Es decir, echa su tronco atrás y vuelve hacia delante. “Me querría ir, porque me siento incómodo, pero no puedo; así que vuelvo”.
  • Por último, hace un sagital inferior completo (min. 01’16’37). Es decir, baja completamente el mentón, y además baja la mirada. “Siento vergüenza”.

miguel angel rodriguez SI

Por último os quiero hablar de un gesto que no os he explicado nunca: la gota del malestar. Phillipe Turchet, fundador del Instituto Europeo de Sinergología, que es una de las disciplinas en las que se basa la Comunicación No Verbal Científica, aceptó estudiar este gesto, y, de hecho, finalmente se incorporó al catálogo de gestos inconscientes y semiconscientes de la sinergología (todos tienen al menos un 85% de fiabilidad), a raíz de una cena. Un estudiante suyo había quedado a cenar con él y al principio de la cena le entregó un sobre cerrado diciéndole que contenía una mala noticia, pero que no la leyera hasta el final de la cena. Acto seguido, Turchet bebió un sorbo de agua y continuaron cenando. Al final de la cena, abrió el sobre y leyó lo que su estudiante había escrito: que en cuanto le dijera que había una mala noticia, iba a beber un sorbo de agua.

En situaciones que no nos gustan, utilizamos el sorbo de agua que apenas nos moja los labios para “tragar” lo malo, lo negativo. En el caso de Miguel Angel Rodríguez (min. 01’27’25) bebe la gota del malestar justo cuando acaba de decirle a la Sra. que, aunque su caso es un dolor (por lo poco que cobra de dependencia), hay otros muchos casos que sí funcionan. A lo que la Sra., muy rápida, le contesta: “Sí, el padre de Rajoy”.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

Pincha sobre la imagen para ver el vídeo:

espejo publico
gota del malestar

 

 

La duda de Alberto Garzón

 

ALBERTO GARZÓN

Alberto Garzón, candidato a la presidencia del gobierno por Izquierda Unida – Unidad Popular, es uno de los desaventajados de las encuestas. Esa desventaja, junto a la de UPYD, le pasa factura en forma de horas de televisión. No le invitan a los debates, le hacen menos entrevistas, etc. Pero desde este blog, le damos la importancia que merece un candidato a la presidencia del gobierno. Así que he analizado su primer mítin de campaña.

Lo primero que me llama la atención de este mítin es la voz de Garzón. Os voy a pedir que pongáis el vídeo pero cerréis los ojos.

Está leyendo. Y está actuando. Echo de menos frescura en la voz, no es espontánea. Pero lo más interesante del corte de vídeo viene en el minuto 1’37. Garzón acaba de decir “un proyecto político que merece la pena para transformar nuestra sociedad”. Y su lengua sale por la izquierda y se desplaza hasta el centro.

alberto garzón lengua

En Comunicación No Verbal Científica, este movimiento (ojo, tenemos catalogados 10 movimientos diferentes de lengua), está unido al deseo. Muy congruente: Alberto Garzón desearía que la sociedad se transformara a través de su proyecto, y se deleita en ello.

Pero luego viene un micropicor en la nariz que se rasca desplazando el dedo de un lado a otro (min. 1’39).

alberto garzón micropicor nariz

Según Philippe Turchet, fundador del Instituto Europeo de Sinergología, éste es un micropicor de duda o de mentira. Según Turchet, “los micropicores de la base de la nariz son las señales que expresan con mayor agudeza el desplazamiento entre nuestros deseos y su expresión”. No estoy seguro o convencido de lo que digo y me pica la nariz.

Quizás, a pesar de que lo desea, Alberto Garzón no tiene claro que el cambio en España vaya a venir desde Izquierda Unida. Aún así, todas las opciones políticas son necesarias, porque todas cumplen la función básica en democracia de representar las distintas sensibilidades de los ciudadanos.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

 

 

Qué nos pica cuando reprimimos el deseo

Soñar-Con-El-Amor

Bienvenidos al maravilloso mundo de los micropicores. Los micropicores en Comunicación No Verbal Científica son fruto de vasodilataciones de los músculos o partes del cuerpo que desearíamos activar pero que finalmente controlamos para no expresar demasiado violentamente nuestros impulsos o emociones. Por tanto, no nos referimos al picor que sentimos cuando tenemos un granito o la piel seca, etc., sino a la especie de pequeña descarga eléctrica que nos pica de repente, y que, al rascarnos, desparece en unos segundos.

Hay micropicores para todos los gustos y situaciones: de ira, de incomodidad, de autoridad, de represión de la ayuda, de las cargas que soportamos, de búsqueda de información en nuestro cerebro, de duda, de represión de la comunicación, de la espontaneidad, de introversión, de curiosidad, de mentira,… Y, por supuesto, de seducción. Hace un tiempo explicaba uno de los micropicores de seducción con la ayuda de Charlize Theron (puedes volver a leerlo pinchando aquí).

Hoy os voy a hablar de otro micropicor que implica seducción. Pero antes os quiero aclarar que las personas que tienen una pareja estable no van a ver habitualmente un micropicor de deseo en su pareja y ellos mismos no lo van a sentir. No estoy diciendo que el deseo se acabe en cuatro años, como dicen en muchos blogs. Ni mucho menos. Simplemente, es que los micropicores nacen como síntoma de un malestar. En el ámbito de la seducción, ese malestar suele ser la represión del deseo. Por eso, en una pareja consolidada, al no haber represión del deseo, el micropicor desaparece.

Para aquellos que en cuanto han leído el título han pensado que lo que pican son los genitales (parece lo obvio), siento defraudarles: los micropicores en la zona genital tienen que ver la dominancia, y son más frecuentes en los hombres que en las mujeres. De hecho, el señalar de alguna forma los genitales va en la misma línea, se trata de un gesto de dominancia.

cowboys-and-aliens

Así que no van por ahí los tiros. Os voy a hablar del micropicor en la parte interna del antebrazo izquierdo. Cuando nuestro antebrazo izquierdo se irriga, es significativo de un deseo de acercamiento hacia la otra persona. La microcaricia del antebrazo izquierdo, con éste abierto hacia el interlocutor, es el de una persona entregada a ese momento de seducción. Además, normalmente, la cabeza se relaja, se distensiona, y suele inclinarse hacia el hombro izquierdo. Si ves ese gesto, adelante. Todo está preparado para avanzar un poco más en la relación.

Sin embargo, cuando pica es porque ese deseo de acercamiento, igualmente presente, se está intentando reprimir. Ese malestar produce el picor que, a diferencia de la microcaricia, necesita las uñas o una superficie con canto (por ejemplo, el canto de la mesa) para apaciguarse. Así que, si ves ese micropicor en la persona que estás empezando a conocer, ya sabes, pónselo fácil para que venza sus últimas resistencias.

 

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

pareja-romantica

 

La guerra de banderas y la autoridad de Artur Mas

artur mas

Ayer pudimos asistir al envenenamiento político de una fiesta tradicional como la Mercé. Un grupo de políticos se agolpan en el balcón del Ayuntamiento de Barcelona cuando comienza un auténtico forcejeo por ver quién pone qué bandera.

En toda esta pelea, nos fijamos en la figura de Artur Mas, que permanece a un lado de la escena. En los primeros segundos, podemos ver cómo se Mas se intenta mantener al margen de la situación, llegando incluso a mirar hacia otro lado (min. 0’23). Pero enseguida decide meterse a hacer callar a la concejala del PP, Angeles Esteller, con un gesto de la mano derecha arriba y abajo (min. 0’27).

El gesto que te quiero mostrar hoy es el que viene en el min. 0’37. Artur Mas se coge las solapas de su chaqueta y da un pequeño tirón. Esto es una microtracción. Hacemos este gesto semi-consciente (en un principio, lo hacemos sin darnos cuenta, pero podemos llegar a percatarnos de que lo estamos haciendo) cuando queremos reafirmar nuestra autoridad. Angeles Estellés le ha contestado y Artur Mas se reafirma como la persona dominante en ese intercambio de comunicación.

Éste es un gesto habitual por ejemplo en una negociación, o entre un jefe y un trabajador que discuten. La persona que considera que debe tener la posición más dominante es la que va a hacer la microtracción.

En cuanto a la sonrisa que han comentado varios medios que dibujó Artur Mas y de la que he puesto la foto más arriba, siento decirte que no puedo confirmar que se trate de una sonrisa verdadera. Para que sea una sonrisa verdadera (llamada sonrisa de Duchenne en honor al neurólogo francés Guillaume Duchenne), tenemos que ver el movimiento de dos músculos: el músculo cigomático mayor, que es el responsable de que se estiren las comisuras de los labios hacia fuera y suban nuestras mejillas, y el músculo orbicular, que es el músculo alrededor de los ojos que hace que nos salgan las famosas patas de gallo. El primer músculo nos resulta bastante fácil de mover a voluntad. De hecho, lo hacemos de forma voluntaria desde que tenemos unos dos años. Y sonreímos por cualquier motivo, incluso para gestionar emociones negativas.

Pero el orbicular es más difícil de fingir, de hacer adrede. Por eso, para considerar que una sonrisa es verdadera, debemos ver los dos músculos en acción. En esta fotografía, debido a la posición de Mas, con el mentón hacia abajo, así como sus gafas, no puedo ver con claridad si se trata de una sonrisa verdadera o no. Es decir, que podría ser una sonrisa verdadera, causada de forma espontánea, porque la situación le gusta, le alegra. O bien, podría ser una sonrisa falsa, en la que sólo mueve la boca y las mejillas, que podría estar motivada por una emoción positiva (se alegra de la situación), o también por una emoción negativa (se siente incómodo con la discusión). ¿Qué crees tú?

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

 

10 curiosidades sobre Comunicación No Verbal Científica que (quizás) no sabías

Curiosidades sobre Comunicación No Verbal Científica

1- La comunicación no verbal, esto es, todo lo que no es el discurso de la palabra, representa un 93% de la información en un proceso de comunicación en el que intervengan emociones o afectividad. Este dato no lo doy yo ahora, sino que proviene de Albert Mehrabian, y es de 1972.

2- Tenemos unos 86.000 millones de neuronas al nacer. Y cada día se nos mueren 86.000, una por segundo. Aún así llegamos a la vejez con muchas neuronas (a los 80 años, se nos habrían muerto unos 2.500 millones de neuronas).

3- Hay cientos de micropicores definidos por todo el cuerpo en Sinergología (rama que estudia los gestos inconscientes y semiconscientes del cuerpo y la cara, y en la que se apoya la comunicación no verbal científica). El micropicor se produce por una vasodilatación de los músculos o partes del cuerpo que desearíamos activar pero que controlamos. ¡Y cada micropicor significa una cosa!

4- Hay 9 posiciones sentadas en la silla definidas en Sinergología, y cada una tiene un significado muy concreto. Este conocimiento nos es muy útil a la hora de negociar o de detectar mentiras, por ejemplo.

5- Existen 7 expresiones faciales básicas, comunes a toda la especie humana, pero hay más de 10.000 expresiones secundarias catalogadas. Según Eric Patterson, la función más importante de una expresión facial es que la otra persona sepa cómo vamos a actuar.

6- Los bebés de 18 meses ya son capaces de sonreir a voluntad. La sonrisa es la expresión facial que más fácilmente fingimos; incluso, la utilizamos para gestionar emociones negativas.

7- El tacto es fundamental en la comunicación no verbal. Lo demostraron en la Universidad de Purdue (EEUU), en la que una psicóloga se hacía pasar por bibliotecaria. Cada vez que un estudiante le preguntaba algo, le tocaba levemente mientras les daba la indicación, y sin sonreir. Luego les pasaron un cuestionario, y, sorprendemente, casi todos creían que les había sonreido y que no les había tocado.

8- Las mujeres no nos tocamos más el pelo que los hombres, contrariamente a lo que se piensa. Las personas que tienen el pelo largo, y por tanto, lo tienen más presente, son las que más se lo tocan. Independientemente de su sexo.

9- La forma en que alguien te da la mano te proporciona muchísima información, que luego puedes utilizar en la conversación. Puedes saber si esa persona es dominante, sumisa, se siente superior a ti, si le interesas o no…

10- Tardamos sólo un quinto de segundo en hacer un primer juicio de alguien. Y eso nos ha permitido hasta la fecha sobrevivir como especie.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

¿La izquierda es mejor que la derecha?

izquierda derecha

Suelo comentar muchas veces que hacer un gesto con la mano izquierda implica mayor emotividad y espontaneidad que hacerlo con la mano derecha, que conlleva mayor control y raciocinio.

Sin embargo, hacer un gesto con la mano izquierda o la derecha tiene también otra dimensión de lectura, que es la de las preferencias. Solemos colocar a la izquierda aquello que nos gusta y a la derecha aquello que no nos gusta. Puedes hacer el siguiente experimento con tus amigos: pon dos teléfonos móviles en el centro de la mesa, justo delante de tu amigo/a. Pídele que los coja y los mire, y luego te diga cuál es el que le gusta más y cuál es el que le gusta menos. Lo más probable es que, al dejarlos, sitúe a su izquierda el que más le gusta y a su derecha el que menos le gusta. A esto le llamamos la dimensión socio-afectiva.

Podemos crear una dimensión socio-afectiva con las manos o también con la cabeza. Un ejemplo lo tenéis en la rueda de prensa dió ayer 27 de agosto Illarramendi. Si os fijáis en el min. 0’42, cuando dice “lo bueno” su cabeza va hacia su izquierda, y cuando dice “lo malo” su cabeza va a su derecha.

¿Qué aplicación puede tener este conocimiento? Cuando estéis hablando con alguien y os nombre, por ejemplo, a dos personas, haciendo un movimiento con la cabeza o con la mano a derecha e izquierda, sabréis con quién es probable que tenga más afinidad. O bien, si os dedicáis a la venta, podréis ver qué artículo le gusta más a vuestro cliente haciendo el experimento que os he explicado antes. Imaginad vosotros más aplicaciones prácticas.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

Por qué los niños son crueles con otros niños y cómo detectarlo

bullying

Dentro de unos días, empieza el colegio. Para muchos niños y adolescentes, los primeros días son un suplicio, hasta que se adaptan a los nuevos compañeros, el nuevo profesor, horarios, deberes, etc. Los padres con niños o adolescentes sabemos que debemos estar especialmente alerta esos primeros días, ya que muchas veces son determinantes e indicativos de cómo van a ir las cosas durante el curso escolar. La mayoría de niños se adaptará más o menos a las nuevas circunstancias (aunque mi hija parece que no se acostumbra nunca a los deberes, todo hay que decirlo). Sin embargo, todos conocemos casos de niños que sufren acoso en el colegio, que ahora se denomina bullying. Seguro que a tu mente ha venido la imagen del típico abusón de la clase, que disfruta riéndose del diferente o pegando al débil.

Pues bien, la neurociencia nos da una explicación a este comportamiento. Tenemos una región del cerebro, la unión temporoparietal derecha, que es la encargada de pensar en las otras personas, en sus intenciones, sus deseos, sus objetivos o sus creencias.

Esto fue descubierto por la Dra. Rebecca Saxe, del prestigioso MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts). De hecho, esta Dra. hizo un experimento en el cual cambiaba la forma de valorar moralmente una situación por parte de los voluntarios, al realizarles una estimulación magnética en esa zona del cerebro. Lo que antes les parecía bien, luego les parecía mal y viceversa.

Dra. Rebecca Saxe
Dra. Rebecca Saxe

union temporoparietal derecha

 

La unión temporoparietal derecha va madurando con la edad. Hasta que no acaba la adolescencia o incluso más allá de la veintena, los niños y jóvenes son muchas veces incapaces de fijarse en los sentimientos del otro. Y eso explica que los “abusones” en el caso extremo de esta inmadurez cerebral, disfruten con sus acciones, porque no piensan en el dolor que causan en el otro.

¿Y cómo podemos los padres reconocer si nuestro hijo/hija está sufriendo una situación de este tipo? Hay diversas técnicas psicológicas, que podrás encontrar navegando por internet. Como éste es un blog de comunicación no verbal, te voy a dar un par de pistas no verbales que pueden ser indicativas de esta situación.

Por un lado, activa las alertas si notas que tu hijo/hija comienza a dormir en posición fetal, con las rodillas completamente pegadas al pecho (en el caso de que no sea una postura habitual en él/ella). Se trata de un síntoma de inseguridad o de miedo.

Otro gesto que te puede poner sobre la pista es que tu hijo/hija comience a esconder sus pulgares dentro de la palma de la mano, bajo el resto de dedos. Nuestros dedos pulgares son indicativos de nuestra relación con el entorno. Un pulgar abierto pertenece a una persona extrovertida. Si vuestro hijo/hija comienza de repente a esconder sus pulgares, es el momento de indagar sobre su situación el colegio. Este gesto suele ir además acompañado de un sagital inferior, es decir de un mentón hacia abajo. Fíjate especialmente qué postura adopta cuando anda abstraído en sus pensamientos.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuando sabes que te va a tocar hablar

mana

Maná está de gira por España. De hecho, el viernes 28 de agosto vienen a Benidorm, ciudad en la que, al menos de momento, resido. Y a raíz de esta gira, han concedido una entrevista a la agencia de noticias Europa Press, que se publicó ayer. En el primer par de minutos, podemos ver a Alex González (segundo empezando por la izquierda en el vídeo), dando muestras de nerviosismo.

Lo vemos desde el comienzo dar golpecitos con su mano derecha sobre su pierna, tamborilear con los dedos, moviendo las piernas, etc. También os tenéis que fijar en la posición de sus piernas. Tiene el pie izquierdo en microdisimulación. Esto es un síntoma de timidez o vergüenza (podéis leer más sobre esta microdisimulación en este otro post).

Pero lo más interesante de este vídeo no son los nervios que parece tener Alex, que entran dentro de lo normal. Lo más curioso es la ansiedad o molestia que intenta ocultar. Cuando el líder de la banda, Fernando Olvera, empieza a contestar a la primera pregunta (min. 0’36), Alex comienza automáticamente a rascarse el dedo índice derecho. Esto tiene una lectura sinergológica, que es que la autoridad del otro le molesta. No es él quien empieza a hablar y eso le molesta.

Y lo más divertido viene cuando Fernando Olvera dice “es la pasión” (min. 0’53) y automáticamente Alex cambia de dedo. Deja de rascarse el índice, que está ligado a la autorida, y comienza a rascarse el dedo corazón, que se asocia a la sexualidad. Es como si hubiera decidido regalarnos este vídeo demostrativo de los micropicores en los dedos índice y corazón, porque son de libro.

Podéis deleitaros viendo las manos de Alex González mientras habla su compañero. Y es que el movimiento de las manos es de los gestos que más información nos dan acerca del estado de ánimo de una persona.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

Si ves este gesto, le gustas seguro

pareja amor

El verano va tocando a su fin, y quizás hayas conocido a alguien especial. Los más lanzados ya se las habrán ingeniado para saber si la atracción es mutua. Pero éste es un truco para los que, creyendo que hay tensión sexual entre ambos, ninguno de los dos ha dado el paso de destapar sus cartas sobre la mesa y decirle claramente al otro lo que siente.

En Comunicación No Verbal Científica estudiamos muchos gestos que indican atracción sexual. Pero hoy os quiero hablar de uno en concreto que, de por sí, no va a necesitar otro gesto para corroborar que quien lo ha hecho siente atracción sexual no resuelta. Ojo, porque cuando está resuelta, este gesto desaparece.

Me estoy refiriendo al micropicror en la parte interna del muslo izquierdo. Los micropicores, aparte de los causados por una picadura o grano, que dejan marca, son impulsos eléctricos que nuestro cerebro envía a distintas partes de nuestro cuerpo según lo que estemos pensando en ese momento. Nacen en origen por un malestar, por algo que reprimimos (como sería el caso de la atracción sexual o de la ira) o por algo que no decimos, o que no decimos con la intensidad que desearíamos. El micropicor dura menos de 5 segundos y no deja huella. Puedes ver qué ocurre cuando estamos enfadados y no queremos que se nos note en este otro post sobre la ira de Tsipras.

Cuando sentimos atracción sexual hacia la otra persona, nuestra sangre corre apresurada hacia nuestra zona genital, para irrigarla. Si esa atracción sexual no se expresa, nos pica. En concreto, la parte interna del muslo izquierdo. Así que, ya sabes, si ves que la otra persona, estando contigo, siente un micropicor en el interior del muslo izquierdo, puedes tener casi la seguridad de que le atraes sexualmente.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.