Saltar al contenido

seducción

No es lo mismo ver un combate de boxeo que ver a los boxeadores

boxeo 0

A muchas personas no nos gusta el boxeo. Es un deporte que tiene un componente de agresividad que no todo mundo digiere. Otra cosa bien distinta son los boxeadores. O mejor dicho, los cuerpos de los boxeadores. Y si no, que se lo digan a esta pobre chica que estuvo intentando mantener el tipo delante de semejantes cuerpos. Me recordaba a los sufridores del Un, Dos, Tres, que sólo podían ver pero no interactuar.

Mirad primero el vídeo:

Se ve en muchos momentos del vídeo cómo nuestra protagonista abre los ojos, como si estuviera sorprendida. Lo cierto es que, además de la sorpresa, que podría ser una de las causas por las que abriera tantos los ojos, cuando algo nos gusta, tendemos a abrir más los ojos, de igual manera que muchas veces nos pica el ojo cuando algo no nos gusta de forma que nos obliga a cerrarlo. Si estoy tranquilamente tecleando en mi ordenador y viene mi marido por detrás y me pone delante un bombón de chocolate con leche y almendras, abriré los ojos. Podéis pensar que es por la sorpresa. Pero si le pido que me haga una paella (por cierto, como buen valenciano, hace la mejor paella que se puede probar), aún sabiendo que hay paella para comer, abriré los ojos cuando la vea. Porque me encanta. Pues a esta chica le encantan los cuerpos que está viendo delante suyo, a unos centímetros, sin poder tocarlos, sólo verlos. Y sus ojos se abren.

boxeo 2

boxeo 3

Y ahora fíjate en estas dos fotos:

boxeo 4

boxeo 5-b

Además de los ojos abiertos como dos platos, vemos algo raro en la boca. Su lengua está recorriendo su boca. Esto lo hace en varios momentos del vídeo. Cuando la lengua se puede adivinar desde dentro de la boca, se está reflejando un malestar. En este caso, ese malestar viene seguramente por el deseo reprimido. Y ¿en qué otro detalle podemos ver ese deseo reprimido? En dos detalles: primero en un micropicor en el labio inferior que rasca con los dientes. Puedes leer sobre el significado exacto del micropicor en el labio inferior pinchando aquí.

boxeo 5

Y el segundo detalle en el que podemos asegurar que se trata de un deseo reprimido es en cómo saca la lengua. En Comunicación No Verbal Científica, tenemos definidas (con al menos un 85% de fiabilidad) diez formas diferentes de sacar la lengua. En este caso, la lengua sale por el lado izquierdo y se desplaza hacia el centro. Se trata de un deseo manifiesto de acercamiento. Si véis ese gesto en la chica o el chico que os gusta, seguramente, está lista/o para que avancéis un poco más. Ojo, cuando va de izquierda al centro. Si no, tiene otro significado.

boxeo 6

En fin, que no sé si la chica pasó buen o mal rato, según se mire. Pero lo que es seguro es que sentía un deseo reprimido al ver los cuerpos semidesnudos de los boxeadores.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

 

 

 

 

 

Qué nos pica cuando reprimimos el deseo

Soñar-Con-El-Amor

Bienvenidos al maravilloso mundo de los micropicores. Los micropicores en Comunicación No Verbal Científica son fruto de vasodilataciones de los músculos o partes del cuerpo que desearíamos activar pero que finalmente controlamos para no expresar demasiado violentamente nuestros impulsos o emociones. Por tanto, no nos referimos al picor que sentimos cuando tenemos un granito o la piel seca, etc., sino a la especie de pequeña descarga eléctrica que nos pica de repente, y que, al rascarnos, desparece en unos segundos.

Hay micropicores para todos los gustos y situaciones: de ira, de incomodidad, de autoridad, de represión de la ayuda, de las cargas que soportamos, de búsqueda de información en nuestro cerebro, de duda, de represión de la comunicación, de la espontaneidad, de introversión, de curiosidad, de mentira,… Y, por supuesto, de seducción. Hace un tiempo explicaba uno de los micropicores de seducción con la ayuda de Charlize Theron (puedes volver a leerlo pinchando aquí).

Hoy os voy a hablar de otro micropicor que implica seducción. Pero antes os quiero aclarar que las personas que tienen una pareja estable no van a ver habitualmente un micropicor de deseo en su pareja y ellos mismos no lo van a sentir. No estoy diciendo que el deseo se acabe en cuatro años, como dicen en muchos blogs. Ni mucho menos. Simplemente, es que los micropicores nacen como síntoma de un malestar. En el ámbito de la seducción, ese malestar suele ser la represión del deseo. Por eso, en una pareja consolidada, al no haber represión del deseo, el micropicor desaparece.

Para aquellos que en cuanto han leído el título han pensado que lo que pican son los genitales (parece lo obvio), siento defraudarles: los micropicores en la zona genital tienen que ver la dominancia, y son más frecuentes en los hombres que en las mujeres. De hecho, el señalar de alguna forma los genitales va en la misma línea, se trata de un gesto de dominancia.

cowboys-and-aliens

Así que no van por ahí los tiros. Os voy a hablar del micropicor en la parte interna del antebrazo izquierdo. Cuando nuestro antebrazo izquierdo se irriga, es significativo de un deseo de acercamiento hacia la otra persona. La microcaricia del antebrazo izquierdo, con éste abierto hacia el interlocutor, es el de una persona entregada a ese momento de seducción. Además, normalmente, la cabeza se relaja, se distensiona, y suele inclinarse hacia el hombro izquierdo. Si ves ese gesto, adelante. Todo está preparado para avanzar un poco más en la relación.

Sin embargo, cuando pica es porque ese deseo de acercamiento, igualmente presente, se está intentando reprimir. Ese malestar produce el picor que, a diferencia de la microcaricia, necesita las uñas o una superficie con canto (por ejemplo, el canto de la mesa) para apaciguarse. Así que, si ves ese micropicor en la persona que estás empezando a conocer, ya sabes, pónselo fácil para que venza sus últimas resistencias.

 

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

pareja-romantica

 

Los pies de Rajoy y Merkel

20150831-merkel rajoy

 

Esta es la foto que ha publicado Mariano Rajoy en su cuenta de Facebook en relación a la Cumbre informal de Schloss Meseberg, en Alemania, junto a la canciller alemana Angel Merkel. Aparte de la evidente belleza del paisaje, y de la rojísima chaqueta de la alemana, podemos sacar algunas pinceladas de esas que nos gustan a nosotros, las que tienen que ver con la comunicación no verbal.

Con las limitaciones que nos da el que se trate de una foto y no de un vídeo, podemos fijarnos en la leve inclinación de la cabeza de Rajoy hacia Merkel, que indica una cierta apertura hacia ella. Me llama mucho la atención la mano izquierda de Rajoy metida en su bolsillo. Se siente incómodo o tímido ante los periodistas (puedes leer sobre el significado de la microdisimulación de la mano izquierda pinchando aquí).

Pero es que si fijamos el zoom hacia la mano izquierda de Angela Merkel, podemos ver lo que parece un micropicor en el dedo pulgar (tendría que poder el vídeo para asegurarlo al 100%). El pulgar refleja nuestra relación con el entorno. Un pulgar que pica, es el de una persona que siente cierta vergüenza o incomodidad. Casualmente, este gesto tiene el mismo significado que la microdisimulación de la mano izquierda de Rajoy. Ambos posan sonrientes ante los medios, pero no son quizás personas muy extrovertidas o de carácter conquistador, que disfruten con estas situaciones.

Por último, os quiero hablar de la posición de los pies de ambos. Éste es un gesto, el de la postura de los pies,en el que diferimos los hombres y las mujeres. Los hombres dirigen sus pies en paralelo hacia donde está su interés. Sin embargo, las mujeres tendemos a abrir uno de los dos tobillos hacia fuera cuando estamos receptivas a la comunicación (no necesariamente es un gesto de seducción, pero se da mucho en situaciones de flirteo). Enfocamos nuestro interés con la parte interna de uno de nuestros tobillos. En este caso, Rajoy, seguramente por estar posando, parece que dirige sus pies hacia los periodistas. Sin embargo, es muy relevante la posición de los pies de Merkel, puesto que son indicativos de una persona que está buscando la comunicación con la otra persona.

¿Qué interés tendrá Angela Merkel en comunicarse con Mariano Rajoy? Eso lo dejo para los entendidos en política. 🙂

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

Si ves este gesto, le gustas seguro

pareja amor

El verano va tocando a su fin, y quizás hayas conocido a alguien especial. Los más lanzados ya se las habrán ingeniado para saber si la atracción es mutua. Pero éste es un truco para los que, creyendo que hay tensión sexual entre ambos, ninguno de los dos ha dado el paso de destapar sus cartas sobre la mesa y decirle claramente al otro lo que siente.

En Comunicación No Verbal Científica estudiamos muchos gestos que indican atracción sexual. Pero hoy os quiero hablar de uno en concreto que, de por sí, no va a necesitar otro gesto para corroborar que quien lo ha hecho siente atracción sexual no resuelta. Ojo, porque cuando está resuelta, este gesto desaparece.

Me estoy refiriendo al micropicror en la parte interna del muslo izquierdo. Los micropicores, aparte de los causados por una picadura o grano, que dejan marca, son impulsos eléctricos que nuestro cerebro envía a distintas partes de nuestro cuerpo según lo que estemos pensando en ese momento. Nacen en origen por un malestar, por algo que reprimimos (como sería el caso de la atracción sexual o de la ira) o por algo que no decimos, o que no decimos con la intensidad que desearíamos. El micropicor dura menos de 5 segundos y no deja huella. Puedes ver qué ocurre cuando estamos enfadados y no queremos que se nos note en este otro post sobre la ira de Tsipras.

Cuando sentimos atracción sexual hacia la otra persona, nuestra sangre corre apresurada hacia nuestra zona genital, para irrigarla. Si esa atracción sexual no se expresa, nos pica. En concreto, la parte interna del muslo izquierdo. Así que, ya sabes, si ves que la otra persona, estando contigo, siente un micropicor en el interior del muslo izquierdo, puedes tener casi la seguridad de que le atraes sexualmente.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

Ser más cercanos con la cabeza

will-smith-men-in-black-3-port

Aunque es la parte del cuerpo que seguramente más presente tenemos, suele ser la que más difícilmente controlamos. Nuestra cabeza gira de derecha e izquierda, se ladea hacia el hombro derecho e izquierdo y sube y baja sin que nos demos apenas cuenta. Podemos intentar controlar sus movimientos durante un rato, pero, en cuanto nos enfrascamos en la conversación, se acabó; vuelve a tener vida propia.

Aun con esas limitaciones, podemos intentar ser más cercanos cuando hablamos con alguien, a través de nuestra posición de la cabeza.

Imagínate una conversación con alguien. Estáis hablando y te dice algo que no te gusta. Y para mostrarle tu desaprobación, es muy probable que le digas algo así como “¿perdona?” mientras giras tu cabeza para mostrarle tu lado derecho de la cara. Esto lo haces para poder mirarle con tu ojo derecho. Por contra, cuando estés a gusto con alguien, cuando te estés dejando llevar, lo más probable es que le muestres más bien tu lado izquierdo de la cara. Nuestro lado derecho es más controlador que nuestro lado izquierdo, y nuestro lado izquierdo es más emocional que nuestro lado derecho.

Lo mismo más o menos ocurre con la inclinación de la cabeza hacia el hombro derecho o hacia el hombro izquierdo. Por ejemplo, para un profesor, lo ideal es encontrarse con alumnos que, al recibir la lección ladean su cabeza hacia la izquierda. Eso significa que están a gusto en la situación.

Por último, el tercer eje de la cabeza es el sagital. Subimos y bajamos el mentón contínuamente. Aunque, fíjate que hay personas que por la calle andan con el mentón muy levantado o o con el mentón muy bajo. Eso ya nos da una pista de cómo puede ser su carácter. El mentón hacia arriba es un signo de prepotencia, de ira o de miedo disfrazado de ira (en situaciones de agresividad, podemos hacernos los fuertes levantando el mentón). Por el contrario, un mentón muy bajo, prácticamente pegado al cuello, nos muestra a una persona sumisa o tímida. Pero, ¿qué hay del mentón ligeramente bajado? Pues que es un signo de acercamiento. La persona que, en una conversación contigo, o al verte, baja ligeramente el mentón está abierta a la comunicación contigo. Y sí, es un gesto de seducción. De hecho, te propongo que te vayas al espejo y te mires. ¿Cómo te ves más seductor/a? ¿Con el mentón hacia arriba o ligeramente hacia abajo?

 

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

Seducción en la ficción y en la realidad

anuncio martini

¿Os acordáis del anuncio de Martini que protagonizaba Charlize Theron? En él, veíamos cómo ella, que estaba con un anciano adinerado, era seducida por un joven atractivo.

Charlize se acariciaba dos veces el labio inferior, en una muestra de deseo hacia el joven. Asimismo, el atractivo “chico Martini” acariciaba también su labio superior de una forma más evidente.

Eso es la ficción. Pero, ¿cómo hubiera sido la escena en realidad?

Como paso previo, distingamos entre microcaricia y micropicor. El origen de ambos es totalmente diferente. La microcaricia nace con la intención de suavizar la comunicación, o bien como un deseo de que el otro acaricie la parte del cuerpo que estamos acariciando nosotros. Por el contrario, el micropicor nace cuando hay un desfase entre lo que se verbaliza y lo que se siente de verdad.

Charlize siente un deseo oculto, que le hace dudar entre un hombre y otro. Su deseo no sólo es lascivo sino que es prohibido. En la realidad, ella no habría acariciado su labio inferior, sino que se lo habría rascado, bien con el dedo, bien con los dientes. El micropicor en el labio inferior es un síntoma de deseo sexual prohibido. Otra posible zona en la que podría haber sentido un micropicor es el arco de cupido, que se encuentra en el labio superior, justo en el centro.

Normalmente, el micropicor no desaparece con la microcaricia que hace Charlize. Así que la escena hubiera sido un poco menos elegante, ya que tendría que haberse rascado con los dientes o con la uña del dedo para que el micropicor desapareciera.

Por su parte, si el “chico Martini” hubiese sentido un deseo oculto pero no contemplara a Charlize como una relación prohibida, su micropicor sería probablemente en el labio superior. Esto solo en el caso de que el joven no quisiera mostra lo que siente. En este caso, no parece que el “chico Martini” tenga intención de ocultar su deseo por Charlize. Por tanto, podemos concluir que el gesto que hace acariciándose la boca es congruente con lo que desea transmitirle a ella.

Como véis, la Comunicación No Verbal Científica también sirve para saber si un actor o actriz están actuando mejor o peor.

 

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

Técnica no verbal para saber si le gustamos

romanticheskij_vecher

Parece que el verano es más proclive a los amores fugaces y a las aventuras románticas. Pero, ¿y si de esa aventura nace algo más profundo? En este post, os voy a explicar una técnica de comunicación no verbal para detectar el grado de empatía que la otra persona tiene con nosotros. A mayor profundidad de sentimientos, mayor empatía sentimos por nuestra pareja.

Esta técnica se denomina “técnica del limpiaparabrisas” y está acuñada por Philippe Turchet, padre de la sinergología (análisis de los gestos inconscientes y semiconscientes del cuerpo y la cara).

Para realizarla correctamente, sigue estos pasos:

1- Elige un momento de tranquilidad, en el que estéis los dos solos. Puede ser en una cena romántica, por ejemplo. Es importante que no haya motivos de nervios, tensión o distracciones.

2- Tenéis que estar situados uno frente al otro. Ni de lado, ni en oblicuo. Justo uno frente al otro. Por eso, en la sobremesa es un buen momento.

3- Lleva la conversación hacia un tema emotivo. Habla de vuestra primera cita, de algún tema que os guste mucho a los dos… Se trata de crear una conexión con el discurso.

4- Inclina muy despacio la cabeza hacia tu hombro izquierdo. Quédate así hasta que tu pareja haga lo mismo pero en espejo. Es decir, hasta que ladee su cabeza hacia su derecha.

5- Cuando lo haya hecho, y sin dejar la conversación, ves moviendo tu cabeza hacia tu hombro derecho. Verás, si hay conexión empática entre los dos, como tu pareja va ladeando a la vez que tú su cabeza hacia su izquierda, para sincronizarse contigo, como un parabrisas.

Esta técnica es mucho más fácil de lo que os puede parecer a simple vista. De hecho, os confieso que suelo practicarla a menudo con mi marido, y funciona siempre. Un último apunte. Ni se os ocurra decirle a vuestra pareja que vais a practicar un juego de comunicación no verbal con él/ella. Eso le hará ponerse a la defensiva y no funcionará. Se lo podéis contar, pero después de haberlo puesto en práctica.

 

 

 

Cómo convertirte en un diablo seductor

david lorenzo adkinson

Hace unos días, un amigo mío pianista, David Lorenzo Adkinson, publicó en su facebook la foto que acababa de hacerle José Santivañezhttps://www.flickr.com/photos/kosakonka/) para su canal de soundcloud (https://soundcloud.com/davidadkinson).

La foto me llamó poderosamente la atención, porque, yo, que conozco bastante bien a David, y sé que es una bellísima persona, vi en esa foto a un ser maligno, poderoso y, a lo película de Hollywood, un diablo seductor. Posteriormente, hablando con él, me dijo que era precisamente eso lo que intentaba transmitir.

Así que publico este post para analizar cómo una simple foto puede enviarnos un mensaje concreto, a través no sólo del maquillaje o el vestuario, sino, sobre todo, a través de la postura, la mirada, etc.

Vayamos por partes. ¿Por qué David nos transmite esa idea de que es un ser poderoso?

Lo primero en lo que debemos fijarnos es en la mirada. Como podéis apreciar, tiene los párpados inferiores y también los superiores elevados, y la mirada agudizada. Está “clavando su mirada en su víctima”. Ésta sería la típica expresión de ira, si no fuera porque sus cejas están totalmente relajadas. Así que no hay ira, hay control, poder.

david lorenzo adkinson ojosMás evidente si cabe es la posición de sus manos. Las manos en V transmiten autoridad (es una posición que le gusta mucho a los políticos). Además, hace este bucle en un nivel alto, con lo cual la lectura sería: “me siento superior a vosotros, soy el que manda y quiero que se note”.

david lorenzo adkinson manos

Pero, además de transmitir ese poder, vemos que David quería transmitir cierto aire “canalla”, de personaje maligno pero carismático y seductor. ¿Cómo consigue seducirnos?

Por un lado, su mentón está ligeramente hacia abajo. Un sagital ligeramente inferior es un signo de acercamiento. Todos somos más atractivos cuando bajamos levemente el mentón que cuando lo tenemos en una altura neutra (haz la prueba mirándote en el espejo). El mentón ligeramente bajado es un gesto de los que encuadramos dentro del área de seducción.

Además, tiene la boca ligeramente abierta. Una persona con la boca abierta está lista para establecer comunicación. Te va a escuchar o te va a hablar.

Por último, no he podido resistirme a hacer una comparativa de sus lados derecho e izquierdo. Aunque ya hice un post dedicado expresamente a la diferencia entre nuestro lado derecho y nuestro lado izquierdo (pincha aquí para leerlo), no he querido dejar pasar la ocasión de comparar los dos lados de David. Y es que nuestro cerebro hace la “media” de nuestros dos lados. Pero si los vemos por separado, podemos observar cómo el lado derecho es mucho más “maquiavélico”, controlador y racional, que nuestro lado izquierdo, más dulce, más redondeado en sus formas.

Dos lados derechos de David
Dos lados derechos de David
Dos lados izquierdos de David
Dos lados izquierdos de David

 

 

 

 

 

 

 

En conclusión, podemos estar bien seguros que David quiere seducirnos en esta foto y convertirnos en sus “víctimas”, llevándonos a su “lado oscuro”. Y lo cierto es que me ha picado la curiosidad y he entrado en su soundcloud. Y ha merecido la pena.