Saltar al contenido

elerarquía

Cómo se sientan Albert Rivera y Pablo Iglesias

albert rivera moncloa

pablo iglesias moncloa

Qué mensaje tan diferente el que nos lanzan Albert Rivera y Pablo Iglesias con su forma de sentarse en la reunión que cada uno tuvo con Mariano Rajoy esta semana. Pero sobre todo, qué mensaje tan diferente es el que le lanzan a Mariano Rajoy con su postura corporal. De hecho, Rajoy se sintió muy incómodo con uno de ellos y no tanto con el otro. Vamos a analizarlos.

Comenzemos por Albert Rivera (utilizo el orden en que se reunieron, para evitar susceptibilidades). Albert Rivera tiene una postura sentada que denota interés, con el tronco hacia delante. Además, adopta una postura más “sumisa” que la de Rajoy, con las piernas más cerradas que las del Presidente, las manos hacia dentro. Una postura que podríamos calificar de postura beta. Además, se rasca el dorso de la mano derecha (min. 0’37), gesto muy habitual en él y que podemos ver en todas sus apariciones. Este gesto implica su voluntad de controlar su emoción. Se pone nervioso y ese gesto le tranquiliza. Los nervios los expresa también con el gesto de manos lavadas (mover las manos como si se las estuviera lavando) en el min. 0’56. Las manos lavadas es un gesto de incomodidad con la situación.

Podemos ver que Rajoy está en este encuentro más tranquilo que Rivera. Rajoy domina la situación y es Albert Rivera quien adopta la postura más sumisa.

Pero qué diferente es el encuentro con Pablo Iglesias. Pablo se sienta con una clara elerarquía horizontal; es decir, ocupa el máximo espacio posible con su cuerpo. Esta postura es típica de los machos alfa. Como hacen los machos dominantes en los documentales de la 2, Iglesias ocupa el máximo espacio posible con su cuerpo para demostrar su dominio. No es la primera vez que os explico su forma de sentarse. Podéis ver cómo se sentó cuando le entrevistó Ana Rosa Quintana pinchando aquí. Pero lo más interesante es ver la reacción de Rajoy ante el despliegue de Pablo Iglesias. Mira el vídeo primero.

Pablo Iglesias se sienta apoyando las manos sobre los brazos del sofá, con la pierna cruzada, y permanece inmóvil durante toda la sesión con los fotógrafos, como si lo tuviera estudiado.

Rajoy, sin embargo, es esta vez el que está más incómodo. Hace el gesto de manos lavadas (min. 0’01), se revuelve en el asiento (min. 0’11) por la incomodidad, hace una microtracción a su corbata (min. 0’12), lo que implica voluntad de marcar su autoridad, y acaba poniendo las manos en V (min. 0’18). Las manos en V es una muestra no verbal de autoridad. Nos dicen “aquí soy yo el que manda”. Aunque lo cierto es que añade cierta tensión en las articulaciones de los dedos al hacer este gesto. Y además, inmediatamente después vuelve a hacer las manos lavadas (min. 0’25), luego manos en V, etc.

Y mientras tanto, Pablo Iglesias permanece inmóvil con su posición de macho alfa.

Así que los resultados del dominio no verbal de ambos encuentros quedan como sigue:

Rajoy 1 – Rivera 0

Rajoy 0 – Iglesias 1

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

Sentarse con contundencia

pablo iglesias ana rosa quintana

 

Qué importante es saber sentarse en una reunión o en una entrevista. Iñigo Errejón compartió en su facebook una entrevista informal de Ana Rosa Quintana a Pablo Iglesias. En ella, vemos cómo pasa la jornada la periodista con el líder de Podemos. Éste le enseña su sede, comen juntos, y finalmente se sientan en el sofá del despacho de Pablo Iglesias. A ese momento correponde la foto de arriba.

Fijémonos primero en las piernas. Ambos tienen las piernas cruzadas. Pero sus cruces tienen significados bien distintos. Mientras Pablo Iglesias cruza las piernas mostrando la cara interna de la pierna superior a Ana Rosa, ésta hace justo lo contrario: la pierna que queda arriba muestra a Pablo la parte externa. De hecho, ese cruce no es el natural, si miramos su tronco. Al cruzar así las piernas, la derecha sobre la izquierda, su cuerpo adquiere una posición en X: las piernas se dirigen hacia un lado y el tronco hacia otro.

Las piernas de Pablo son las de alguien que quiere comunicarse, que está abierto al intercambio de comunicación. Ana Rosa, sin embargo, pone una barrera entre Pablo y ella. Está marcando distancias.

Si ahora nos fijamos en cómo tiene los brazos Pablo Iglesias, quizás podamos comprender por qué Ana Rosa ha puesto esa barrera. Pablo está marcando su posición de dominancia haciendo una elerarquía horizontal. Se hace más grande con sus brazos. Este movimiento es más habitual de lo que pensamos. Cualquier animal (sobre todo los machos) muestran su dominancia haciéndose más grandes, ocupando más espacio. Esto puede ser en vertical (elerarquía vertical) o bien en horizontal, como en este caso. Y los humanos somos animales y poco más evolucionados, pero animales al fin y al cabo.

Además, complementa todo lo anterior con la posición de la espalda, echada hacia atrás, dando sensación de absoluta comodidad.

Se siente dominante, se siente cómodo en su terreno. Y hace que Ana Rosa se sienta un poco cohibida y prefiera marcar las distancias. No es la mejor posición para una entrevista televisiva, aunque sea informal.

Esta foto me recuerda una de no hace mucho de Obama y Merkel. Al final, mostrar dominancia no es sólo cuestión de un buen discurso o de argumentos sólidos. La comunicación no verbal tiene mucho que ver.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

obama sentado elerarquía

 

 

 

Cómo hacer para que te atiendan antes en el chiringuito

chiringuito

A todos nos ha pasado alguna vez ir a la barra de un bar o de un chiringuito atiborrado de clientes y tener que estar varios minutos hasta que el camarero/a nos echa siquiera un vistazo.

La comunicación no verbal nos puede ayudar a reducir sensiblemente ese tiempo de espera. ¿Cómo? Utilizando lo que llamamos elerarquía horizontal. Es decir, hacerse más grande, más ancho, ocupar más espacio.

La elerarquía vertical (hacerse más alto levantando el mentón o alzándose un poco de puntillas) la utilizan sobre todo los hombres en situaciones de agresividad. Pero ojo,  también en situaciones de flirteo. Sí, cuando a un hombre le gusta una mujer, suele intentar sacar pecho y hacerse más grande. Esto, como te puedes imaginar, nos viene de nuestros ancestros más animales. Las hembras de cada especie suelen preferir a los machos más grandes, porque preveen que serán más habiles  y más fuertes para la caza. Y, aunque hemos evolucionado mucho, las mujeres seguimos haciendo un rápido escaneo al eje espalda-altura cada vez que contactamos visualmente con un hombre.

Pero volvamos al chiringuito: mucha gente agolpada en la barra y, en realidad, tú has llegado el último. ¿Qué puedes hacer? Podrías esperar a que te toque, es lo justo. Pero como no estamos hablando de justicia, sino de que te atiendan lo antes posible, ahí va el truco: apoya tus manos sobre la barra, con los brazos arqueados hacia afuera, ocupando el máximo espacio posible, inclinado un poco hacia delante y fija tu mirada sobre el camarero/a que deseas que te atienda. Seguro que no pasa mucho tiempo hasta que se fije en ti y te atienda. Pero si no te hace caso, recuerda: éste truco no es infalible y los mejores camareros tienen claro quién llegó antes.