Saltar al contenido

comunicación no verbal científica

¿Un músico tiene que ser auditivo?

manu carrasco

Que un músico tiene que tener buen oído me parece que es algo bastante evidente. Por supuesto, excepción hecha de Beethoven, aunque el genio en realidad perdió el oído cuando ya era un gran músico, y su genialidad le permitía imaginarse el sonido de sus composiciones. Pero vamos, “a excepción de alguna excepción”, el oído es un órgano fundamental para alguien que se dedica a la música. ¿Quiere esto decir que los músicos procesan la información de forma auditiva?

Todos podemos procesar la información que nos llega y la información que recuperamos de nuestra memoria de forma visual, auditiva o emocional. Sin embargo, solemos tener una forma de procesar la información de preferencia. Es interesantísimo detectar cómo procesa nuestro interlocutor, porque eso nos permitiría adaptar nuestro lenguaje, nuestra argumentación, para conectar mejor con él o ella.

Cuando una persona, a preguntas que no tienen por qué tener un componente emocional, aparta la mirada hacia abajo para meditar la respuesta, es una persona que procesa la información de forma emocional. Curiosamente, Manu Carrasco, el ex-concursante de Operación Triunfo, al que he redescubierto años después de que pasara por el conocido concurso gracias a La Voz Kids, nos muestra cómo procesa la información (min. 0’25 a 0’45 y min. 1’06 a 1’26). Aunque todos podríamos pensar que lo lógico en un músico, que además es compositor, es que procesara la información de forma auditiva, lo cierto es que podemos comprobar que se trata de una persona que se mueve más bien en el plano emocional.

Por cierto, que tengo un amigo, pianista de música clásica, profesor, productor y compositor, David Lorenzo Adkinson, que procesa la información de forma visual. Según me explicó en un curso mío al que asistió, él “visualiza las notas musicales”. ¿Interesante, no?

¿Qué partido prefiere Cospedal? (aparte del PP)

dimensión socio-afectiva

Que al Partido Popular no les hace mucha gracia Podemos, creo que ya lo sabemos todos. Pero, ¿qué hay de Ciudadanos?

Ayer, la secretaria general del Partido Popular hizo unas valoraciones sobre las posibles alianzas y los posibles pactos entre unos partidos y otros. Y su intervención me permite explicaros la dimensión socio-afectiva.

Fruto de la lateralidad de nuestro cerebro (el cerebro tiene diferentes áreas funcionales según de qué hemisferio cerebral se trate), tendemos a colocar a nuestra izquierda aquello que nos gusta más y a nuestra derecha aquello que nos gusta menos. Fijaos en el vídeo, del min. 0’40 al min. 0’52.

Como podéis ver, va moviendo las manos de izquierda a derecha conforme nombra los partidos en este orden: Partido Popular, Ciudadanos y Partido Socialista.

Al margen de lo más o menos educado que pueda ser el nombrarse a uno mismo el primero, Cospedal hace lo que en comunicación no verbal científica llamamos una dimensión socio-afectiva. Sitúo a la izquierda aquello que más me gusta y a la derecha aquello que menos me gusta. ¿Y dónde queda Ciudadanos? En el medio. No me gusta tanto como mi propio partido pero sí me gusta más que el PSOE.

Y yo, que, por desviación profesional (he estado más de dieciocho años dirigiendo pequeñas empresas), lo primero que me pregunto cuando aprendo algo nuevo es, ¿y esto para qué me sirve? os puedo dar un truco para cuando tengáis una reunión o una venta con un cliente: situad en el centro de la mesa o del mostrador los dos productos entre los que tiene que elegir vuestro cliente. Pedidle que los coja y los evalúe. Cuando los deje, lo más probable es que deje a su izquierda aquel que más le gusta y a su derecha aquel que menos le gusta. Esta información silenciosa que os está proporcionando el cliente sin hablar os puede ayudar a cerrar un trato o a cerrarlo de manera más ventajosa para vosotros.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

El encuentro del Rey con Rajoy y Sánchez

Cuánta información nos proporciona el apretón de manos… Con sólo ser conscientes de cómo el otro aprieta nuestra mano, cómo nos muestra su mano, la fuerza que emplea, quién inicia el movimiento, qué hace mientras el resto del cuerpo, qué hace la mano izquierda…, podemos hacernos una primera idea de cómo es esa persona, de cómo está con nosotros, su estado de ánimo, si vamos a dominar la reunión o nos va a querer dominar el otro… ¡Cuánta información valiosísima en unos segundos!

felipeymariano_21651_1

 

pdro sanchez rey

Y con el encuentro con el Rey de este viernes pasado, Mariano Rajoy y Pedro Sánchez nos enseñan cómo afrontar un apretón de manos invasivo de dos formas totalmente diferentes: una denota sumisión y la otra, sin embargo, no permite el dominio del otro. ¿Las vemos? Fijaos en el vídeo, en los min. 0’26 a 0’30 (Mariano Rajoy) y 2’38 a 2’44 (Pedro Sánchez).

¿Notáis la diferencia?

En ambos casos, el Rey Felipe VI hace un apretón reubicado invasivo. Este tipo de apretón es propio de las personas que dominan o quieren dominar la situación, o bien que tienen un carácter autoritario. En este caso, vemos el mismo patrón: el político espera estático a que llegue el monarca. Éste llega con paso más bien acelerado y no frena a tiempo de mantener la distancia de aproximadamente un metro o incluso algo más que requiere la situación, sino que invade el espacio personal de ambos dirigentes.

Sin embargo, y, aquí está lo realmente interesante, la forma en que cada uno de los políticos asume esa “embestida” es muy diferente:

  • En el encuentro con Mariano Rajoy, podemos ver cómo éste permite que el Rey invada su espacio, haciéndole incluso retroceder unos pasos, y dejando la mano derecha de Rajoy totalmente pegada a su cuerpo. Por cierto, fijaos en la mano izquierda de Rajoy, con el puño cerrado. Hay tensión.

apretón de manos

  • En el encuentro con Pedro Sánchez, la cosa cambia. Si os fijáis, Pedro Sánchez deja el brazo derecho en ángulo de 90º, frenando así la acometida del Rey. Podéis ver además que la mano de Sánchez está relajada.

rey sanchez apreton

Como véis, ante la misma situación, ambos dirigentes han mostrado un grado muy diferente de dominancia. Esto puede deberse al carácter de cada uno, o bien, a la relación que tienen con la otra persona; en este caso con el Rey. Pero también puede deberse al estado de ánimo de cada uno en ese día concreto.

En cualquier caso, si valoramos la dominancia (capacidad de transmitir sensación de dominio de la situación desde el plano de la comunicación no verbal), en este caso, tenemos el marcador así: Rajoy 0 – Sánchez 1.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

Alejandro Sanz y el caso Noos

alejandro-sanz-invitado-a-el-hormiguero-3.0-mas-especial-para-pablo-motos

El Hormiguero tuvo este lunes pasado a Alejandro Sanz como invitado. Como es costumbre en el programa, Pablo Motos hizo al comienzo del programa una entrevista al cantante, en la que hablaron de todo un poco. Y, cómo no, salió el tema del juicio por el caso Noos. Eso nos ha permitido asistir a un momento no verbal precioso. Mirad primero en el vídeo.

Si os fijáis, a partir del min. 1’20, Alejandro Sanz hace un balance del cuerpo, que implica incomodidad, para después cambiar de posición. Fijaos en la foto:

alejandro sanz alej

¿Véis la diferencia entre cómo está sentado Pablo Motos y cómo está sentado Alejandro Sanz? Éste último se está alejando todo lo que puede de su interlocutor. Está haciendo lo que en Comunicación No Verbal Científica llamamos aleg. Puedes leer más sobre el aleg pinchando aquí. Además, está rascando la parte externa de su antebrazo izquierdo. La lectura de este gesto, a esa altura sería algo así como: “el otro me pone nervioso y me protejo”. Si el micropicor se produjera más arriba, la amenaza que sentiría Alejandro Sanz sería más fuerte, porque estaría más cerca de su ego. Pero en esta ocasión, simplemente se trata de un tema del que le incomoda seguramente hablar.

Y, de hecho, cuando acaba de rascarse el antebrazo, deja la mano derecha en la muñeca izquierda, a modo de microfijación (a partir del min. 1’34).

alejandro sanz microfijacion

Los gestos en las muñecas están relacionados con la voluntad o no de cambio. Seguramente, en este caso, Alejandro Sanz querría dejar este tema un tanto comprometido para él.

Es más, vemos en el min. 1’44 cómo martillea con la punta de los dedos la mesa. Está impaciente, seguramente por que esta conversación acabe.

Por último, os quiero hablar de una microfijación, que hace en el min. 1’53.

alejandro sanz microfijacion boca

Con el pulgar hacia arriba, sostiene su cabeza con la mano izquierda, dejando el índice en forma de montaña sobre la boca. La lectura de este gesto sería algo así como “no estoy de acuerdo contigo, pero me voy a callar”. Por cierto, fijaos en su mano derecha: está tensa, con el pulgar hacia dentro. El pulgar tiene que ver con nuestra relación con el entorno. Un pulgar que se esconde es el de una persona que en ese momento no está donde querría estar o con quien querría estar.

Alejandro Sanz sonreía y parecía estar siguiéndole la conversación a Motos; no obstante, como véis, Pablo Motos hizo pasar un mal rato a Alejandro Sanz si nos fijamos en su comunicación no verbal. Y es que este tipo de conversaciones en público que conllevan cierta polémica no deben de ser del agrado de muchos artistas que dependen de contratos muchas veces de ayuntamientos, diputaciones,… para realizar su actividad profesional. Y muchos prefieren mantenerse al margen. Hasta que llega Pablo Motos y les tira de la lengua.

 

 

No es lo mismo ver un combate de boxeo que ver a los boxeadores

boxeo 0

A muchas personas no nos gusta el boxeo. Es un deporte que tiene un componente de agresividad que no todo mundo digiere. Otra cosa bien distinta son los boxeadores. O mejor dicho, los cuerpos de los boxeadores. Y si no, que se lo digan a esta pobre chica que estuvo intentando mantener el tipo delante de semejantes cuerpos. Me recordaba a los sufridores del Un, Dos, Tres, que sólo podían ver pero no interactuar.

Mirad primero el vídeo:

Se ve en muchos momentos del vídeo cómo nuestra protagonista abre los ojos, como si estuviera sorprendida. Lo cierto es que, además de la sorpresa, que podría ser una de las causas por las que abriera tantos los ojos, cuando algo nos gusta, tendemos a abrir más los ojos, de igual manera que muchas veces nos pica el ojo cuando algo no nos gusta de forma que nos obliga a cerrarlo. Si estoy tranquilamente tecleando en mi ordenador y viene mi marido por detrás y me pone delante un bombón de chocolate con leche y almendras, abriré los ojos. Podéis pensar que es por la sorpresa. Pero si le pido que me haga una paella (por cierto, como buen valenciano, hace la mejor paella que se puede probar), aún sabiendo que hay paella para comer, abriré los ojos cuando la vea. Porque me encanta. Pues a esta chica le encantan los cuerpos que está viendo delante suyo, a unos centímetros, sin poder tocarlos, sólo verlos. Y sus ojos se abren.

boxeo 2

boxeo 3

Y ahora fíjate en estas dos fotos:

boxeo 4

boxeo 5-b

Además de los ojos abiertos como dos platos, vemos algo raro en la boca. Su lengua está recorriendo su boca. Esto lo hace en varios momentos del vídeo. Cuando la lengua se puede adivinar desde dentro de la boca, se está reflejando un malestar. En este caso, ese malestar viene seguramente por el deseo reprimido. Y ¿en qué otro detalle podemos ver ese deseo reprimido? En dos detalles: primero en un micropicor en el labio inferior que rasca con los dientes. Puedes leer sobre el significado exacto del micropicor en el labio inferior pinchando aquí.

boxeo 5

Y el segundo detalle en el que podemos asegurar que se trata de un deseo reprimido es en cómo saca la lengua. En Comunicación No Verbal Científica, tenemos definidas (con al menos un 85% de fiabilidad) diez formas diferentes de sacar la lengua. En este caso, la lengua sale por el lado izquierdo y se desplaza hacia el centro. Se trata de un deseo manifiesto de acercamiento. Si véis ese gesto en la chica o el chico que os gusta, seguramente, está lista/o para que avancéis un poco más. Ojo, cuando va de izquierda al centro. Si no, tiene otro significado.

boxeo 6

En fin, que no sé si la chica pasó buen o mal rato, según se mire. Pero lo que es seguro es que sentía un deseo reprimido al ver los cuerpos semidesnudos de los boxeadores.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

 

 

 

 

 

¿Siente pena un terrorista del ISIS?

Emoción real: Análisis de la comunicación no verbal de un terrorista de ISIS

Ya casi nos hemos acostumbrado a comer y cenar viendo en los telediarios los vídeos que difunde el ISIS para demostrar no sé muy bien el qué. Normalmente, son vídeos en los que hacen manifestaciones o declaraciones de guerra santa, o bien en los que matan sin piedad a algún rehén.

Pero hoy ha caído en mis manos esta especie de reportaje a una pareja del ISIS. Ella, británica conversa (captada diría yo). Y él guerrillero del Estado Islámico en Siria. Ella se pasa el vídeo justificando su vida, su decisión de dejar el Reino Unido para ir a Siria a luchar. Como no se le ve el rostro, es prácticamente imposible detectar ningún signo de emoción en ella.

Así que vamos a fijarnos en él. Mirad el vídeo desde el min. 1’40 hasta el min. 1’50.

Exactamente dice: ” Fue una gran victoria, gracias a Dios. Tuvimos muchos mártires pero fue una gran victoria, gracias a Dios”. En estos diez segundos podemos ver la incongruencia entre el discurso aprendido, que recita el terrorista y que seguramente le han repetido sus mentores hasta la saciedad, y su pensamiento verdadero. Y lo vemos en varios gestos que nos llevan a la misma conclusión.

En el min. 1’43 vemos un micropicor que va del tabique a la punta de nariz. Busca comprender. No entiende y está interesado en entender.

Análisis de la comunicación no verbal de un terrorista de ISIS: micropicor en la nariz

Al mismo tiempo, fijaos en que han aparecido unas arrugas horizontales en su frente, a la vez que se han levantado sus cejas. Fijaos en la diferencia entre la imagen de arriba, y otra tomada unos segundos antes:

Análisis de la comunicación no verbal de un terrorista de ISIS: Cara normal

Y esa expresión de tristeza unida al micropicor en la nariz viene justo cuando dice “tuvimos muchos mártires”. Es posible que esté recordando a algún compañero, amigo o familiar muerto “por la causa”.

De hecho, cuando acaba de hablar, lleva su mano desde la nariz a la barbilla (la barbilla puede implicar duda), y de ahí enseguida a la tapar la boca.

Análisis de la comunicación no verbal de un terrorista de ISIS: Mano en la cara

Nuestra mano tapa la boca cuando no queremos decir todo lo que sabemos o todo lo que pensamos. Este gesto coincide con un cuadrante ocular izquierdo abajo. Es decir, mira hacia la izquierda porque está recordando, seguramente, a algún mártir de los que acaba de hablar, y hacia abajo, porque es un recuerdo emocional. Fijaos que sigue la expresión de tristeza.

A partir de ahí, su labio inferior empuja al superior hacia arriba. Implica duda.

Análisis de la comunicación no verbal de un terrorista de ISIS: Duda

Fijaos cuántos gestos inconscientes podemos encontrar en diez segundos. Los gestos que hemos visto aparecen cuando hay una incongruencia, cuando no se dice todo lo que se piensa o cuando no se entiende algo.

Si alguien me pregunta mi opinión sobre lo que ha pasado en estos diez segundos, diría: este joven de veintipocos, reclutado por el ISIS, dice el discurso que le han metido en la cabeza, pero en realidad no entiende por qué hay que decir que es una gran victoria cuando han muerto tantos de los suyos. Y, además, le duele la muerte de alguno o algunos de esos “mártires”.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

Qué hay de científico detrás del Espíritu de la Navidad

Si creíamos que ya se había investigado todo lo investigable, no podíamos estar más equivocados. En Neurociencia se estudia todo tipo de comportamientos. Y el “Espíritu de la Navidad” no iba a ser menos. La Neurociencia es una de las cuatro disciplinas en las que se basa la Comunicación No Verbal Científica.

Espíritu de la Navidad

Un estudio publicado hace unos días por neurólogos del Hospital Rigs de Helsinki (puedes leerlo pinchando aquí) ha demostrado que hay una red neuronal del Espíritu de la Navidad, que se activa en las personas que celebran estas fechas al mostrarles imágenes navideñas. En personas que no celebran la Navidad, estas áreas no se activan.

De este estudio, aunque preliminar, pues sólo se han estudiado veinte personas en total (diez que celebraban la Navidad y diez que no la celebraban), podemos extraer algunas conclusiones.

comunicación no verbal científica: alma saliendo del cuerpo

La primera es que la separación que se hace en muchas culturas y religiones entre cuerpo y alma no se ajusta a la realidad. Como véis, la actividad cerebral se plasma en imágenes de resonancia magnética funcionales. El “alma”, que, en Neurociencia se denomina el “yo” es un “producto de la actividad metabólica y eléctrica del encéfalo y el resto de estructuras del sistema nervioso. Al perder la consciencia, el “yo” no se va a ninguna parte: simplemente deja de ser generado por la actividad neuronal. Se desvanece.” Así lo explica el neurocientífico Xurxo Mariño en su más que recomendable libro de Neurociencia divulgativa “Neurociencia para Julia”. El neurocientífico holandés Dick Swaab se explaya durante varios capítulos de su libro “Somos nuestro cerebro” explicando incluso las llamadas ECM (Experiencias Cercanas a la Muerte) desde un punto de vista científico. Pero vamos, que la mayoría de libros de Neurociencia explican el tema de qué ocurre tras la muerte, la separación entre cuerpo y alma, etc.

La segunda conclusión que podemos extraer es que, dado que la celebración de la Navidad es algo que hacemos por cultura y no por genética, podemos entender así perfectamente el concepto adaptabilidad; es decir, la capacidad que tenemos las personas de adaptarnos a las situaciones nuevas, a generar nuevos comportamientos, a cambiar nuestra forma de pensar, etc.

comunicación no verbal científica: gato sofa

Cuando mi gata se lima las uñas en el sofá y mi hija comienza a reprenderle, siempre le digo: “déjala, no puede evitar ser un gato, no le puedes reñir por ser lo que es”. Porque lo que para nosotros es una travesura, para mi gata es algo absolutamente inocuo, y no puede evitar hacerlo. Está en su genética.

comunicación no verbal científica: discapacitado

Sin embargo, nosotros somos capaces de modificar nuestras conductas, de moldear nuestra actividad cerebral. Y esto, bien empleado, nos permite ser mejores cada día, vencer nuestros miedos y nuestras discapacidades, superarnos a nosotros mismos, luchar incluso contra nuestra carga genética. Una persona tímida puede llegar a ser extrovertida a base de cambios en su comportamiento. Por el contrario, está estudiado que hay diferencias en la actividad de los cerebros de los terroristas (lo explica el neurocientífico José Ramón Alonso en “La nariz de Charles Darwin”). El cerebro se puede, hasta cierto punto, claro está, moldear. Y eso aumenta nuestras posibilidades casi hasta el infinito.

Una última conclusión, y ésta ya es una opinión personal, es que todos necesitamos hacer, de vez en cuando, borrón y cuenta nueva. Me hubiera gustado que les preguntaran a los individuos del estudio que no celebraban la Navidad si, aún así, se hacían propósitos para el Año Nuevo. Las Fallas de Valencia tienen su origen en la quema de los trastos viejos que, a través del fuego purificador, daban paso a la primavera. Las Navidades son unas fechas en las que los sentimientos de paz, amor y nostalgia dan paso a una nueva oportunidad de hacer bien las cosas. Los buenos propósitos son tan clásicos en Navidades como los polvorones. Nos apuntamos al gimnasio, nos ponemos a dieta, comenzamos un curso de inglés, etc. En mi caso, he vuelto por fin a Valencia, mi ciudad, mi gente, mi entorno. Todos sentimos la necesidad de volver a empezar y no hay nada más eficaz que que nos marquen una fecha concreta para hacerlo. Como dice el refrán, “año nuevo, vida nueva”.

 

Qué le emociona al Rey

Había hasta eco. El mensaje de Navidad más frío que he visto nunca. La decoración navideña brillaba por su ausencia. Un adorno floral en color rojo al lado de la bandera española, fuera de plano la mayor parte del tiempo, era lo más parecido a la decoración que podríamos esperar en este mensaje.

mensaje rey 2015

 

mensaje rey 2015 flor pascua

Qué diferente el escenario del del año pasado, que ya fue criticado por algunos analistas por su impersonalidad, pero que aún así tenía dos retratos familiares, un arbusto de Flor de Pascua y un ambiente algo más recogido.

mensaje rey 2014

Lo cierto es que si este año la Casa Real quería dar la sensación de frío, al menos para la que escribe estas líneas, lo han conseguido.

Y dicho esto, y dejando de lado la escena, centrémonos, en el discurso del Rey. Yo he contado al menos ocho cortes distintos, en un discurso que dura apenas trece minutos (por cierto, al igual que el año pasado, el Rey tenía una pierna cruzada sobre la otra sin moverla en todo el tiempo). O sea, un discurso más que ensayado y repetido “hasta que salga bien”. Cualquier orador, y por supuesto el Rey, es capaz de pronunciar un discurso de trece minutos sin cortar. Esto hace que le falte naturalidad. El Rey se esfuerza en darle ritmo y entonación a la voz, pero cuando se repite algo muchas veces, la emoción suele desaparecer; o, al menos pierde intensidad. Y eso se nota.

Hay un detalle que me ha llamado mucho la atención en este mensaje: el Rey apenas parpadea. Utilizamos el parpadeo para cumplir diferentes funciones: para hidratar el ojo, para buscar y para guardar información en nuestro cerebro, para “escapar” de situaciones que no nos gustan, etc.

Por ejemplo, si os fijáis entre el minuto 2’44 y el 3’32, el Rey parpadea sólo cuatro veces en casi un minuto (min. 2’59, min. 3’08, min. 3’23 y min. 3’32). Es decir, un ritmo de 15s-9s-15s-9s.

He pensado que quizá él es así, y que no parpadea mucho. Así que he buscado otro vídeo de él, y el primero que he encontrado es el del encuentro con Obama (aquel en que la traductora se equivocó un se armó un revuelo tremendo).

Si os fijáis entre el min. 0’47 y el min. 1’00 por ejemplo, parpadea cada dos o cuatro segundos.

Es decir, que en el mensaje navideño, que seguramente estaba leyendo, había una desafección con el discurso, con las palabras que estaba leyendo. Pero ojo, todo cambia cuando habla del terrorismo. Desde el min. 9’14 hasta el min. 9’43, parpadea cinco veces, lo que significa una media de un parpadeo cada 5’8 segundos. Mucho más frecuente que en el resto del discurso.

Es más, es en el único momento en que podemos ver un par de microexpresiones (expresiones faciales que duran más o menos un cuarto de segundo y que hacemos de forma inconsciente).

Primero vemos una microexpresión de ira, justo cuando dice la palabra “indignación” (min. 9’15).

mensaje rey 2015 me ira

Poco después, podemos ver una microexpresión de desprecio al decir que “son auténticos ataques a nuestro modelo de convivencia” (min. 9’26).

mensaje rey 2015 me desprecio

En fin, se trata de un discurso muy ensayado y preparado, como siempre; que carece por tanto de la naturalidad que nos gustaría ver. El marco elegido en mi opinión no ha sido el adecuado para estas fechas. El Rey no ha sentido más que una parte muy concreta del discurso, la de la amenaza terrorista, limitándose en el resto a leer correctamente.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

 

 

 

 

¿Y qué hay de UPYD?

Análisis desde la comunicación no verbal científica de Andrés Herzog

Análisis de los parpadeos de Andrés Herzog

Upyd no ha conseguido representación en el Congreso. Y ello a pesar de haber promovido causas importantísimas como el caso Bankia, las preferentes, el caso Pujol, las tarjetas black de Caja Madrid, etc. De hecho, tienen una pestaña en su web que las enumera (http://www.upyd.es/Acciones-judiciales-de-UPyD).

Y, sin embargo, los ciudadanos no les hemos agradecido en forma de votos esa implicación práctica (y no meramente dialéctica).

En la rueda de prensa de ayer, Andrés Herzog, líder de la formación magenta, anunciaba que retiraban todas las causas abiertas contra la corrupción, por no sentirse respaldados por los ciudadanos. Vamos a analizar cómo lo dice (a partir del min. 8’38):

Si os fijáis en el min. 8’49, Herzog baja la cabeza, como si fuera a leer algo, justo antes de decir que no cuenta con el respaldo de los españoles. Sin embargo, está respondiendo a una pregunta de un periodista, no hay nada que leer. Lo más probable es que esté bajando el mentón por una cuestión más bien emocional. Esta idea viene apoyada también por los dos parpadeos que le siguen.

El el min. 8’51, vemos un parpadeo emocional. Además de para hidratar los ojos, hay varios motivos por los cuales parpadeamos (para buscar información en nuestra memoria, para “pasar página”, en situaciones de seducción, etc.). En este caso, Herzog parpadea al sentir una emoción, que en este caso, podría ser de tristeza. El parpadeo emocional se distingue de todos los demás por su duración. Es más largo que los demás parpadeos.

El parpadeo emocional lo hace justamente cuando alarga la palabra “no”. “Creo básicamente que noooo”, y ahí parpadea. Le duele.

El siguiente parpadeo, un parpadeo neuromotor esta vez, viene dos segundos después (min. 8’53), justo cuando dice la palabra “españoles”. El parpadeo neuromotor un parpadeo rápido, y, como en este caso, es habitual que haya varios parpadeos muy rápidos seguidos, aunque podría ser también un solo parpadeo. El parpadeo neuromotor sirve a para “pasar página”. Estoy diciendo algo que no me gusta y querría no tener que estar diciéndolo.

Como véis, a pesar de su aparente carácter hermético, frío podríamos incluso decir, Andrés Herzog nos muestra su lado más sensible al no sentir que se haya valorado por parte de los votantes todo su esfuerzo en los tribunales.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

Qué te ocurre si reflexionas mucho

reflexión - pensador

Después de una campaña electoral muy reñida, con numerosas anécdotas y momentos no verbales para la posteridad, que, desde este blog, he intentado humildemente contaros, por fin llegamos al día en que se nos pide que reflexionemos para decidir a quién votamos.

La reflexión se traduce en numerosos gestos inconscientes que normalmente ocurren con las manos en alguna parte de la cabeza, y, en especial, en la frente. Hay micropicores (picores causados por algún malestar que duran unos pocos segundos y desaparecen sin dejar huella al rascarse), microfijaciones (posición inmóvil del cuerpo, en muchas ocasiones, con la mano sobre algún punto del cuerpo) y microcaricias (caricias autodirigidas que, entre otras cosas, sirven para facilitar la concentración sobre sí mismo).

De hecho, una microfijación muy habitual de Pablo Iglesias en los debates de televisión es ésta:

pablo iglesias microfijación

Significa que le interesa lo que el otro está diciendo, pero está buscando en qué falla para poder decírselo, para rebatirle. Curioso, ¿no?

Otra microfijación muy interesante y que seguro que habéis visto muchas veces es la siguiente, muy parecida a la anterior pero con un pequeño matiz:

pedro microfijación

Aquí también estamos concentrados en lo que dice el otro y estamos en desacuerdo con él. Sin embargo, preferimos callarnos hasta que acabe. La boca se cierra para tomar distancia de la conversación, aunque es probable que al final acabemos hablando.

Estos son sólo dos ejemplos. Hay muchas microfijaciones que implican reflexión, pero hoy os quiero contar lo que ocurre en nuestros ojos cuando estamos en un momento o en un período de mucha actividad cerebral, de mucha reflexión. Los ojos, por una cuestión de proximidad, son el primer lugar en el que se notan determinados estados de ánimo. Así, la reflexión intensa, la tristeza o decaimiento, la afectividad o enamoramiento y el estrés o el cansancio tienen su reflejo en el tamaño de la apertura de nuestro ojos.

Como hoy estamos de jornada de reflexión, os voy a explicar qué ocurre cuando hay una intensa actividad de reflexión: nuestro ojo derecho se abre más.

Según Philippe Turchet, fundador del Instituto Europeo de Sinergología, “la estrecha imbricación de las neuronas cognitivas autoras de la reflexión lógica y de las neuronas motoras responsables del movimiento produce una dilatación del ojo derecho, abierto al razonamiento lógico”.

Fijaos en estas dos fotos:

soraya ojos iguales

soraya ojo derecho

¿Véis que en la segunda foto, la del debate a cuatro, que fue muy intenso, su ojo derecho está más abierto que en la foto de arriba, tomada un día cualquiera?

Así que si hoy tenéis vuestro ojo derecho más abierto de lo normal, ya sabéis: estáis cumpliendo con la jornada de reflexión.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.