Saltar al contenido

Ciudadanos

La comunicación no verbal de Albert Rivera

Acabamos los análisis de la comunicación no verbal de los principales candidatos a la Presidencia del Gobierno con el análisis de Albert Rivera. Pincha sobre la foto para ver el vídeo.

20160606 - Albert Rivera

Albert Rivera es quizá el candidato con una gestualidad más elegante. Utiliza gestos expansivos que le permiten comunicar muy bien su mensaje. Sin embargo, su tendencia a buscar el control en todas las situaciones provocan sus ya característicos signos de nerviosismo cuando no tiene ese control.

En cuanto a la voz, a pesar de tener la voz menos fuerte de los cuatro, su dominio vocal le permite sobreponerse a ese punto de partida negativo, resultando una voz armoniosa y melódica.

En cuanto a su apariencia, es el que más joven se ve, no sólo por su estilo en el vestir, sino también por su cara juvenil.

Por último, hemos comentado el cara a cara que mantuvieron ayer Albert Rivera con Pablo Iglesias. Me han pedido un veredicto sobre quién ganó el cara a cara. Para leer el análisis completo del cara a cara puedes pinchar aquí.

 

El debate decisivo de Alicante: 2+2

elecciones generales del 20-D los candidatos José Manuel García-Margallo (PP), Julián López Milla (PSOE), Rita Bosaho (Compromís-Podemos) y Marta Martín Llaguno (Ciudadanos). debate en informavcion tv

Reconozco que es la primera vez que veo en televisión a los candidatos por Alicante, excepto, claro está, al ministro de exteriores (visto pero no oído), que la verdad es que no sabía que es de Alicante. Como véis, estoy muy desinformada de lo que se cuece por la provincia. Pero precisamente por eso, estoy segura de que mi análisis de este debate carece de cualquier tipo de contaminación política a la que estos días estamos todos especialmente expuestos.

Y, después de ver el debate organizado por el grupo Información, me pregunto con qué criterio sentaron a los candidatos, porque parece que lo hicieron adrede: frente a dos buenos comunicadores, Julián López Milla (PSOE) y, especialmente, Marta Martín (Ciudadanos), pudimos ver a otros dos candidatos para los que la comunicación es una asignatura pendiente: José Manuel García- Margallo (PP) y Rita Bosaho (Compromís- Podemos).

Marta Martín y Julián López miraban sistemáticamente a cámara cada vez que le comenzaba un bloque, para dirigirse directamente con los ciudadanos. Los gestos de Marta Martín son envolventes, gesticula mucho con las manos y hace gestos más bien redondos, que se corresponden con un estilo conquistador de comunicación. Su voz le ayuda mucho, ya que la domina muy bien, con cambios de volumen y tono para reforzar el discurso. Julián López también comunicó muy bien, pero en alguna ocasión pudimos ver en él una ligera protección, a través de sus manos.

julian lopez manos cuchillo

Si os fijáis en esas manos, manos en cuchillo, podéis notar la tensión. Normal, por otro lado, por encontrarse en un debate en el que se juega mucho.

En cuanto a José Manuel García- Margallo y a Rita Bosaho, ambos tienen una comunicación mejorable. En el caso de García Margallo, su voz le juega una mala pasada y le impide conectar con el público. Tiene una voz absolutamente monótona en el sentido estricto de la palabra. A pesar de ser una voz grave que podría ayudarle a dar sensación de seguridad, baja tanto el volumen que en ocasión hasta cuesta oirle. Si escucháis por ejemplo su intervención a partir del min. 7’23 mientras cerráis los ojos, es posible que os entre algo de somnolencia. Es una voz sin color, que no transmite. Y eso a pesar que parece una persona cn cierto sentido del humor y bastante rápido en sus contestaciones. Además, abusa de la microexpresión de asco. Todos hacemos expresiones faciales de muy corta duración (un quinto de segundo, normalmente) que se corresponden bien a algo que no estamos diciendo, bien a algo (como parece ser el caso), que no expresamos con la intensidad con que lo sentimos. Pero ese abuso de las microexpresiones de asco le resta mucho atractivo.

garcía margallo asco

Por último, creo que Rita Bosaho estaba nerviosa, y eso le jugó una mala pasada. Fijaos por ejemplo en cómo estaba sentada en algún momento:

rita bucle piernas

Si os fijáis en su pie derecho, éste no está completamente apoyado en el suelo, sino que solo se apoya en su parte externa, provocando torsión en sus articulaciones. Cuando hay torsión en las articulaciones, algo no va bien. Puede ser por varios motivos, pero, en este caso, lo más probable es que sea por un malestar ligado a los nervios del momento.

Los nervios también hicieron seguramente que hablara especialmente despacio, seguramente midiendo sus palabras. Lo cual la perjudicaba, puesto que, con el mismo tiempo, expresaba menos ideas que el resto de candidatos.

En definitiva, he descubierto a Marta Martín, un gran comunicadora. Y, por el contrario, he podido comprobar que para ser ministro nada menos que de exteriores no se exigen grandes dotes de comunicación.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

La comunicación no verbal de Albert Rivera, el yerno ideal

conquistador albert-rivera

Es unos de los candidatos a la presidencia del gobierno más atractivos, en el sentido más amplio de la palabra.

Nos atrae su discurso coherente, elegante y su mente rápida. Nos atrae su juventud, su físico, su sonrisa.

Es el “yerno ideal”.

Pero, qué más hay detrás de este candidato, aparte de su mensaje. Vamos a ver algunas claves que nos aporta la comunicación no verbal científica sobre él, y que debemos tener en cuenta a la hora de decidir nuestro voto.

  • Albert Rivera es controlador. En el sentido amplio de la palabra. Esto no es ni bueno ni malo a priori, siempre que no se llegue a ningún extremo. Una persona controladora es una persona a la que gusta tener todos los cabos atados, que no nadie se salga del plan previsto, que no haya sorpresas. ¿En qué podemos darnos cuenta de esto? Por un lado en su rotativo: tiene un rotativo derecho de preferencia. Es decir, suele hablar dándonos su lado derecho de la cara. Esto lo hace para poder mirar con su ojo derecho. Cuando hacemos esto, estamos en situación de control, vigilantes (puedes ver un ejemplo de rotativo derecho pinchando aquí).
  • Albert Rivera siente miedo. En realidad, nos ponemos nerviosos cuando nos enfrentamos a situaciones en las que tenemos miedo a algo: a no hacerlo bien, a no estar a la altura, a hacer el ridículo, a no conseguir nuestro objetivo, a que el otro sea mejor que nosotros, a que surjan imprevistos, etc. Esa emoción la intenta apaciguar a través de innumerables micromovimientos que, a poco que lo hayáis observado, habréis notado. Por ejemplo, hace balanceos del cuerpo de un lado a otro, tiene un micropicor contínuo en el dorso de la mano derecha, hace movimientos manipuladores con su ropa, hace el gesto de manos lavadas, etc. Todos estos gestos implican incomodidad, nerviosismo. Os quiero explicar también un micropicor que le he visto en alguna ocasión. Es el del meñique derecho. Fijaos primero en el vídeo (min. 0’10).

Nuestros dedos meñiques son los dedos de la armonía. Un dedo meñique que pica es el de una persona que se siente mal. En este caso, es el derecho. Albert Rivera se siente mal por la situación.

  • En cuanto a su estilo de comunicación, es fantástico. Conquistador, lo llamamos en comunicación no verbal científica. En concreto, conquistador alto negativo. Es decir, hace gestos envolventes que nos meten dentro de su burbuja, gesticula mucho con las manos para ayudarse a tansmitir mejor su mensaje. Por eso es conquistador. Es conquistador alto porque habla mucho. Si fuera conquistador bajo escucharía más que habla. Pero no es el caso. Le gusta hablar. Es conquistador negativo porque cree que los demás no son capaces de hacerlo igual de bien que lo hace él. Si pudiera, le quitaría la palabra a sus propios colaboradores, porque cree que él lo hace mejor. ¿No me creéis? Mirad este vídeo de la rueda de prensa que dio Ciudadanos al día siguiente de las elecciones autonómicas y municipales. Desde el principio se ve a Albert Rivera tremendamente tenso (manos lavadas, micropicor en el dorso de la mano derecha), mientras habla Inés Arrimadas, pero, en el min. 0’35 llega al punto de pronunciar la palabra “mínimos” que está diciendo Inés Arrimadas. Querría quitarle el atril y el micro a Inés para ponerse él. De esta forma, controlaría la situación, y considera que él lo haría mejor.

Se trata por tanto de una persona con innegables dotes de comunicación, pero también con algunos rasgos de carácter que hay que tener en cuenta a la hora de votar. Por supuesto, yo os doy la información desde el punto de vista no verbal. La decisión está en vuestras manos, y, claro está, no todo se centra en el candidato: hay que valorar también el programa y sus expectativas de cumplimiento.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

 

 

 

Superfan de Soraya

debate

Señores, lo confieso. Anoche me hice superfan de Soraya. No porque fuera la única mujer del debate o porque los demás candidatos le sacaran cabeza y media, sino porque nos ha regalado unos momentos no verbales para la posteridad. Voy a hacer un repaso a todos los candidatos, y me dejo a Soraya para el final.

Hoy hemos presenciado un debate histórico, de esos que hay que marcar en rojo en el calendario. No sólo porque era un debate a cuatro, sino, desde el punto de vista no verbal, porque los candidatos no tenían un atril detrás del que esconder sus nervios. Han debatido sin protección, a programa electoral descubierto, y eso, a los que nos dedicamos a esto, nos permite percibir el estado de ánimo real de los debatientes.

Ya desde el posado de antes del debate, se puede percibir cómo está cada uno.

debate posado2 debate posado

Pablo Iglesias:

Como nos tiene acostumbrados, adopta una postura dominante. Abre las piernas, y posiciona las manos como un vaquero listo para disparar (puedes leer más sobre su postura de dominio pinchando aquí).

Durante todo el debate, mantiene su postura de “macho alfa”, pero ésta se ve un poco menguada por el sudor de sus axilas. Aparenta mucha tranquilidad, pero el sudor le resta. Una camisa blanca hubiera evitado este fallo.

debate pi sudor

¿Dónde condensa los nervios? En el boli. Si os fijáis, el boli es su compañero durante todo el debate. Hace microrrotaciones (p. ej., min. 8’40) y microgolpes (p. ej., min. 4’49). La tensión está saliendo por ahí. Normal, por otro lado, que haya tensión, teniendo en cuenta lo que se juegan. Es muy probable que haya utilizado el recurso del boli (bic cristal, por cierto), para no hacer determinadas posiciones de manos que nos hicieran percibir sus nervios.

debate pi boli

Por cierto, lo he visto mucho menos sonriente que lo que venían siendo habitual en los últimos días.

Pedro Sánchez:

Podemos ver cómo mezcla el intento de dominio con la necesidad de protección. Si bien abre las piernas como Pablo Iglesias, en posición dominante, sus manos le delatan: las manos en cuchillo indican una ligera protección. Me siento cohibido y por eso me protejo haciendo una pequeña barrera con las manos. Además, podemos ver en muchas ocasiones, la tensión en su mandíbula. Está tenso, y aprieta los dientes.

debate ps manos cuchillo

Me resulta muy llamativa la risa fingida que utiliza en alguna ocasión como recurso cuando no está de acuerdo con sus adversarios (p. ej., min. 53’20). La risa es la expresión que mejor hacemos a voluntad. De hecho, aprendemos a sonreir voluntariamente (es decir, sin sentir alegría de verdad) antes de cumplir los dos años de vida. Pedro Sánchez utiliza la sonrisa socarrona para hacer ver su oposición al argumento del otro.

Por último, muy interesante es el rotativo izquierdo que nos ofrece al final del debate, en su minuto decisivo. Nos muestra el lado izquierdo de su cara dirigiendose directamente a nosotros.

debate ps riCuando hablamos mostrando nuestro lado izquierdo de la cara, estamos mostrando nuestro lado más emocional, estamos intentando empatizar con la otra persona. Pedro Sánchez utiliza su minuto de oro para apelar a nuestra emoción.

Albert Rivera:

Al igual que Pablo Iglesias ha vuelto a su semblante serio de siempre, Albert Rivera ha vuelto a sus gestos manipuladores, de nerviosismo a los que nos tenía acostumbrados, y que en el debate a tres de hace unos días había mantenido a raya. Supongo que, a estas alturas, la tensión está a flor de piel, y eso les pasa factura a los candidatos.

Ya desde el principio, vuelve a su micropicor habitual en el dorso de la mano derecha.

debate ar micropicor mano

En comunicación no verbal científica, un micropicor se define como un leve picor ocasionado por un malestar, que no dura más de 5 o 6 segundos y que no deja ningún rastro en la piel cuando se rasca. Os pongo un ejemplo muy evidente: si yo me enfado mucho con alguien, mi cerebro ordena llevar sangre extra a mi puño. Si no pego a esa persona, ese exceso de sangre pica, y siento un micropicor en el puño, que asociamos a la agresividad. Hay cientos de micropicores etiquetados en comunicación no verbal científica con al menos un 85% de fiabilidad; unos más evidentes como el que os acabo de explicar y otros, como el que hace Albert Rivera en el dorso de su mano, que implica un intento de control de su emoción.

Además de este micropicor, durante todo el debate realiza balanceos del cuerpo, levantando incluso los pies del suelo (p. ej., min. 6’50) así como el gesto de “manos lavadas” (p. ej., min. 3’45). Ambos gestos implican incomodidad.

Estos gestos le van a acompañar durante todo el debate, hasta el minuto final. No cabe duda de que Albert Rivera sentía mucha presión en este debate.

Soraya Sáenz de Santamaría:

Me he dejado lo mejor para el final. Soraya mantiene una postura corporal muy neutra durante casi todo el debate, lo cual parece un tanto artificial, como si le hubieran aconsejado que no se mueva mucho, que hay unos cuantos analistas escudriñando sus gestos. Sin embargo, es la que más información nos aporta. ¿El motivo? Seguramente su falta de experiencia en este formato. Me explico: los demás candidatos estaban repitiendo los mismos argumentos y, en ocasiones, hasta las mismas frases, que vienen diciéndonos durante toda la campaña. Cuando repito muchas veces algo, dejo de sentir emoción, me distancio de lo que digo. Si dejo de sentir emoción, los gestos inconscientes que aparecen fruto de la emoción (la mayoría de los gestos que estudiamos en comunicación no verbal científica), desaparecen. Si además, ya les he oido a los demás decir sus argumentos, ya no me cae de nuevas y no salta mi emoción. Por eso, de los otros tres candidatos sólo os puedo hablar de cómo muestran su nerviosismo y poco más. Sin embargo, la falta de discurso repetido por parte de Soraya hace que tengamos una mina de oro gestual.

Lo primero que me llama la atención de Soraya es su sagital superior.

debate soraya ss

El sagital superior (mentón hacia arriba) se presenta en situaciones en que me siento superior, o bien en personas con cierta prepotencia. En este caso, el hecho de que ella sea mucho más bajita que el resto de candidatos y periodistas no influye, ya que hay suficiente distancia como para que pueda dirigirse a cualquiera de ellos mirándole a los ojos sin necesidad de levantar el mentón. Este gesto lo mantiene también en su minuto final, lo cual puede restarle conexión con los votantes.

Otro gesto maravilloso que nos regala Soraya es un no falso. Hablando de los recortes (min. 38’10), Ana Pastor le pregunta si van a hacer más recortes. Soraya dice “no” mientras niega con la cabeza. Es un no falso, porque empieza mostrando su mejilla izquierda. Puedes leer más sobre el “no falso” pinchando aquí. El no falso puede implicar mentira o duda. No tengo claro si vamos a hacer más recortes o no, o bien tengo claro que vamos a hacer más recortes.

Como era de esperar, la respuesta al tema de la corrupción (min. 56’29) la tenía más que ensayada. El ritmo del discurso es bastante diferente al que utiliza en el resto de intervenciones (excepción hecha del minuto final, que también, lógicamente, está ensayado), con más pausas, más lento.

Pero otra cosa es cuando hablan los demás.

Cuando Pablo Iglesias le espeta “sé fuerte Luis, sé fuerte” en clara alusión al caso Bárcenas (min. 1’00’00), Soraya reacciona diciendo “paga Sr. Monedero, paga”. Y acto seguido tiene un micropicor en la nariz que rasca con el dedo hacia fuera.

soraya debate ss micropicor desprecio

Éste es un micropicor de desprecio. Nada más que decir sobre el tema.

Pero además, cuando interviene Albert Rivera y le reconoce el mérito por acudir al debate (min. 1’03’33) hace un parpadeo emocional. Albert Rivera dice “tiene Ud. mérito y se lo reconozco” y Soraya parpadea. Si os fijáis, ese parpadeo es más largo de lo normal. Hay varios tipos de parpadeo, y éste se produce como consecuencia de algo que nos emociona, que nos gusta o, como seguramente será en este caso, que nos duele. Touché, Albert.

También tiene tiempo Soraya de deleitarnos con una microexpresión de asco al hablar de la reforma de la Constitución (min. 1’32’25). Está diciendo “qué gana España de ser un estado federal de un estado descentralizado”. Y ésta es su expresión:

debate ss microexpresión asco

Y, por último, vamos a ver un micropicor de mentira. Pedro Sánchez acaba de decir que el Partido Socialista ha demostrado que es garante de la unidad de España (min. 1’33’05). Y Soraya se rasca la nariz con el dedo en horizontal. Cree que Pedro Sánchez está mintiendo.

debate ss micropicor mentira

Como véis, no puedo más que hacerme fan de Soraya Sáenz de Santamaría y desear que vuelva a algún debate antes de que acabe la campaña electoral.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

debate video

 

Las dudas de Pablo Iglesias

albert-rivera-pablo-iglesias-conversan-antes-del-debate-1445106926948

Señores, llevo un montón de horas repasando el programa Salvados que se emitió ayer con el debate en un bar entre Albert Rivera y Pablo Iglesias. Y tengo que confesar que me ha costado bastante sacar algún gesto “jugoso”, de esos que nos gustan a nosotros. Y es que ayer asistimos a un debate entre dos personas con una comunicación no verbal bastante pulcra, en el sentido de que no se aprecian incongruencias entre su discurso y su comunicación no verbal.

¿Qué pudimos ver? Algunos gestos de incomodidad, como microdisimulaciones de la mano izquierda como la de la foto por parte de los dos candidatos (min. 12’20, min.14’18, min.30’14, min. 35’38…). Para quien quiera saber qué significa este gesto, puede leer más pinchando aquí.

Muy interesante es el gesto de manos lavados que hace Albert Rivera(min. 8’46), y que no es la primera vez que analizamos. Recuerda cuando dio la mano al Rey en la recepción del Día de la Hispanidad; hizo este mismo gesto (puedes ver el análisis pinchando aquí).

Y otro gesto que hizo entonces Albert Rivera con el Rey y que vuelve a hacer con Pablo Iglesias es el apretón de manos reforzado. Es decir, mientras estrecho la mano derecha, fijo mi mano izquierda en el brazo o incluso hombro del otro. Cuanto más arriba se pone la mano izquierda en el brazo del otro, menos amistoso y más dominante es este gesto. En el caso del Rey, Albert fue a por su codo, y en el de Pablo Iglesias…. ¿Podéis imaginarlo? Sí, la mano va directa al hombro (min. 0’40).

http://www.atresplayer.com/television/programas/salvados/temporada-11/capitulo-2-cara-cara-albert-rivera-pablo-iglesias_2015101600412.html#

Pero ahora os quiero hablar de un gesto muy concreto, que hacemos de forma inconsciente, y que denota duda. Es un gesto que, cuando va acompañado de otros gestos etiquetados como gestos de mentira, viene a corroborar la mentira. En este caso, no hay gestos de mentira, así que se trata de un gesto de duda. Y lo hace Pablo Iglesias en dos ocasiones en el corte que os pongo a continuación.

Se trata del movimiento vertical de hombros. A no confundir con un movimiento vertical de hombros que podemos hacer conscientemente para apoyar alguna afirmación, y que dura mucho más y es mucho más exagerado.

El gesto que analizamos en Comunicación No Verbal Científica se refiere a un movimiento muy ligero, casi imperceptible, que dura muy poquito, en todo caso menos de un segundo.

Primero lo hace a la pregunta de Jordi Évole de si han cobrado dinero en negro (min. 0’09). No lo tiene claro, no lo recuerda, duda, y por eso su hombro, casi imperceptiblemente, va hacia arriba por un momento.

La segunda vez que lo hace es cuando el periodista le saca el tema de Juan Carlos Monedero y su declaración de Hacienda (min. 2’19). Este gesto viene en este caso corroborado por sus palabras porque lo hace justo cuando está diciendo “es posible, es posible que le tuviera que haber dicho a Juan Carlos Monedero…”

Como véis, nervios(normales, por otro lado) por parte de los dos, dominio en el saludo por parte de Albert Rivera y un Pablo Iglesias que no tiene reparos en mostrar sus dudas.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.