Saltar al contenido

cataluña

“¿Un poco qué? Un poco chorras”: Miguel Angel Rodríguez vs Albert Rivera

rivera rodriguez

Aunque Justin Bieber acapara esta semana numerosos titulares por los desplantes a los programas españoles, y ahora también a sus fans de Oslo, yo me voy a decantar por analizar una intervención de Albert Rivera en el programa de “El Cascabel”. No es que lo de Justin Bieber no tenga miga; sólo hay que ver el micropicor en la nariz que hace Pablo Motos justo cuando Bieber lanza la carta que le había dado Jandro (min. 1’45), que denota que no le ha gustado el gesto del cantante.

Simplemente, es que me da mucha pena que un chaval de 21 años esté tan quemado ya. Por mucho éxito que tenga, estos días lo he visto muy solo y desubicado. Así que prefiero hablar de Miguel Angel Rodríguez y Albert Rivera. Nos dejan un momento precioso para la Comunicación No Verbal Científica, porque me van a permitir explicaros el rotativo derecho.

Pero primero mirad el vídeo. En concreto, a partir del min. 2’30.

Fijaos qué hace Miguel Angel Rodríguez justo cuando Albert Rivera dice “un poco chorras, con perdón”. Mientras dice “¿un poco qué?”, Miguel Angel Rodríguez gira su cabeza para mostrar su lado derecho de la cara, es decir, su rotativo derecho. Damos nuestro lado derecho de la cara para poder mirar con nuestro ojo derecho. Lo hacemos cuando estamos en control, vigilantes. Algo no nos ha gustado y nos ha hecho ponernos suspicaces, en alerta.

Acto seguido (min. 2’42), mueve la mano derecha hacia la derecha. Eso es la dimensión socioafectiva. Es decir, llevamos la mano derecha hacia la derecha para aquellas cosas que no nos gustan. Por el contrario, solemos mover la mano izquierda hacia la izquierda para referirnos a aquellas cosas que sí nos gustan. Ésta es una herramienta muy útil en negociación: ponle a tu cliente dos productos similares justo delante y pídele que los observe y los vuelva a dejar encima de la mesa. Seguramente, el producto que sitúe a su izquierda será aquel que más le gusta y el derecha el que menos le gusta.

Como véis, en Comunicación No Verbal Científica igual hablamos de Justin Bieber que de Albert Rivera o Miguel Angel Rodríguez. Porque nadie deja de comunicarse a través de su cuerpo.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

El pelo de la mujer de Artur Mas

 

artur mas y mujer captura

Se llama Helena Rakosnik y es la mujer de Artur Mas. La acabo de descubrir. Es la primera vez que la veo en un vídeo y me sirve para explicar qué significa acariciarse el pelo con la mano derecha. La escena ha ocurrido esta mañana, en el día en que se vota la presidencia de la Generalitat y, de facto, independencia sí o no.

En el vídeo, vemos cómo un grupo de simpatizantes de Vox, según la agencia de noticas Europa Press, alzan banderas de España a la vez que increpan a Mas.

Pero lo interesante para nosotros sucede en un segundo plano. Si nos fijamos en su mujer, podemos ver cómo se acaricia el pelo. Acariciarse el pelo puede tener varias lecturas, según la mano que se utilice y la dirección en que se produzca la caricia. Acariciarse el pelo puede ser desde un gesto asociado a la seducción, hasta una voluntad de apartarse de la situación.

Lo primero que quiero aclarar es que las mujeres no nos tocamos más el pelo que los hombres. La diferencia está en el largo del pelo. Nos tocamos más el pelo las personas, hombres y mujeres, que tenemos el pelo largo, porque lo tenemos más presente. Un hombre con el pelo largo se lo acaricia tantas veces como una mujer con el pelo largo. Igualmente, una mujer con el pelo corto apenas se lo toca, al igual que un hombre con el pelo corto.

En segundo lugar, no es lo mismo acariciarse con la mano derecha que hacerlo con la izquierda. Acariciarse con la mano izquierda se puede entender como un gesto de una persona que se encuentra seducida. Si esa mano se dirige hacia nosotros, ¡bingo! Tenemos a una persona que quiere relacionarse con nosotros, que nos busca, que quiere un acercamiento. Pero si es la mano derecha, como en este caso, el significado es totalmente diferente. Lo que se está buscando es disciplinar la relación. Así que no os confundáis de mano, a ver si vamos a tener un problema… 🙂

Ahora fíjate en el vídeo, en el min. 0’24.

¿Puedes sentir cómo Helena Rakosnik busca a Artur Mas con el pelo? La situación le resulta muy violenta e incómoda, y busca el apoyo de su marido para escapar de la situación. Aquí tenemos otro gesto no verbal que nos desvela la verdadera emoción de una persona.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

 

 

La guerra de banderas y la autoridad de Artur Mas

artur mas

Ayer pudimos asistir al envenenamiento político de una fiesta tradicional como la Mercé. Un grupo de políticos se agolpan en el balcón del Ayuntamiento de Barcelona cuando comienza un auténtico forcejeo por ver quién pone qué bandera.

En toda esta pelea, nos fijamos en la figura de Artur Mas, que permanece a un lado de la escena. En los primeros segundos, podemos ver cómo se Mas se intenta mantener al margen de la situación, llegando incluso a mirar hacia otro lado (min. 0’23). Pero enseguida decide meterse a hacer callar a la concejala del PP, Angeles Esteller, con un gesto de la mano derecha arriba y abajo (min. 0’27).

El gesto que te quiero mostrar hoy es el que viene en el min. 0’37. Artur Mas se coge las solapas de su chaqueta y da un pequeño tirón. Esto es una microtracción. Hacemos este gesto semi-consciente (en un principio, lo hacemos sin darnos cuenta, pero podemos llegar a percatarnos de que lo estamos haciendo) cuando queremos reafirmar nuestra autoridad. Angeles Estellés le ha contestado y Artur Mas se reafirma como la persona dominante en ese intercambio de comunicación.

Éste es un gesto habitual por ejemplo en una negociación, o entre un jefe y un trabajador que discuten. La persona que considera que debe tener la posición más dominante es la que va a hacer la microtracción.

En cuanto a la sonrisa que han comentado varios medios que dibujó Artur Mas y de la que he puesto la foto más arriba, siento decirte que no puedo confirmar que se trate de una sonrisa verdadera. Para que sea una sonrisa verdadera (llamada sonrisa de Duchenne en honor al neurólogo francés Guillaume Duchenne), tenemos que ver el movimiento de dos músculos: el músculo cigomático mayor, que es el responsable de que se estiren las comisuras de los labios hacia fuera y suban nuestras mejillas, y el músculo orbicular, que es el músculo alrededor de los ojos que hace que nos salgan las famosas patas de gallo. El primer músculo nos resulta bastante fácil de mover a voluntad. De hecho, lo hacemos de forma voluntaria desde que tenemos unos dos años. Y sonreímos por cualquier motivo, incluso para gestionar emociones negativas.

Pero el orbicular es más difícil de fingir, de hacer adrede. Por eso, para considerar que una sonrisa es verdadera, debemos ver los dos músculos en acción. En esta fotografía, debido a la posición de Mas, con el mentón hacia abajo, así como sus gafas, no puedo ver con claridad si se trata de una sonrisa verdadera o no. Es decir, que podría ser una sonrisa verdadera, causada de forma espontánea, porque la situación le gusta, le alegra. O bien, podría ser una sonrisa falsa, en la que sólo mueve la boca y las mejillas, que podría estar motivada por una emoción positiva (se alegra de la situación), o también por una emoción negativa (se siente incómodo con la discusión). ¿Qué crees tú?

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.