Saltar al contenido

Barcenas

Fernández Díaz y la indemnización en diferido de Cospedal: busca las diferencias

fernandez diaz

Cuando he visto hoy la comparecencia de Jorge Fernández Díaz en el Congreso de los Diputados para dar explicaciones sobre su reunión con Rodrigo Rato, me ha recordado a la famosa rueda de prensa de Cospedal, en la que explicaba la indemnización en diferido que le hicieron a Bárcenas.

Y es que, si nos fijamos en la paralingüística (todo lo relativo a la voz y el discurso, excepto las palabras en sí), podemos ver muchísimas similitudes.

En concreto, en el vídeo que os pongo más abajo, he contado:

– 3 pausas: dejamos de hablar en medio de una frase para pensar lo que vamos a decir después (min. 0’11, min.0’26 y min.0’32)

– 2 lapsus linguae: nos equivocamos de palabras (min. 0’30 y min 0’38).

– 5 repeticiones de palabras o expresiones: repetimos palabras o partes de una frase para aprovechar ese tiempo para pensar (min. 0’24, min. 0’29, min. 0’40, min. 0’49 y min. 0’52).

– 1 aumento de velocidad: decimos una palabra o un grupo de palabras, normalmente al final de la frase, bastante más rápido que el resto. Esto lo hacemos cuando estamos diciendo una mentira y queremos acabar pronto. Así mismo, normalmente bajamos el volumen, porque somos conscientes de que estamos mintiendo, y sentimos vergüenza o apuro.

Eso, en cuanto a la paralingüística. En cuanto a la posición en la que está sentado, podemos ver que tiene el tronco hacia delante y el hombro izquierdo adelantado. Esta posición sentada, en sinergología, se etiqueta como un gesto de duda o de argumento débil, es decir, no se está de acuerdo o se duda de lo que se está diciendo.

Por último, podemos ver durante toda la intervención cómo el Ministro del Interior tiene un sagital inferior, esto es, el mentón hacia abajo. Es un signo de vergüenza.

Aunque Dios me libre de decir que Fernández Díaz está mintiendo, al menos en lo que a la llamada de Rajoy se refiere, os dejo el análisis no verbal para que saquéis vuestras propias conclusiones. Y os dejo los dos vídeos, el del Ministro y el de Cospedal, para que podáis ver las similitudes.

 

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

 

 

 

El Parpadeo emocional

Hay varios tipos de parpadeos. Parpadeamos por necesidades fisiológicas de hidratación de los ojos, aunque también lo hacemos para buscar información en nuestros “archivos” o para “pasar página” en situaciones que no nos gustan. Pero hay un parpadeo que se distingue claramente de los demás, por la larga duración del mismo. Se trata del parpadeo emocional. Con este parpadeo, más lento en su ejecución que el resto de parpadeos, accedemos a información interna de tipo emocional. En el siguiente vídeo, Luis Bárcenas atiende a los medios a su salida de la cárcel.  Fijaos en lo que está diciendo justo cuando hace el parpadeo emocional.

¿Cómo distinguir rápidamente el asco del desprecio?

Paul Ekman, máximo exponente en lo que a la expresión de las emociones se refiere, define una clara diferencia entre la expresión del asco o repugnancia y la expresión del desprecio. Aunque cada una de estas dos emociones tiene muchos matices en cuanto a su expresión, sí se puede diferenciar el asco del desprecio en la nariz, así como en la boca. Mientras que la nariz arrugada es característica del asco, solemos apreciar una falsa sonrisa asimétrica (una comisura más alta que otra) en la expresión del desprecio.

Sonia El Hakim

29_09_2010_16_33_37_551082000barcenas-peineta-RECORTADA