Saltar al contenido

Antonio Pérez

Demostrado: los políticos también se ponen nerviosos

toma posesion alcalde benidorm

Hoy hemos asistido a los plenos de investidura de los ayuntamientos. El protocolo marca los movimientos de cada uno, y hay poco lugar para la improvisación y las emociones. Sin embargo, os aporto hoy otra lectura del acto de investidura del Ayuntamiento de Benidorm, para demostraros que, por mucho que intenten nuestros políticos disimular sus emociones y sobre todo sus nervios, éstos salen en forma de microdisimulaciones, micropicores, algún que otro cruce de manos, además de los balanceos del cuerpo, pequeños olvidos del protocolo, algunas trabas al pronunciar las frases protocolarias, etc.,  que seguro que muchos han notado.

El primero en mostrarnos su nerviosismo ha sido Eugenio García Pérez (min. 06’53). Hace una microdisimulación de la mano izquierda, metiéndosela en el bolsillo. Según lo que sabemos a través de la neurociencia, nuestra mano izquierda expresa nuestro yo, nuestra emotividad. Cuando ocultamos nuestra mano izquierda (en ocasiones, en lugar de la mano, ocultamos el pie izquierdo), estamos escondiendo nuestra emotividad o nuestro yo a los demás. Se da en situaciones de nerviosismo o de mucha carga emocional. En esta misma línea, Leopoldo Bernabeu hace un amago del mismo movimiento (min. 33’15), pero parece que no encuentra la apertura del bolsillo.

María Jesús Pinto tiene un micropicor en el dedo índice izquierdo (min. 08’57) cuando jura su cargo de concejala. Nuestro dedo índice es el dedo de la autoridad. El que sea el de la mano izquierda, hace que pensemos que se trata de su propia autoridad. Nos pica cuando tenemos miedo o reparo en expresar nuestra autoridad. Nos encaja perfectamente con una situación tensa como la de hoy.

Juan García García ha realizado durante unos pocos segundos (min. 11’08) un bucle de manos, llamado manos en cuchillo, que significa una busqueda de protección.

María Teresa Aguila Santos, a diferencia de María Jesús Pinto, no se rasca, sino que esconde su dedo índice, y además es el derecho. La autoridad del otro le molesta. Lo hace justo cuando la Presidenta de la mesa empieza a hablar (min. 20’37).

Por último, un breve comentario sobre el nuevo Alcalde, Antonio Pérez Pérez. En el min. 34’38 tiene un brevísimo micropicor en el meñique derecho. Nuestro dedo meñique es el dedo del corazón, del amor, de la armonía. Un meñique que pica es el de una persona que puede querer ocultar una alegría o bien recordar a un ser querido.

Prueba de que nuestro nuevo Alcalde es humano y se pone nervioso es el bucle de manos llamado “manos lavadas” (min. 50’20). Hacemos el movimiento de estar lavándonos las manos cuando queremos aparentar estar muy bien y controlando la situación, pero en realidad estamos muy nerviosos. Ha sido justo cuando los periodistas se han agolpado entorno a él para fotografiarlo en el momento en que ha acabado el recuento.

Por último, me quedo con el breve pero precioso momento por lo emotivo del mismo en que Toni Pérez recuerda a su madre (min. 57’06). Voz quebrada, pausa y “gota del malestar” (bebemos apenas un trago de agua para “dejar pasar” algo que nos incomoda). Toni Pérez se ha recompuesto enseguida y ha seguido con su discurso. La emoción había pasado.

Para ver el vídeo, pincha aquí

Análisis de las fotos de campaña de los políticos de Benidorm

Ha comenzado el período electoral para elegir a nuestros representantes en las ciudades y pueblos españoles. Los carteles electorales cubren fachadas, farolas, vallas publicitarias, etc. Y Benidorm no iba  a ser menos. Pero analicemos las fotos (por orden alfabético de apellido) que se han hecho los candidatos a la alcaldía de nuestra ciudad, para ver si nos están dando o no la mejor versión de sí mismos.

Comenzamos con la candidata de los Liberales, Gema Amor.

GEMA AMOR

Tiene la cabeza ligeramente ladeada a la izquierda, lo cual es señal de encontrarse a gusto, de dejarse llevar. Un buen gesto, sin duda, que sin embargo se empaña un poco al mostrarnos su parte derecha de la cara. Por muy simétricos que seamos, nuestra parte derecha de la cara es nuestra parte más “controladora”. Nuestra parte izquierda de la cara es por el contrario la parte de la emoción. Pero hay algo que me llama poderosamente la atención. El tamaño de su ojo izquierdo es sensiblemente inferior al de su ojo derecho. He visualizado otras fotos de Gema Amor, y no es que tenga el ojo derecho más grande de lo habitual, sino que tiene el ojo izquierdo más pequeño de lo normal. Esto se puede deber a un momento de tristeza, que puede durar desde horas hasta semanas.

De hecho, aunque está sonriendo, si sólo vemos sus ojos, veremos que sus ojos no nos sonríen, sino que expresan tristeza. La sonrisa que nos muestra Gema Amor en esta fotografía es una sonrisa falsa. Sus ojos no sonríen y su boca no sonríe simétricamente.

GEMA AMOR ojos

Leopoldo Bernabeu, el candidato de Ciudadanos por Benidorm, ha optado por una fotografía en la que sale de frente y sin ladear la cabeza. Su sonrisa es verdadera, puesto que nos “sonríe” también con los ojos. Sin embargo, el mostrar los dientes inferiores (que posiblemente sea algo que forme parte de su forma de sonreir) le da cierto aire de agresividad.

leopoldo bernabeu

 

Josep Bigorra, candidato de Compromís per Benidorm,  es el único alcaldable que ha optado claramente por mostrar su lado izquierdo (el lado emocional). No intenta fingir ninguna sonrisa, como la mayoría de candidatos, sino que aparece en una expresión facial más natural, como si estuviera hablando. Sin embargo, la mano que pone delante de su cara no aporta en este caso ningún elemento positivo, más aún cuando aparece con cierta tensión en las articulaciones. Hubiera sido una foto muy buena de campaña si no hubiera estado esa mano.

compromis elecciones

Seguimos con Rafael Gasent, candidato de Ciudadanos. En su caso, ha optado por mostrarnos su lado derecho, que como he explicado antes, es nuestro lado más controlador. Además, vemos que su sonrisa no es simétrica, con la comisura izquierda más elevada que la derecha. Es una sonrisa posada.

RAFAEL GASENT

Agustín Navarro se muestra en su cartel electoralsin ladear la cabeza y mostrándonos un poco más su lado izquierdo (el emocional) . Sin embargo, la posición corporal que utiliza(pecho adelantado y hombro izquierdo adelantado), es una posición un poco “débil”, por cuanto está definida en comunicación no verbal como “de argumentación débil”. No es la mejor postura para un político.

AGUSTIN NAVARRO

Muy llamativo es el brazo derecho de Toni Pérez, que se interpone entre él y nosotros, que lo protege en una especie de auto-abrazo. Desde luego, no es una postura muy acertada para transmitir confianza y seguridad en sí mismo.

TONI PEREZ

Por otro lado, Toni Pérez nos muestra una sonrisa falsa, asimétrica (comisura izquierda más alta) y con una mirada que no nos sonríe en absoluto.

TONI PEREZ ojos

Analizamos a la candidata de Izquierda Unida, Arantxa Romay. Su cabeza está ligeramente ladeada hacia la derecha, lo cual muestra que está intentando controlar la situación.

ARANTXA ROMAY

Como algunos de sus rivales, Arantxa no nos muestra una sonrisa a través de su mirada. Al contrario, al igual que en el caso de Gema Amor, su ojo izquierdo más cerrado nos transmite tristeza.

ARANTXA ROMAY ojos

María José Sánchez, candidata por Upyd, nos muestra una posición en X. Su cuerpo se dirige hacia un lado y su cara hacia el opuesto. Hubiera sido más congruente su imagen si cara y cuerpo estuvieran dirigidos hacia el mismo lado. Así mismo, presenta en leve lateral derecho que, como en otros políticos, muestra un momento de control. En cuanto a la sonrisa, no podemos decir que se trate de una sonrisa verdadera, sino más bien de una ligera tensión en la comisura izquierda, que refleja que María José es consciente en ese momento que su imagen están en juego.

maria jose sanchez campaña

 

Podemos pues concluir que, aunque se trate de fotos posadas y repetidas una y otra vez, nuestros candidatos nos dejan ver un poquito de ellos mismos y de su forma de ser.

 

 

Políticos de Benidorm debatiendo

El pasado 23 de abril tuvo lugar un debate entre los candidatos del PP, Liberales, Ciudadados y Esquerra Unida de Benidorm.

Aunque he analizado todo el debate, reflejo aquí una pequeña muestra de los elementos que encontramos en los primeros minutos, desde la perspectiva de la Comunicación No Verbal Científica.

En un principio, Gema Amor (Liberales) pone las manos en cuchillo (min. 0’09), que es una forma de protección. A la vez, nos muestra la cabeza ladeada hacia la derecha, que implica que se encuentra en una situación de “control”. Está intentando dominar la situación y controlar sus emociones o su nerviosismo. Estos son gestos absolutamente normales, y más al inicio de un debate televisado.

En el min. 0’45, Antonio Pérez (PP) efectúa un balanceo del cuerpo y justo después pone las manos en cuchillo, y lo hace inmediatamente después de decir “bueno y mal, lo que tiene que hacer un político”. Esto demuestra incomodidad con la conservación.

En la primera intervención de Arantxa Romay (EU), llama la atención su mirada contínua hacia arriba. Problamente, se trata de una persona con una preferencia ocular visual, esto es, procesa la información de forma visual, y por tanto necesita “visualizar” para crear su discurso. Me llama también mucho la atención los pestañeos emocionales que hace al hablar de los ciudadanos. Son pestañeos más lentos, que se realizan desde la emoción.

En el min. 4’06, Rafael Gasent (Ciudadanos) muestra una tensión en la comisura derecha, que nos da a entender que hay algo del exterior que le molesta. Esto lo hace justo después de ironizar sobre el motivo de la visita de Rajoy. Se podría confundir con una sonrisa, pero, al ser asimétrica, nada tiene que ver con una sonrisa. Más bien apoya el comentario irónico que acaba de hacer.

Muy interesante es el aleg (alejamiento del cuerpo) que realiza Rafael Gasent en el min. 5’20. El aleg es una forma de “irnos de la conservación”. Este es siempre un gesto de molestia. La molestia viene reforzada por los labios en ostra (apretados hacia dentro) del min. 5’52.

Gema Amor saca “la lengua de víbora” (se llama así) en el min. 7’45. Este gesto se produce justo después de mencionar que Rafael Gasent había intentado estar en las listas del PP. La lengua de víbora sale cuando se ha hecho un comentario mordaz.

Encontramos después dos microexpresiones. Las microexpresiones son expresiones faciales de emociones que duran menos de un segundo, y que son inconscientes.

La primera (min. 7’59) la hace Arantxa Romay. Es una microexpresión de asco, hablando de la inoportunidad de la visita de Rajoy.

Y la segunda (min. 9’17) pertenece a Rafael Gasent. Es una microexpresión de ira, cuando argumenta que “un presidente tiene que venir a trabajar”.

Especialmente relevante es la microtracción que hace Antonio Pérez de la solapa de su chaqueta (min. 9’32). Este gesto es significativo de querer mostrar la autoridad propia. Viene justo de las palabras “la candidatura que encabezas”.

Pero si tuviéramos que elegir un momento estrella de este debate, en lo que ha comunicación no verbal se refiere, nos iríamos al min. 10’31. Antonio Pérez tiene un lapsus linguae cuando empieza la expresión “la inauguración”. Vemos cómo realiza un pestañeo neuromotor. Este tipo de pestañeo lo hacemos cuando queremos “pasar página”. Ese pestañeo va unido a un sagital inferior (mentón abajo), que puede asociarse en este contexto a un sentimiento de vergüenza. Encontramos un aleg corporal en cuanto Gema Amor le refiere “te referías a la inauguración del centro cultural”. Y, acto seguido, pone las manos con los palmas hacia sí y los pulgares hacia fuera. Esta es una posición típica de contradicción entre lo que se dice y lo que se piensa.

Vemos en muchas ocasiones microrrotaciones de los bolis, en varios de los contertulios. Esto no es necesariamente una muestra de nerviosismo, sino que es más bien un gesto semiconsciente cuando se está pensando, meditando, creando una argumentación.

Como valoración general, y contrariamente a lo que figura en el título de este vídeo, y en lo que a la comunicación no verbal se refiere, podemos decir que tanto Toni Pérez(PP) como Rafael Gasent(Ciudadanos) se encontraban nerviosos durante prácticamente todo el debate. Antonio Pérez tuvo además dos lapsus linguae (“inauguración” y “caso Brugal”). Por su parte, Gema Amor (Liberales), tuvo una posición de dominio de la situación, liderando buena parte del debate.

Todo esto analizado desde la comunicación no verbal. Nada se analiza del contenido del discurso.