Saltar al contenido

Albert Rivera

Las fotos de Obama con Rivera, Iglesias y Sánchez

Os dejo este vídeo que he grabado a raíz de las fotografías que se han difundido de Obama con Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera, y que se han hecho virales bajo el comentario de que es con Iglesias con el que Obama se sentía más cómodo. Éstas son las fotos:

obama-sanchez-iglesias-rivera-efe-13072016-1

Y éste es el análisis. Si os gusta el análisis, os pido un “me gusta” en el vídeo de youtube, para animarme a hacer más vídeo-análisis como éste. Gracias.

Si prefieres leer un artículo sobre el tema, puedes pinchar aquí.

 

 

La comunicación no verbal de Albert Rivera

Acabamos los análisis de la comunicación no verbal de los principales candidatos a la Presidencia del Gobierno con el análisis de Albert Rivera. Pincha sobre la foto para ver el vídeo.

20160606 - Albert Rivera

Albert Rivera es quizá el candidato con una gestualidad más elegante. Utiliza gestos expansivos que le permiten comunicar muy bien su mensaje. Sin embargo, su tendencia a buscar el control en todas las situaciones provocan sus ya característicos signos de nerviosismo cuando no tiene ese control.

En cuanto a la voz, a pesar de tener la voz menos fuerte de los cuatro, su dominio vocal le permite sobreponerse a ese punto de partida negativo, resultando una voz armoniosa y melódica.

En cuanto a su apariencia, es el que más joven se ve, no sólo por su estilo en el vestir, sino también por su cara juvenil.

Por último, hemos comentado el cara a cara que mantuvieron ayer Albert Rivera con Pablo Iglesias. Me han pedido un veredicto sobre quién ganó el cara a cara. Para leer el análisis completo del cara a cara puedes pinchar aquí.

 

Pedro Sánchez, el más alto

Pedro-Sanchez emoción

Al menos de eso presumió en el programa El Hormiguero al día siguiente del debate a cuatro: de haber sido el más alto. No sé hasta qué punto presumir de eso es políticamente correcto, y más delante de una persona especialmente bajita como es Pablo Motos. Pero lo cierto es que la altura, y, en general, la buena planta, sí dan un punto a favor en cuanto a la primera impresión. Sin embargo, sólo se convierte en ventaja competitiva cuando todos los demás parámetros son iguales. Es decir, si Pedro Sánchez tuviera la dialéctica de Albert Rivera o la mente rápida de Soraya Sáenz de Santamaría o la estrategia dominante verbal y no verbal de Pablo Iglesias, su altura, y, por qué no decirlo, su buena presencia, su atractivo, serían un punto a su favor.

Este hombre alto, tanto en los mítines como en los debates, carece de naturalidad. Y ésa es una cualidad que los ciudadanos exigimos a nuestros políticos. Que nos hablen desde la emoción, desde el sentimiento. La mayoría de ellos, a fuerza de repetir una y otra vez, y hasta la saciedad, el mismo discurso, las mismas ideas, incluso las mismas frases, como si de un mantra se tratase, pierden esa frescura del discurso verdadero, del discurso emocionado. Un truco: cuando queráis decir una mentira y que no se os note, repetidla hasta aburriros. La emoción acaba desapareciendo y la decís de forma automática. Así es más difícil pillar las mentiras (ojo, para las personas entrenadas en comunicación no verbal científica es más difícil, pero no imposible 😉 ).

En el caso de Pedro Sánchez, este fallo en la naturalidad toma unas dimensiones proporcionales a su estatura. Podemos ver una gran diferencia en cuanto a su paralingüística (todo lo relativo a la voz, excepto las propias palabras) entre los debates y mítines, y otro tipo de intervenciones, como la del martes pasado en El Hormiguero. Ahí sí estaba siendo él mismo; su risa era verdadera, nada que ver con la sonrisa nerviosa que exhibió en el debate, propia de quien no tiene la respuesta a algo que no le gusta y su último recurso es reir.

Fijaos la diferencia entre estos dos vídeos:

¿Notáis la diferencia de voz cuando es natural y cuando está siguiendo un guión?

En las grandes citas electorales, el estilo comunicativo de Pedro Sánchez no está tan claramente definido como el de Albert Rivera (puedes leerlo pinchando aquí). Quizá ello es debido a que está demasiado enfrascado, artificial. Sin embargo, podemos ver cómo es en formatos sin corsés, distendidos. Ahí vemos a una persona con un estilo de comunicación conquistador bajo positivo. Es conquistador por el tipo de gestos que hace, al igual que Albert Rivera. Es muy buena señal para un político de primer nivel como Pedro Sánchez tener un estilo conquistador, porque es con el que mejor se transmite. Sin embargo, es conquistador bajo, porque escucha más que habla. Si fuera conquistador alto, como lo es Albert Rivera, tomaría la palabra más a menudo. De hecho, en el gran debate a cuatro del lunes pasado, pudimos ver en la ya famosa “sala del tiempo” que era el que menos había hablado de los 4 candidatos. Pero un punto muy a su favor, es que es conquistador positivo; es decir, permite que los demás brillen. Al contrario que Albert Rivera, que sufre cuando no es él que tiene la palabra, Pedro Sánchez deja hacer a los demás.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

 

 

La comunicación no verbal de Albert Rivera, el yerno ideal

conquistador albert-rivera

Es unos de los candidatos a la presidencia del gobierno más atractivos, en el sentido más amplio de la palabra.

Nos atrae su discurso coherente, elegante y su mente rápida. Nos atrae su juventud, su físico, su sonrisa.

Es el “yerno ideal”.

Pero, qué más hay detrás de este candidato, aparte de su mensaje. Vamos a ver algunas claves que nos aporta la comunicación no verbal científica sobre él, y que debemos tener en cuenta a la hora de decidir nuestro voto.

  • Albert Rivera es controlador. En el sentido amplio de la palabra. Esto no es ni bueno ni malo a priori, siempre que no se llegue a ningún extremo. Una persona controladora es una persona a la que gusta tener todos los cabos atados, que no nadie se salga del plan previsto, que no haya sorpresas. ¿En qué podemos darnos cuenta de esto? Por un lado en su rotativo: tiene un rotativo derecho de preferencia. Es decir, suele hablar dándonos su lado derecho de la cara. Esto lo hace para poder mirar con su ojo derecho. Cuando hacemos esto, estamos en situación de control, vigilantes (puedes ver un ejemplo de rotativo derecho pinchando aquí).
  • Albert Rivera siente miedo. En realidad, nos ponemos nerviosos cuando nos enfrentamos a situaciones en las que tenemos miedo a algo: a no hacerlo bien, a no estar a la altura, a hacer el ridículo, a no conseguir nuestro objetivo, a que el otro sea mejor que nosotros, a que surjan imprevistos, etc. Esa emoción la intenta apaciguar a través de innumerables micromovimientos que, a poco que lo hayáis observado, habréis notado. Por ejemplo, hace balanceos del cuerpo de un lado a otro, tiene un micropicor contínuo en el dorso de la mano derecha, hace movimientos manipuladores con su ropa, hace el gesto de manos lavadas, etc. Todos estos gestos implican incomodidad, nerviosismo. Os quiero explicar también un micropicor que le he visto en alguna ocasión. Es el del meñique derecho. Fijaos primero en el vídeo (min. 0’10).

Nuestros dedos meñiques son los dedos de la armonía. Un dedo meñique que pica es el de una persona que se siente mal. En este caso, es el derecho. Albert Rivera se siente mal por la situación.

  • En cuanto a su estilo de comunicación, es fantástico. Conquistador, lo llamamos en comunicación no verbal científica. En concreto, conquistador alto negativo. Es decir, hace gestos envolventes que nos meten dentro de su burbuja, gesticula mucho con las manos para ayudarse a tansmitir mejor su mensaje. Por eso es conquistador. Es conquistador alto porque habla mucho. Si fuera conquistador bajo escucharía más que habla. Pero no es el caso. Le gusta hablar. Es conquistador negativo porque cree que los demás no son capaces de hacerlo igual de bien que lo hace él. Si pudiera, le quitaría la palabra a sus propios colaboradores, porque cree que él lo hace mejor. ¿No me creéis? Mirad este vídeo de la rueda de prensa que dio Ciudadanos al día siguiente de las elecciones autonómicas y municipales. Desde el principio se ve a Albert Rivera tremendamente tenso (manos lavadas, micropicor en el dorso de la mano derecha), mientras habla Inés Arrimadas, pero, en el min. 0’35 llega al punto de pronunciar la palabra “mínimos” que está diciendo Inés Arrimadas. Querría quitarle el atril y el micro a Inés para ponerse él. De esta forma, controlaría la situación, y considera que él lo haría mejor.

Se trata por tanto de una persona con innegables dotes de comunicación, pero también con algunos rasgos de carácter que hay que tener en cuenta a la hora de votar. Por supuesto, yo os doy la información desde el punto de vista no verbal. La decisión está en vuestras manos, y, claro está, no todo se centra en el candidato: hay que valorar también el programa y sus expectativas de cumplimiento.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

 

 

 

La doble cara de los candidatos

imgme, myself and irene3

Después de la resaca del debate electoral del lunes pasado, hoy me he propuesto hacer un artículo un poco más light, a ver si destensamos el ambiente, que hay mucha presión política a estas alturas de la campaña. Así que os voy hablar de la asimetría de nuestras caras. Todos tenemos cierta asimetría en el rostro, a unos se nos nota más y a otros menos. De hecho, os confieso que cuando aprendí la técnica de la lateralidad de los rostros, hice la prueba con una foto mía. Y yo creo que aún estoy traumatizada. Esto que os voy a enseñar practicadlo con famosos que no conocéis personalmente o con personas que no tienen ningún complejo. Yo ya os digo que aún no lo he superado.

Ya que estamos en campaña electoral, he hecho este “juego” con los 6 candidatos a la presidencia del gobierno. Consiste en utilizar una foto en la que la persona esté de frente y mirando a cámara, y dividirla en dos lados, el izquierdo y el derecho. Luego se ponen en espejo, creando así una foto simétrica con dos lados izquierdos y otra foto simétrica con dos lados derechos. Os pongo las fotos (por orden alfabético del apellido) y luego os explico para qué sirve esto. Os pido disculpas porque algunas fotos son de mala calidad. Es muy difícil encontrar fotos en internet en las que alguien esté posando completamente de frente, mirando a cámara sin poner la mano delante, sin ladear la cabeza, etc.

Alberto Garzón

alberto garzon
FOTO ORIGINAL
alberto garzon 2 IZQUIERDO
DOS LADOS IZQUIERDOS
alberto garzon 2 DERECHO
DOS LADOS DERECHOS

 

Andrés Herzog

herzog
FOTO ORIGINAL
herzog 2 izquierdos
DOS LADOS IZQUIERDOS
herzog 2 derechos
DOS LADOS DERECHOS

 

Pablo Iglesias

 

pablo iglesias
FOTO ORIGINAL
pablo iglesias 2 izquierdos
DOS LADOS IZQUIERDOS
pablo iglesias 2 derechos
DOS LADOS DERECHOS

 

Mariano Rajoy

mariano rajoy 2
FOTO ORIGINAL
mariano rajoy 2 izquierdo copia
DOS LADOS IZQUIERDOS
mariano rajoy 2 derechos
DOS LADOS DERECHOS

 

Albert Rivera

Albert-Rivera (1)
FOTO ORIGINAL
Albert-Rivera 2 IZQUIERDO
DOS LADOS IZQUIERDOS
Albert-Rivera 2 DERECHOS
DOS LADOS DERECHOS

 

Pedro Sánchez

PEDRO-SANCHEZ-001
FOTO ORIGINAL
PEDRO-SANCHEZ 2 izquierdos
DOS LADOS IZQUIERDOS
PEDRO-SANCHEZ 2 derechos
DOS LADOS DERECHOS

 

Y ahí va la explicación. Nuestro cerebro no tiene las mismas funciones en los dos hemisferios. Aun estando conectados entre sí por el cuerpo calloso, cada uno tiene unas funciones diferenciadas. Así, el hemisferio derecho se ocupa más bien de las funciones que tienen que ver con las emociones, con el yo, con la espontaneidad.

En el hemisferio izquierdo, por el contrario, se encuentran las funciones más racionales, que tienen que ver con el lenguaje, con el cálculo, el razonamiento, el control.

Hay un fenómeno de decusación (cruce), por el cual el hemisferio derecho (el “emocional”) controla nuestro lado izquierdo del cuerpo y de la cara. Y nuestro hemisferio izquierdo (el “racional”) controla nuestro lado derecho del cuerpo y de la cara.

En el primer lugar donde se aprecia la diferencia en la actividad cerebral es en el rostro. Por eso, nuestro lado izquierdo de la cara suele ser de facciones más suaves, de mirada más dulce. Y nuestro lado derecho de la cara normalmente es más duro, con la mirada más afilada. Ahora volved a mirar las fotos.

Os pongo otro ejemplo, esta vez de Steve Jobs.

stevejobs
FOTO ORIGINAL
stevejobs2izquierdos
DOS LADOS IZQUIERDOS
stevejobs2derechos
DOS LADOS DERECHOS

 

Para acabar, os pongo un ejemplo en el que se ve perfectamente el concepto de lateralidad y que me llamó mucho la atención cuando estaba estudiando. Fue el caso de José Bretón. El día en que la guardia civil lo llevó a hacer la reconstrucción de los hechos del crimen de sus dos pequeños, le tomaron esta foto:

 

jose breton
FOTO ORIGINAL

 

Fijaos en su lado izquierdo:

jose-breton 2 partes izquierda
DOS LADOS IZQUIERDOS

 

Y ahora fijaos en su lado derecho: ¿véis la diferencia hasta en la expresión respecto al lado izquierdo?

jose-breton 2 partes derecha
DOS LADOS DERECHOS

 

Por cierto, ¿os habías fijado en que el cartel de la película Yo, yo mismo e Irene de Jim Carrey que he puesto al principio tiene los lados cambiados? 😉

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

Superfan de Soraya

debate

Señores, lo confieso. Anoche me hice superfan de Soraya. No porque fuera la única mujer del debate o porque los demás candidatos le sacaran cabeza y media, sino porque nos ha regalado unos momentos no verbales para la posteridad. Voy a hacer un repaso a todos los candidatos, y me dejo a Soraya para el final.

Hoy hemos presenciado un debate histórico, de esos que hay que marcar en rojo en el calendario. No sólo porque era un debate a cuatro, sino, desde el punto de vista no verbal, porque los candidatos no tenían un atril detrás del que esconder sus nervios. Han debatido sin protección, a programa electoral descubierto, y eso, a los que nos dedicamos a esto, nos permite percibir el estado de ánimo real de los debatientes.

Ya desde el posado de antes del debate, se puede percibir cómo está cada uno.

debate posado2 debate posado

Pablo Iglesias:

Como nos tiene acostumbrados, adopta una postura dominante. Abre las piernas, y posiciona las manos como un vaquero listo para disparar (puedes leer más sobre su postura de dominio pinchando aquí).

Durante todo el debate, mantiene su postura de “macho alfa”, pero ésta se ve un poco menguada por el sudor de sus axilas. Aparenta mucha tranquilidad, pero el sudor le resta. Una camisa blanca hubiera evitado este fallo.

debate pi sudor

¿Dónde condensa los nervios? En el boli. Si os fijáis, el boli es su compañero durante todo el debate. Hace microrrotaciones (p. ej., min. 8’40) y microgolpes (p. ej., min. 4’49). La tensión está saliendo por ahí. Normal, por otro lado, que haya tensión, teniendo en cuenta lo que se juegan. Es muy probable que haya utilizado el recurso del boli (bic cristal, por cierto), para no hacer determinadas posiciones de manos que nos hicieran percibir sus nervios.

debate pi boli

Por cierto, lo he visto mucho menos sonriente que lo que venían siendo habitual en los últimos días.

Pedro Sánchez:

Podemos ver cómo mezcla el intento de dominio con la necesidad de protección. Si bien abre las piernas como Pablo Iglesias, en posición dominante, sus manos le delatan: las manos en cuchillo indican una ligera protección. Me siento cohibido y por eso me protejo haciendo una pequeña barrera con las manos. Además, podemos ver en muchas ocasiones, la tensión en su mandíbula. Está tenso, y aprieta los dientes.

debate ps manos cuchillo

Me resulta muy llamativa la risa fingida que utiliza en alguna ocasión como recurso cuando no está de acuerdo con sus adversarios (p. ej., min. 53’20). La risa es la expresión que mejor hacemos a voluntad. De hecho, aprendemos a sonreir voluntariamente (es decir, sin sentir alegría de verdad) antes de cumplir los dos años de vida. Pedro Sánchez utiliza la sonrisa socarrona para hacer ver su oposición al argumento del otro.

Por último, muy interesante es el rotativo izquierdo que nos ofrece al final del debate, en su minuto decisivo. Nos muestra el lado izquierdo de su cara dirigiendose directamente a nosotros.

debate ps riCuando hablamos mostrando nuestro lado izquierdo de la cara, estamos mostrando nuestro lado más emocional, estamos intentando empatizar con la otra persona. Pedro Sánchez utiliza su minuto de oro para apelar a nuestra emoción.

Albert Rivera:

Al igual que Pablo Iglesias ha vuelto a su semblante serio de siempre, Albert Rivera ha vuelto a sus gestos manipuladores, de nerviosismo a los que nos tenía acostumbrados, y que en el debate a tres de hace unos días había mantenido a raya. Supongo que, a estas alturas, la tensión está a flor de piel, y eso les pasa factura a los candidatos.

Ya desde el principio, vuelve a su micropicor habitual en el dorso de la mano derecha.

debate ar micropicor mano

En comunicación no verbal científica, un micropicor se define como un leve picor ocasionado por un malestar, que no dura más de 5 o 6 segundos y que no deja ningún rastro en la piel cuando se rasca. Os pongo un ejemplo muy evidente: si yo me enfado mucho con alguien, mi cerebro ordena llevar sangre extra a mi puño. Si no pego a esa persona, ese exceso de sangre pica, y siento un micropicor en el puño, que asociamos a la agresividad. Hay cientos de micropicores etiquetados en comunicación no verbal científica con al menos un 85% de fiabilidad; unos más evidentes como el que os acabo de explicar y otros, como el que hace Albert Rivera en el dorso de su mano, que implica un intento de control de su emoción.

Además de este micropicor, durante todo el debate realiza balanceos del cuerpo, levantando incluso los pies del suelo (p. ej., min. 6’50) así como el gesto de “manos lavadas” (p. ej., min. 3’45). Ambos gestos implican incomodidad.

Estos gestos le van a acompañar durante todo el debate, hasta el minuto final. No cabe duda de que Albert Rivera sentía mucha presión en este debate.

Soraya Sáenz de Santamaría:

Me he dejado lo mejor para el final. Soraya mantiene una postura corporal muy neutra durante casi todo el debate, lo cual parece un tanto artificial, como si le hubieran aconsejado que no se mueva mucho, que hay unos cuantos analistas escudriñando sus gestos. Sin embargo, es la que más información nos aporta. ¿El motivo? Seguramente su falta de experiencia en este formato. Me explico: los demás candidatos estaban repitiendo los mismos argumentos y, en ocasiones, hasta las mismas frases, que vienen diciéndonos durante toda la campaña. Cuando repito muchas veces algo, dejo de sentir emoción, me distancio de lo que digo. Si dejo de sentir emoción, los gestos inconscientes que aparecen fruto de la emoción (la mayoría de los gestos que estudiamos en comunicación no verbal científica), desaparecen. Si además, ya les he oido a los demás decir sus argumentos, ya no me cae de nuevas y no salta mi emoción. Por eso, de los otros tres candidatos sólo os puedo hablar de cómo muestran su nerviosismo y poco más. Sin embargo, la falta de discurso repetido por parte de Soraya hace que tengamos una mina de oro gestual.

Lo primero que me llama la atención de Soraya es su sagital superior.

debate soraya ss

El sagital superior (mentón hacia arriba) se presenta en situaciones en que me siento superior, o bien en personas con cierta prepotencia. En este caso, el hecho de que ella sea mucho más bajita que el resto de candidatos y periodistas no influye, ya que hay suficiente distancia como para que pueda dirigirse a cualquiera de ellos mirándole a los ojos sin necesidad de levantar el mentón. Este gesto lo mantiene también en su minuto final, lo cual puede restarle conexión con los votantes.

Otro gesto maravilloso que nos regala Soraya es un no falso. Hablando de los recortes (min. 38’10), Ana Pastor le pregunta si van a hacer más recortes. Soraya dice “no” mientras niega con la cabeza. Es un no falso, porque empieza mostrando su mejilla izquierda. Puedes leer más sobre el “no falso” pinchando aquí. El no falso puede implicar mentira o duda. No tengo claro si vamos a hacer más recortes o no, o bien tengo claro que vamos a hacer más recortes.

Como era de esperar, la respuesta al tema de la corrupción (min. 56’29) la tenía más que ensayada. El ritmo del discurso es bastante diferente al que utiliza en el resto de intervenciones (excepción hecha del minuto final, que también, lógicamente, está ensayado), con más pausas, más lento.

Pero otra cosa es cuando hablan los demás.

Cuando Pablo Iglesias le espeta “sé fuerte Luis, sé fuerte” en clara alusión al caso Bárcenas (min. 1’00’00), Soraya reacciona diciendo “paga Sr. Monedero, paga”. Y acto seguido tiene un micropicor en la nariz que rasca con el dedo hacia fuera.

soraya debate ss micropicor desprecio

Éste es un micropicor de desprecio. Nada más que decir sobre el tema.

Pero además, cuando interviene Albert Rivera y le reconoce el mérito por acudir al debate (min. 1’03’33) hace un parpadeo emocional. Albert Rivera dice “tiene Ud. mérito y se lo reconozco” y Soraya parpadea. Si os fijáis, ese parpadeo es más largo de lo normal. Hay varios tipos de parpadeo, y éste se produce como consecuencia de algo que nos emociona, que nos gusta o, como seguramente será en este caso, que nos duele. Touché, Albert.

También tiene tiempo Soraya de deleitarnos con una microexpresión de asco al hablar de la reforma de la Constitución (min. 1’32’25). Está diciendo “qué gana España de ser un estado federal de un estado descentralizado”. Y ésta es su expresión:

debate ss microexpresión asco

Y, por último, vamos a ver un micropicor de mentira. Pedro Sánchez acaba de decir que el Partido Socialista ha demostrado que es garante de la unidad de España (min. 1’33’05). Y Soraya se rasca la nariz con el dedo en horizontal. Cree que Pedro Sánchez está mintiendo.

debate ss micropicor mentira

Como véis, no puedo más que hacerme fan de Soraya Sáenz de Santamaría y desear que vuelva a algún debate antes de que acabe la campaña electoral.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

debate video

 

Debate de El Pais: tres candidatos y tres estilos diferentes

debate 01

Dos horas. Eso es lo que duró el debate de anoche organizado por El País, en el que sobresalía de la escena un atril vacío, el del candidato que no ha querido acudir a debatir con los otros tres elegibles. Así que hablemos de los que sí fueron. Después de ver las dos horas de debate, cada vez tengo más claros los estilos de comunicación tan diferentes de nuestros candidatos. En el caso de Albert Rivera y Pablo Iglesias, los veo bastante acordes a sus ideas, son congruentes con el modo de vida que defienden. Pero otra cosa es el candidato socialista.

Lo primero que vamos a ver es la foto del saludo.

debate saludo

Aparte del baile de manos que vemos, un poco raro, en plan pulpo, pero comprensible para que todos puedan darse la mano, vamos a fijarnos en las caras de los tres. Para abreviar el análisis os digo:

  • Albert Rivera: sonrisa falsa. Claramente, porque la comisura izquierda está más elevada que la derecha. Cuando la sonrisa es verdadera, es simétrica.
  • Pedro Sánchez: leve sagital inferior (mentón un poco hacia abajo). Quiere agradar, quiere seducir.
  • Pablo Iglesias: sonrisa verdadera. ¿Véis ahora como las comisuras son simétricas?

Sigamos. Albert Rivera:

Durante todo el debate podemos ver lo que ya vengo diciendo desde hace unos cuantos posts. Albert Rivera es de rotativo derecho, es decir, suele hablar mostrando la parte derecha de su cara, para poder mirar con su ojo derecho. Esto es porque es una persona controladora, en el sentido amplio de la palabra. Le gusta tener todo bajo control, le gusta controlar, reprimir sus emociones. Me ha llamado mucho la atención la ausencia casi total de gestos de nerviosismo a los que nos tiene muy acostumbrados. ¿Habrá leído lo que algunos expertos hemos publicado sobre él?

En cuanto a su ropa, como siempre. Nos tiene acostumbrados a una imagen muy pulcra.

En cuanto a Pablo Iglesias:

Lo voy notando conforme avanza el tiempo. Cada vez sonríe más. Al principio, casi os diría que desde antes de ser político, cuando le invitaban a las tertulias en calidad de politólogo, Pablo tenía siempre un semblante muy serio, con la glabela muy marcada (la arruga que nos sale entre las cejas cuando fruncimos el ceño). Sin embargo, quizás por consejo de su asesor de comunicación, sonríe cada vez más. A lo mejor, su asesor ha leído sobre la importancia de la sonrisa (algo que, por contra, domina muy bien Albert Rivera). Y es que, según un estudio del año pasado de la Universidad de York, la sonrisa es la que nos hace parecer más accesibles a primera vista.

Mención aparte merece su vestuario. A mí personalmente me gusta que vista desenfadado, pero quizás el debate era una buena ocasión para ponerse algo por encima de la camisa. Si una americana queda muy burgúes, podría haber sido otro tipo de chaqueta. O, al menos, se podía haber abrochado las mangas. Y es que también comunicamos con la ropa. Debemos guardar siempre nuestro estilo, pero en equilibrio con el lugar adonde vamos. No creo que Mújica sea sospechoso de ser de ultraderecha, y, cuando hace falta, se pone una chaqueta.

mujica

Y ahora vamos con Pedro Sánchez. Este candidato utiliza la voz como en un anuncio. No es natural. El discurso así pronunciado queda un poco “enlatado”. Eso es lo que llevo observando en todas sus intervenciones. Pero en este debate, además, lo he encontrado muy tenso. La mandíbula estaba tensa y el labio superior también, provocando en numerosos momentos microexpresiones como ésta que os pongo en la foto.

debate pedro sanchez labio

Aún así, si me lo permitís, yo pongo en valor el que haya acudido a este debate con los dos monstruos de la comunicación política que son Albert Rivera y Pablo Iglesias. Su valentía, que no todos comparten, le honra.

En cuanto a su vestimenta, era exactamente la media entre Pablo Iglesias y Albert Rivera. Con americana como Rivera pero sin corbata como Iglesias. En mi opinión, muy acertado.

Y voy a acabar este análisis con el minuto de oro que les concedió el moderador al final del debate a cada uno de los candidatos (min. 1:53:00).

Tanto Rivera como Sánchez intentan empatizar con el electorado. Por eso vemos rotativos izquierdos, es decir, que giran varias veces su cara para mostrar su lado izquierdo, su lado más emocional. Cuando queremos agradar a alguien, inconscientemente, le mostramos nuestro lado izquierdo de la cara. De hecho, en una situación de seducción o flirteo, es muy habitual ver rotativos izquierdos por parte del que quiere seducir.

debate albert rivera RI debate pedro sanchez RI

Pablo Iglesias, sin embargo, sólo mira a cámara al principio y al final de su minuto de oro. En las entremedias, mira al moderador. No busca la conexión con el electorado, sino que apela a la razón, a que “se lean los programas”. Muy interesante es el gesto de la mano izquierda en el bolsillo, que le viene acompañando durante casi todo el debate. Para los que me seguís habitualmente, ¿sabéis qué significa? 😉

debate pablo iglesias mdmi

Puedes ver todo el debate aquí:

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

 

 

 

 

Las manos de Albert Rivera y otros trucos del candidato más valorado

Artículo de El Mundo en el que he tenido el honor de colaborar.

 

albert rivera el mundo

 

Sonia El Hakim, experta en comunicación no verbal científica, lo llama “micropicores”. “Intenta mantener el control de sus emociones. De hecho, podemos verlo cuando no está hablando con continuos micropicores, tanto en el dorso de la mano (control de la emoción) como en el dedo meñique (represión del malestar), lo que es significativo de cierto nerviosismo o malestar que intenta ocultar”.

“Para Sonia El Hakim, Rivera es un “conquistador”, capaz de atraer a quien le está viendo, de “meterle en su burbuja”. “Cuando habla, da una imagen de confianza en sí mismo gracias a un impecable movimiento de manos y una paralingüística excelente, pero también se le ve un deseo de mantener el control de lo que él hace y de lo que hacen los que están a su alrededor”.

El Hakim pone como ejemplo esta intervención de Inés Arrimadas [ver vídeo]. Albert Rivera repite la posición de la manos y hasta susurra una palabra a la vez que Arrimadas (“mínimos”, minuto 0:35).

“Está inquieto, nervioso, querría estar hablando él. Hace el micropicor porquequiere dominar el discurso de Inés Arrimadas, pero no puede, porque la que está hablando es ella. Por eso se le escapa incluso el pronunciar la palabra”. Una teoría que alimenta las críticas al líder de Ciudadanos por su excesivo control sobre sus candidatos.

 

… sigue leyendo: http://www.elmundo.es/espana/2015/11/24/5613f065e2704ed0198b45dd.html

El vaquero, el elegante y el tímido

peli oeste

Después de escribirlo (tengo la mala costumbre de escribir primero el título y luego el contenido) este título me parece sacado de una peli del oeste. En realidad, no hablo de forasteros ni de forajidos, sino de hombres mucho más cercanos a nosotros: Pablo Iglesias, Albert Rivera y Alberto Garzón.

Estos tres políticos de nuevo corte, candidatos a la presidencia del gobierno, se han prestado a responder en directo a preguntas de una muestra representativa de la ciudadanía en el programa La Sexta Noche. Este sábado pasado le tocó el turno a Pablo Iglesias, y, desde el primer minuto, me llamó mucho la atención su forma de situarse frente a las personas que le preguntaban. Así que me ha picado la curiosidad por ver cómo habían afrontado la misma situación los otros candidatos.

Por orden de aparición, vamos a ver a Alberto Garzón:

alberto garzón la sexta

Alberto Garzón adopta una posición de cierta incomodidad o timidez. Fijaos en su mano izquierda. Está oculta en su espalda. Así mismo, su pierna izquierda está más atrasada. Esto, para los que seguís este blog, ya sabéis lo que significa. A los que os habéis incorporado, os explico que la microdisimulación de la mano o del pie izquierdos es un síntoma de timidez o vergüenza. Podéis leer toda la explicación en este otro post. Este sentimiendo es absolutamente normal en este caso. Rodeado de un montón de personas que le van a hacer preguntas que desconoce previamente y a las cuales tiene que contestar en el momento y bajo el escrutinio de millones de personas y de muchos analistas y líderes de opinión. Absolutamente normal ponerse nervioso.

Seguimos con la postura de Albert Rivera:

albert rivera la sexta

Tiene las piernas ligeramente abiertas, esto es, mostrando una cierta seguridad, pero sin pasarse. Las manos están siempre a la vista, lo que le da un aire de seguridad. Como siempre, tiene un micropicor constante en el dorso de la mano derecha. Este micropicor le acompaña allá donde va, e implica un intento de controlar sus emociones. Supongo que se pone nervioso ante estas situaciones (¿y quién no?), y su forma de que salgan esos nervios y no se le noten en otro aspecto de su gestualidad o su discurso es con ese micropicor. Por lo demás, su postura es muy elegante en términos no verbales.

albert rivera la sexta micropicor

Ya hemos visto al tímido y al elegante. Le toca al vaquero:

postura pablo iglesias la sexta

Fijaos en el porte que adopta Pablo Iglesias desde el principio. Piernas muy abiertas, y manos en pronación (quiere decir, que se ve la parte externa de la mano, no la palma). Ésta es una postura típica de dominio. Domino la situación (o quiero dominarla, si lo hago conscientemente), y por eso me hago más grande, abriendo mis piernas. En cuanto a las manos, cuando estamos en una situación de fragilidad y/o de entrega al otro, mostramos nuestra parte interna de manos y brazos, nuestro lado más vulnerable. Cuando estamos a la defensiva y/o cuando dominamos la situación, mostramos nuestra parte externa de brazos y manos. Su postura dominante me recuerda otro post que escribí sobre él, y en el que se lo hizo pasar un poquito mal a Rajoy (puedes volver a leerlo pinchando aquí).

Como véis, tres políticos y tres formas muy diferentes de situarse frente a lo desconocido; en este caso, las preguntas de los ciudadanos.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

Cómo se sientan Albert Rivera y Pablo Iglesias

albert rivera moncloa

pablo iglesias moncloa

Qué mensaje tan diferente el que nos lanzan Albert Rivera y Pablo Iglesias con su forma de sentarse en la reunión que cada uno tuvo con Mariano Rajoy esta semana. Pero sobre todo, qué mensaje tan diferente es el que le lanzan a Mariano Rajoy con su postura corporal. De hecho, Rajoy se sintió muy incómodo con uno de ellos y no tanto con el otro. Vamos a analizarlos.

Comenzemos por Albert Rivera (utilizo el orden en que se reunieron, para evitar susceptibilidades). Albert Rivera tiene una postura sentada que denota interés, con el tronco hacia delante. Además, adopta una postura más “sumisa” que la de Rajoy, con las piernas más cerradas que las del Presidente, las manos hacia dentro. Una postura que podríamos calificar de postura beta. Además, se rasca el dorso de la mano derecha (min. 0’37), gesto muy habitual en él y que podemos ver en todas sus apariciones. Este gesto implica su voluntad de controlar su emoción. Se pone nervioso y ese gesto le tranquiliza. Los nervios los expresa también con el gesto de manos lavadas (mover las manos como si se las estuviera lavando) en el min. 0’56. Las manos lavadas es un gesto de incomodidad con la situación.

Podemos ver que Rajoy está en este encuentro más tranquilo que Rivera. Rajoy domina la situación y es Albert Rivera quien adopta la postura más sumisa.

Pero qué diferente es el encuentro con Pablo Iglesias. Pablo se sienta con una clara elerarquía horizontal; es decir, ocupa el máximo espacio posible con su cuerpo. Esta postura es típica de los machos alfa. Como hacen los machos dominantes en los documentales de la 2, Iglesias ocupa el máximo espacio posible con su cuerpo para demostrar su dominio. No es la primera vez que os explico su forma de sentarse. Podéis ver cómo se sentó cuando le entrevistó Ana Rosa Quintana pinchando aquí. Pero lo más interesante es ver la reacción de Rajoy ante el despliegue de Pablo Iglesias. Mira el vídeo primero.

Pablo Iglesias se sienta apoyando las manos sobre los brazos del sofá, con la pierna cruzada, y permanece inmóvil durante toda la sesión con los fotógrafos, como si lo tuviera estudiado.

Rajoy, sin embargo, es esta vez el que está más incómodo. Hace el gesto de manos lavadas (min. 0’01), se revuelve en el asiento (min. 0’11) por la incomodidad, hace una microtracción a su corbata (min. 0’12), lo que implica voluntad de marcar su autoridad, y acaba poniendo las manos en V (min. 0’18). Las manos en V es una muestra no verbal de autoridad. Nos dicen “aquí soy yo el que manda”. Aunque lo cierto es que añade cierta tensión en las articulaciones de los dedos al hacer este gesto. Y además, inmediatamente después vuelve a hacer las manos lavadas (min. 0’25), luego manos en V, etc.

Y mientras tanto, Pablo Iglesias permanece inmóvil con su posición de macho alfa.

Así que los resultados del dominio no verbal de ambos encuentros quedan como sigue:

Rajoy 1 – Rivera 0

Rajoy 0 – Iglesias 1

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.