Saltar al contenido

Seducción en la ficción y en la realidad

anuncio martini

¿Os acordáis del anuncio de Martini que protagonizaba Charlize Theron? En él, veíamos cómo ella, que estaba con un anciano adinerado, era seducida por un joven atractivo.

Charlize se acariciaba dos veces el labio inferior, en una muestra de deseo hacia el joven. Asimismo, el atractivo “chico Martini” acariciaba también su labio superior de una forma más evidente.

Eso es la ficción. Pero, ¿cómo hubiera sido la escena en realidad?

Como paso previo, distingamos entre microcaricia y micropicor. El origen de ambos es totalmente diferente. La microcaricia nace con la intención de suavizar la comunicación, o bien como un deseo de que el otro acaricie la parte del cuerpo que estamos acariciando nosotros. Por el contrario, el micropicor nace cuando hay un desfase entre lo que se verbaliza y lo que se siente de verdad.

Charlize siente un deseo oculto, que le hace dudar entre un hombre y otro. Su deseo no sólo es lascivo sino que es prohibido. En la realidad, ella no habría acariciado su labio inferior, sino que se lo habría rascado, bien con el dedo, bien con los dientes. El micropicor en el labio inferior es un síntoma de deseo sexual prohibido. Otra posible zona en la que podría haber sentido un micropicor es el arco de cupido, que se encuentra en el labio superior, justo en el centro.

Normalmente, el micropicor no desaparece con la microcaricia que hace Charlize. Así que la escena hubiera sido un poco menos elegante, ya que tendría que haberse rascado con los dientes o con la uña del dedo para que el micropicor desapareciera.

Por su parte, si el “chico Martini” hubiese sentido un deseo oculto pero no contemplara a Charlize como una relación prohibida, su micropicor sería probablemente en el labio superior. Esto solo en el caso de que el joven no quisiera mostra lo que siente. En este caso, no parece que el “chico Martini” tenga intención de ocultar su deseo por Charlize. Por tanto, podemos concluir que el gesto que hace acariciándose la boca es congruente con lo que desea transmitirle a ella.

Como véis, la Comunicación No Verbal Científica también sirve para saber si un actor o actriz están actuando mejor o peor.

 

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

Cómo sentarte en una entrevista de trabajo

entrevista trabajo

Ya va pasando agosto, un mes inhábil prácticamente para los que están buscando trabajo. Si es tu caso, no desesperes, y utiliza estos días para ajustar algunos detalles que pueden ayudarte cuando te llamen para hacer una entrevista.

Hay muchos gestos que determinan tu grado de confianza y confiabilidad. Pero hoy nos vamos a centrar en uno en concreto. El de cómo deberías sentarte para transmitir interés.

Puedes estar pensando: “bueno, seguramente el entrevistador que me toque no sabrá nada de comunicación no verbal y no estará pendiente de esas cosas”. Es muy probable que el entrevistador no esté formado en comunicación no verbal. Pero eso no quiere decir que no perciba, aunque sea de manera inconsciente, lo que tú le estás transmitiendo no verbalmente. Esto es lo que diferencia la comunicación no verbal de un idioma cualquiera. Si yo hablo inglés pero tú no lo has estudiado, no nos podremos comunicar en ese idioma. Pero si yo sé de comunicación no verbal y tú no, aún así seguirás transmitiendo y percibiendo el canal no verbal.

Dicho esto, pasamos a hablar de la posición sentada. En sinergología, se han catalogado 9 posiciones sentadas, según qué hombro esté adelantado y si el tronco está hacia atrás, centrado o hacia delante. Cada una de esas posiciones tiene un significado, y, de hecho, una de ellas, es un gesto que suele aparecer cuando alguien está mintiendo. Pero la postura que denota interés, que es lo que se presupone que van a valorar en ti, tiene estas características:

1- El trasero completamente apoyado sobre la silla (no te sientes sobre el borde de la silla, porque eso significa que estás incómodo y desando irte)

2- tus hombros están alineados, sin adelantar o atrasar ninguno de ellos

3- tu tronco está ligeramente hacia delante (no te pases y te “comas” al entrevistador, porque eso ya sería invadir su espacio personal).

4- los brazos pueden estar ligeramente apoyados sobre la mesa, siempre que no invadan la mitad de la mesa que pertenece al espacio personal del entrevistador.

5- aunque estés durante la entrevista con el tronco ligeramente inclinado hacia delante, es muy interesante que, cuando te estén explicando en qué va a consistir el trabajo, hagas en algún momento un breve movimiento inclinando un poco más el tronco, y luego vuelvas atrás. Ese micromovimiento le va dar la pista a tu entrevistador de que te interesa lo que te está contando.

Mi consejo es que practiques esta postura en casa antes de acudir a la entrevista. Y si te ha parecido útil este post, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

Detectando la incomodidad

Niño-avergonzado-620x300

Todos hemos vivido cantidad de situaciones embarazosas, de esas en las que deseas que la tierra te trague. También hemos sentido vergüenza en muchos momentos de nuestra vida, por muy extrovertidos que seamos. Sin embargo, sea por dignidad, o por sentido del ridículo o simplemente por ego, hacemos como que está todo bien. No hace mucho me caí en medio de una calle llena de gente sentada en las terrazas de las cafeterías. De esas caídas monumentales, con gritito de dolor y todo. Pero, oye, me levanté toda digna y sonreí ampliamente a la persona con la que iba, como si nada. Aún tengo los moratones. Los políticos también tienen situaciones incomodísimas muy a menudo. Tenemos que tener en cuenta que están contínuamente sometidos al ojo público, por lo que, además de la situación en sí, se encuentran con la sobredimensión que da el que el momento se convierta en público. Es decir, no es lo mismo que yo, una persona anónima, me caiga en la calle, que que el Rey Juan Carlos se pegue una castaña monumental delante de todos los fotógrafos, cámaras y periodistas, y que además sepa que le va a ver toda España cayéndose.

Ahora imaginemos que somos el periodista que quiere saber si un político está incómodo en una situación o si, por el contrario, está por encima de la propia situación. ¿Cómo podemos detectarlo? Hay bastantes gestos que denotan incomodidad. Pero hoy os quiero hablar de un gesto clave, que no se cumple en todos los casos, pero que, cuando se cumple, su significado es siempre incomodidad, vergüenza o timidez.

Se trata de la microdisimulación de la mano o del pie izquierdos. Es decir, escondemos nuestra mano izquierda (o nuestro pie izquierdo en algunas ocasiones). Podemos esconder nuestra mano detrás, en la espalda, metérnosla en el bolsillo, debajo de la mesa, ocultarla con nuestra mano derecha, o incluso taparla con una chaqueta, por ejemplo. En cuanto al pie, normalmente lo que hacemos es esconderlo detrás de nuestro pie derecho. Es decir, atrasamos nuestro pie izquierdo y lo cruzamos hasta que el derecho queda delante.

Como hemos ido viendo a lo largo de muchos posts, nuestro lado izquierdo del cuerpo y la cara es nuestro lado más emocional, pero también tiene otra dimensión: representa nuestro yo, lo que somos y lo que sentimos. Dicho esto, véis que lo más normal e esconderlo en situaciones incómodas en las que querríamos desaparecer de la escena.

 

Os pongo aquí varios ejemplos para que lo veáis.

Técnica no verbal para saber si le gustamos

romanticheskij_vecher

Parece que el verano es más proclive a los amores fugaces y a las aventuras románticas. Pero, ¿y si de esa aventura nace algo más profundo? En este post, os voy a explicar una técnica de comunicación no verbal para detectar el grado de empatía que la otra persona tiene con nosotros. A mayor profundidad de sentimientos, mayor empatía sentimos por nuestra pareja.

Esta técnica se denomina “técnica del limpiaparabrisas” y está acuñada por Philippe Turchet, padre de la sinergología (análisis de los gestos inconscientes y semiconscientes del cuerpo y la cara).

Para realizarla correctamente, sigue estos pasos:

1- Elige un momento de tranquilidad, en el que estéis los dos solos. Puede ser en una cena romántica, por ejemplo. Es importante que no haya motivos de nervios, tensión o distracciones.

2- Tenéis que estar situados uno frente al otro. Ni de lado, ni en oblicuo. Justo uno frente al otro. Por eso, en la sobremesa es un buen momento.

3- Lleva la conversación hacia un tema emotivo. Habla de vuestra primera cita, de algún tema que os guste mucho a los dos… Se trata de crear una conexión con el discurso.

4- Inclina muy despacio la cabeza hacia tu hombro izquierdo. Quédate así hasta que tu pareja haga lo mismo pero en espejo. Es decir, hasta que ladee su cabeza hacia su derecha.

5- Cuando lo haya hecho, y sin dejar la conversación, ves moviendo tu cabeza hacia tu hombro derecho. Verás, si hay conexión empática entre los dos, como tu pareja va ladeando a la vez que tú su cabeza hacia su izquierda, para sincronizarse contigo, como un parabrisas.

Esta técnica es mucho más fácil de lo que os puede parecer a simple vista. De hecho, os confieso que suelo practicarla a menudo con mi marido, y funciona siempre. Un último apunte. Ni se os ocurra decirle a vuestra pareja que vais a practicar un juego de comunicación no verbal con él/ella. Eso le hará ponerse a la defensiva y no funcionará. Se lo podéis contar, pero después de haberlo puesto en práctica.

 

 

 

Cuando Donald Trump pierde los papeles

donald trump

Ayer, 6 de agosto, tuvo lugar el primer debate para elegir candidato republicano a la presidencia de EEUU.  No faltó a la cita el multimillonario Donald Trump, que ahora se dedica a escalar en política a base de crear polémicas como las críticas a los immigrantes mexicanos.

En esta ocasión, analizamos un gesto que hizo durante una de sus intervenciones en el debate. El periodista había cuestionado su capacidad para gestionar la nación, dado que había llevado a la bancarrota a alguna de sus propias empresas. Trump comenzaba a contestar negando la bancarrota, cuando el periodista le interrumpe diciendo que eso es mentira. Trump deja de hablar, y mientras le dice “¿qué estoy diciendo?” (min. 1’03), podemos ver una microexpresión de ira en sus cejas y en su boca junto a un sagital superior (levanta el mentón). Alguien le ha interrumpido y eso le irrita y hace que salga su lado más provocador. Pero lo más interesante de este momento es la posición que adoptan sus manos, que clasificamos como M1, cuando abre los brazos. Sus muñecas están vueltas con los pulgares hacia fuera. Esta postura de las manos nos indica que no está de acuerdo con lo que verbalmente está defendiendo.

 

Cómo hacer para que te atiendan antes en el chiringuito

chiringuito

A todos nos ha pasado alguna vez ir a la barra de un bar o de un chiringuito atiborrado de clientes y tener que estar varios minutos hasta que el camarero/a nos echa siquiera un vistazo.

La comunicación no verbal nos puede ayudar a reducir sensiblemente ese tiempo de espera. ¿Cómo? Utilizando lo que llamamos elerarquía horizontal. Es decir, hacerse más grande, más ancho, ocupar más espacio.

La elerarquía vertical (hacerse más alto levantando el mentón o alzándose un poco de puntillas) la utilizan sobre todo los hombres en situaciones de agresividad. Pero ojo,  también en situaciones de flirteo. Sí, cuando a un hombre le gusta una mujer, suele intentar sacar pecho y hacerse más grande. Esto, como te puedes imaginar, nos viene de nuestros ancestros más animales. Las hembras de cada especie suelen preferir a los machos más grandes, porque preveen que serán más habiles  y más fuertes para la caza. Y, aunque hemos evolucionado mucho, las mujeres seguimos haciendo un rápido escaneo al eje espalda-altura cada vez que contactamos visualmente con un hombre.

Pero volvamos al chiringuito: mucha gente agolpada en la barra y, en realidad, tú has llegado el último. ¿Qué puedes hacer? Podrías esperar a que te toque, es lo justo. Pero como no estamos hablando de justicia, sino de que te atiendan lo antes posible, ahí va el truco: apoya tus manos sobre la barra, con los brazos arqueados hacia afuera, ocupando el máximo espacio posible, inclinado un poco hacia delante y fija tu mirada sobre el camarero/a que deseas que te atienda. Seguro que no pasa mucho tiempo hasta que se fije en ti y te atienda. Pero si no te hace caso, recuerda: éste truco no es infalible y los mejores camareros tienen claro quién llegó antes.

 

 

Mango y las neuronas espejo

Mango, una de las marcas españolas líderes en el mercado internacional del prêt-à-porter, ha sacado la nueva colecciónde otoño-invierno. Le he echado un vistazo y me ha llamado poderosamente la atención la gran diferencia que hay entre la expresión de las modelos de la colección normal y la expresión de las modelos de la colección de tallas grandes, a la que denominan “Violeta”. En su web de  podemos leer que su concepto como marca es la de “vestir a la mujer moderna y urbana en sus necesidades diarias”.

Mango expresa ese concepto de mujer moderna de tallas S. M y L con expresiones que van desde neutras en el mejor de los casos a expresiones de molestia. Podemos ver la molestia en esta primera foto. Aunque la expresión facial es neutra, apreciamos un sanpaku inferior. Es decir, en lugar de verse dos partes blancas del ojo, derecha e izquierda, se ve también la inferior. Esto suele pasar cuando estamos en una situación de molestia.

delgada01

Vemos también varias fotos con un sagital superior; es decir, con el mentón levantado. Se da en situaciones de agresividad, de prepotencia, de ira o de miedo disfrazado de ira. El cruce de brazos, aunque no observamos tensión en las articulaciones, no ayuda a crear una imagen empática. 
delgada02
Observamos también alguna foto en la que la modelo posa “desvalida”, en un autoabrazo y con un sagital inferior (mentón hacia abajo). En mi humilde opinión, no es una imagen de mujer moderna sino de mujer desvalida. 
delgada03Tenemos que contar 27 fotos del nuevo catálogo de la colección otoño invierno de Mango hasta poder encontrar una expresión, si no ya de alegría, al menos de serenidad.

Lamentablemente, hasta aquí todo normal. Porque lo cierto es que las grandes marcas nos tienen acostumbrados a reflejar estas imágenes negativas como actitudes atractivas. Sin embargo, si seguimos bajando por la pestaña de la nueva colección, nos encontramos con “Violeta”, la línea de ropa de tallas grandes que Mango lanzó hace un tiempo, con bastante éxito, por cierto. Y ahí cambia radicalmente la postura que toman las modelos.

gordi01

Nos encontramos con mujeres que expresan alegría y serenidad en TODAS las fotos.

gordi03 gordi04

No me voy a preguntar por qué. Tengo mi propia opinión, pero eso lo dejo para vuestros comentarios.

Lo que sí querría explicar es por qué es tan importante la sonrisa. Tenemos en nuestro cerebro un tipo de neuronas, que se llaman neuronas espejo. Estas neuronas son las encargadas de que aprendamos por imitación cuando somos pequeños. Y son las que nos proporcionan la empatía cuando somos mayores. (puedes ver los 3 tipos de empatía en este otro artículo). Gracias a estas neuronas somos capaces de disfrutar con una peli de miedo, porque somos capaces de sentir ese miedo. O de ponernos tristes cuando hablamos con un amigo que también lo está. Y, por el mismo sistema, cuando alguien nos sonríe (de verdad), somos capaces de sentir esa alegría. Y eso nos hace sentir mejor. Por tanto, siempre, en igualdad de condiciones, preferimos una sonrisa a una expresión seria. Porque todos los humanos (salvo excepciones patológicas, claro) preferimos la alegría a cualquier otra emoción.

http://shop.mango.com/ES/mujer/nuevo 

 

Cuando la política duele

antonio miguel carmona

Estamos acostumbrados a ver a los políticos “interpretar” su papel con mayor o menor vehemencia, pero normalmente desde la distancia entre el político que habla y la persona que siente. Sin embargo, en situaciones como la de hoy, esa distancia se acorta tanto que podemos ver la emoción que hay detrás de la palabra. Antonio Miguel Carmona ha dado una rueda de prensa tras ser destituido como portavoz del Psoe en el Ayuntamiento de Madrid.

Analizando el vídeo de la rueda de prensa, apreciamos en varias ocasiones los “labios en ostra”. Este gesto, en el que los labios se cierran hacia dentro,nos revela una emoción de ira, en la que además se contiene la información que se está dando. Carmona mide sus palabras, pero desde la ira. Podemos ver este gesto en el min. 0’08, justo después de decir “hay personas que tienen valor y personas que tienen precio”. También lo vemos en el min. 1’14, justo después de decir “me remito al comité regional, que debería ser convocado”. 

Esa emoción de ira viene corroborada por una microexpresión de ira (expresión facial que dura menos de un segundo, y que por tanto, realizamos de forma inconsciente) en el min. 1’17, antes de lanzar un mensaje de advertencia a la dirección de su partido . En este caso, podemos apreciar la microexpresión en las cejas, que se juntan y dejan ver la glabela (arrugas verticales que nos salen entre las cejas cuando fruncimos el ceño).

Además de los labios en ostra y la microexpresión de ira, vemos cómo Carmona utiliza su mano izquierda cuando asegura que “él no tiene precio” (min. 0’36). Cuando utilizamos la mano izquierda, tenemos especialmente activo nuestro hemisferio cerebral derecho, y eso significa, según nos dice la neurociencia, que hablamos desde nuestra emoción, desde nuestro “yo”. Carmona nos habla con “el corazón en la mano”.

Carmona está enfadado y habla desde su lado más emocional. Pero además, nos da otra pista sobre su estado real de ánimo. Justo en el momento en que dice “pelearé día tras día por que esa unidad se convierta en un resultado electoral en el futuro adecuado” (min. 0’26), se rasca los dedos índices izquierdo y luego derecho. Nuestro dedo índice es el dedo de nuestra autoridad (índice izquierdo) o de la autoridad del otro (índice derecho). Cuando nuestro dedo índice nos pica, sentimos un malestar por nuestra autoridad o por la de los demás. En este caso, está refiriéndose al próximo resultado electoral. Sin embargo, es muy probable que esté pensando en el mal resultado electoral, del cual seguramente se siente responsable en parte y en parte se lo atribuye a otros factores o personas. 

La ira reprimida de Tsipras

Hace pocos días, el vídeo de la intervención del liberal belga Guy Verhofstadt en la eurocámara dirigiéndose a Alexis Tsipras se convirtió en viral en las redes. Verhofstadt abroncaba vehementemente a Tsipras, que escuchaba atentamente, y que, incluso, llegó a agradecerle con un gesto y una sonrisa su intervención.

Pero este ejemplo, en el que después de recibir una dura reprimenda, ésta se recibe con una sonrisa, nos sirve para ver el poder de la Comunicación No Verbal Científica.

Tsipras puño

La sonrisa es la primera expresión de una emoción, la alegría (con todos sus grados y matices), que aprendemos a efectuar de manera consciente, a partir de los 18 meses de vida. Un pequeñín de 2 años es capaz de sonreir a voluntad. En el caso que nos ocupa, justo antes de forzar esa sonrisa, vemos que Tsipras siente un micropicor en el puño derecho. De nuestros ancestros más remotos, tenemos el reflejo fisiológico que hace que, en momentos de ira, la sangre fluya hacia nuestros puños, para darnos la energía suficiente para pegar. Como, después de años de socialización, reprimimos (no siempre, claro) nuestros deseos de “pegar” cuando algo nos enfada, nos pica el puño. Y nos rascamos de manera insconsciente, sin darnos apenas cuenta.

Además, si nos fijamos en la boca de Tsipras justo en ese momento, tiene los labios en ostra, metidos hacia dentro. Ponemos los labios en ostra cuando sentimos ira o miedo.

Sin embargo, vemos que al final del vídeo, Tsipras sonríe con una especie de “reverencia” con la cabeza, en señal de agradecimiento a Verhofstadt. Este movimiento, junto con la sonrisa, son gestos voluntarios, que hace conscientemente, porque es lo que quiere transmitir.

Así, nos encontramos con dos emociones totalmente diferentes: la ira y la alegría. ¿Cuál es la que realmente siente Tsipras?

Puedes ver el vídeo completo aquí:

Cómo convertirte en un diablo seductor

david lorenzo adkinson

Hace unos días, un amigo mío pianista, David Lorenzo Adkinson, publicó en su facebook la foto que acababa de hacerle José Santivañezhttps://www.flickr.com/photos/kosakonka/) para su canal de soundcloud (https://soundcloud.com/davidadkinson).

La foto me llamó poderosamente la atención, porque, yo, que conozco bastante bien a David, y sé que es una bellísima persona, vi en esa foto a un ser maligno, poderoso y, a lo película de Hollywood, un diablo seductor. Posteriormente, hablando con él, me dijo que era precisamente eso lo que intentaba transmitir.

Así que publico este post para analizar cómo una simple foto puede enviarnos un mensaje concreto, a través no sólo del maquillaje o el vestuario, sino, sobre todo, a través de la postura, la mirada, etc.

Vayamos por partes. ¿Por qué David nos transmite esa idea de que es un ser poderoso?

Lo primero en lo que debemos fijarnos es en la mirada. Como podéis apreciar, tiene los párpados inferiores y también los superiores elevados, y la mirada agudizada. Está “clavando su mirada en su víctima”. Ésta sería la típica expresión de ira, si no fuera porque sus cejas están totalmente relajadas. Así que no hay ira, hay control, poder.

david lorenzo adkinson ojosMás evidente si cabe es la posición de sus manos. Las manos en V transmiten autoridad (es una posición que le gusta mucho a los políticos). Además, hace este bucle en un nivel alto, con lo cual la lectura sería: “me siento superior a vosotros, soy el que manda y quiero que se note”.

david lorenzo adkinson manos

Pero, además de transmitir ese poder, vemos que David quería transmitir cierto aire “canalla”, de personaje maligno pero carismático y seductor. ¿Cómo consigue seducirnos?

Por un lado, su mentón está ligeramente hacia abajo. Un sagital ligeramente inferior es un signo de acercamiento. Todos somos más atractivos cuando bajamos levemente el mentón que cuando lo tenemos en una altura neutra (haz la prueba mirándote en el espejo). El mentón ligeramente bajado es un gesto de los que encuadramos dentro del área de seducción.

Además, tiene la boca ligeramente abierta. Una persona con la boca abierta está lista para establecer comunicación. Te va a escuchar o te va a hablar.

Por último, no he podido resistirme a hacer una comparativa de sus lados derecho e izquierdo. Aunque ya hice un post dedicado expresamente a la diferencia entre nuestro lado derecho y nuestro lado izquierdo (pincha aquí para leerlo), no he querido dejar pasar la ocasión de comparar los dos lados de David. Y es que nuestro cerebro hace la “media” de nuestros dos lados. Pero si los vemos por separado, podemos observar cómo el lado derecho es mucho más “maquiavélico”, controlador y racional, que nuestro lado izquierdo, más dulce, más redondeado en sus formas.

Dos lados derechos de David
Dos lados derechos de David
Dos lados izquierdos de David
Dos lados izquierdos de David

 

 

 

 

 

 

 

En conclusión, podemos estar bien seguros que David quiere seducirnos en esta foto y convertirnos en sus “víctimas”, llevándonos a su “lado oscuro”. Y lo cierto es que me ha picado la curiosidad y he entrado en su soundcloud. Y ha merecido la pena.