Saltar al contenido

Demostrado: los políticos también se ponen nerviosos

Comparte el artículo si te ha gustado

toma posesion alcalde benidorm

Hoy hemos asistido a los plenos de investidura de los ayuntamientos. El protocolo marca los movimientos de cada uno, y hay poco lugar para la improvisación y las emociones. Sin embargo, os aporto hoy otra lectura del acto de investidura del Ayuntamiento de Benidorm, para demostraros que, por mucho que intenten nuestros políticos disimular sus emociones y sobre todo sus nervios, éstos salen en forma de microdisimulaciones, micropicores, algún que otro cruce de manos, además de los balanceos del cuerpo, pequeños olvidos del protocolo, algunas trabas al pronunciar las frases protocolarias, etc.,  que seguro que muchos han notado.

El primero en mostrarnos su nerviosismo ha sido Eugenio García Pérez (min. 06’53). Hace una microdisimulación de la mano izquierda, metiéndosela en el bolsillo. Según lo que sabemos a través de la neurociencia, nuestra mano izquierda expresa nuestro yo, nuestra emotividad. Cuando ocultamos nuestra mano izquierda (en ocasiones, en lugar de la mano, ocultamos el pie izquierdo), estamos escondiendo nuestra emotividad o nuestro yo a los demás. Se da en situaciones de nerviosismo o de mucha carga emocional. En esta misma línea, Leopoldo Bernabeu hace un amago del mismo movimiento (min. 33’15), pero parece que no encuentra la apertura del bolsillo.

María Jesús Pinto tiene un micropicor en el dedo índice izquierdo (min. 08’57) cuando jura su cargo de concejala. Nuestro dedo índice es el dedo de la autoridad. El que sea el de la mano izquierda, hace que pensemos que se trata de su propia autoridad. Nos pica cuando tenemos miedo o reparo en expresar nuestra autoridad. Nos encaja perfectamente con una situación tensa como la de hoy.

Juan García García ha realizado durante unos pocos segundos (min. 11’08) un bucle de manos, llamado manos en cuchillo, que significa una busqueda de protección.

María Teresa Aguila Santos, a diferencia de María Jesús Pinto, no se rasca, sino que esconde su dedo índice, y además es el derecho. La autoridad del otro le molesta. Lo hace justo cuando la Presidenta de la mesa empieza a hablar (min. 20’37).

Por último, un breve comentario sobre el nuevo Alcalde, Antonio Pérez Pérez. En el min. 34’38 tiene un brevísimo micropicor en el meñique derecho. Nuestro dedo meñique es el dedo del corazón, del amor, de la armonía. Un meñique que pica es el de una persona que puede querer ocultar una alegría o bien recordar a un ser querido.

Prueba de que nuestro nuevo Alcalde es humano y se pone nervioso es el bucle de manos llamado “manos lavadas” (min. 50’20). Hacemos el movimiento de estar lavándonos las manos cuando queremos aparentar estar muy bien y controlando la situación, pero en realidad estamos muy nerviosos. Ha sido justo cuando los periodistas se han agolpado entorno a él para fotografiarlo en el momento en que ha acabado el recuento.

Por último, me quedo con el breve pero precioso momento por lo emotivo del mismo en que Toni Pérez recuerda a su madre (min. 57’06). Voz quebrada, pausa y “gota del malestar” (bebemos apenas un trago de agua para “dejar pasar” algo que nos incomoda). Toni Pérez se ha recompuesto enseguida y ha seguido con su discurso. La emoción había pasado.

Para ver el vídeo, pincha aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *