Saltar al contenido

Archivo por meses: diciembre 2016

Las dudas del Rey Felipe

Éste es el análisis de la comunicación no verbal del Rey Felipe VI. Recuerda que puedes leer mis artículos en los periódicos del grupo Prensa Ibérica (Información, Levante EMV, Diario de Mallorca, La Nueva España, Diario de Ibiza, La Opinión de Murcia, La Provincia, La Opinión de Málaga, el Faro de Vigo, La Opinión de A Coruña,…). El blog se llama “Sus gestos les delatan”.

 

Pincha sobre la foto para leer el análisis.

 

Cómo pasártelo pipa en Navidad

Las cenas de Navidad son el lugar perfecto para practicar tu capacidad de observación no verbal. Te invito a que esta Navidad te diviertas de una forma diferente, a través de la observación.

Si consigues abstraerte un poco de la conversación para concentrarte en la observación, verás qué interesante es el lugar en el que se van sentando los comensales en la mesa. Según donde se sienten, la predisposición al diálogo es mayor o menor con el resto de comensales. Por ejemplo, si alguien se sienta enfrente o al lado tuyo, es más fácil que esa persona quiera conversar contigo. Si la mesa es rectangular o bien ovalada, fíjate en quién se sienta en las cabeceras. Si lo hace voluntariamente, sin que se lo indique el anfitrión, muy posiblemente esa persona considere que ostenta el nivel jerárquico dentro de la familia (o de la empresa si estás en la cena o comida de empresa). La observación de las posiciones sentadas dentro de una mesa se realiza dentro del canal de comunicación que llamamos proxémica.

También puedes dedicarte a observar las expresiones faciales de los comensales. Intenta no escuchar las conversaciones y sólo observa sus expresiones faciales. Es como ver la tele sin volumen. ¡De lo más divertido! Hazlo sobre todo cuando sirvan la comida y cuando lleguen nuevos invitados a la mesa. Observa las reacciones faciales de los que ya están sentados. ¿Se alegran? ¿Les gusta la comida? Las microexpresiones (expresiones faciales muy rápidas e inconscientes) te ayudarán a resolver las dudas.

Por último, otro ejercicio que puedes practicar en tus reuniones familiares estas Navidades es la observación de las fotos. ¿Hacia dónde apunta la cabeza de cada uno? Normalmente, al posar en las fotos, solemos inclinar nuestra cabeza hacia la persona con la que tenemos más afinidad. Obsérvalo. Por ejemplo, en esta imagen, ¿qué tal se llevan todos? Puedes dejar tu comentario más abajo.