Saltar al contenido

Archivo por meses: diciembre 2015

Qué le emociona al Rey

Había hasta eco. El mensaje de Navidad más frío que he visto nunca. La decoración navideña brillaba por su ausencia. Un adorno floral en color rojo al lado de la bandera española, fuera de plano la mayor parte del tiempo, era lo más parecido a la decoración que podríamos esperar en este mensaje.

mensaje rey 2015

 

mensaje rey 2015 flor pascua

Qué diferente el escenario del del año pasado, que ya fue criticado por algunos analistas por su impersonalidad, pero que aún así tenía dos retratos familiares, un arbusto de Flor de Pascua y un ambiente algo más recogido.

mensaje rey 2014

Lo cierto es que si este año la Casa Real quería dar la sensación de frío, al menos para la que escribe estas líneas, lo han conseguido.

Y dicho esto, y dejando de lado la escena, centrémonos, en el discurso del Rey. Yo he contado al menos ocho cortes distintos, en un discurso que dura apenas trece minutos (por cierto, al igual que el año pasado, el Rey tenía una pierna cruzada sobre la otra sin moverla en todo el tiempo). O sea, un discurso más que ensayado y repetido “hasta que salga bien”. Cualquier orador, y por supuesto el Rey, es capaz de pronunciar un discurso de trece minutos sin cortar. Esto hace que le falte naturalidad. El Rey se esfuerza en darle ritmo y entonación a la voz, pero cuando se repite algo muchas veces, la emoción suele desaparecer; o, al menos pierde intensidad. Y eso se nota.

Hay un detalle que me ha llamado mucho la atención en este mensaje: el Rey apenas parpadea. Utilizamos el parpadeo para cumplir diferentes funciones: para hidratar el ojo, para buscar y para guardar información en nuestro cerebro, para “escapar” de situaciones que no nos gustan, etc.

Por ejemplo, si os fijáis entre el minuto 2’44 y el 3’32, el Rey parpadea sólo cuatro veces en casi un minuto (min. 2’59, min. 3’08, min. 3’23 y min. 3’32). Es decir, un ritmo de 15s-9s-15s-9s.

He pensado que quizá él es así, y que no parpadea mucho. Así que he buscado otro vídeo de él, y el primero que he encontrado es el del encuentro con Obama (aquel en que la traductora se equivocó un se armó un revuelo tremendo).

Si os fijáis entre el min. 0’47 y el min. 1’00 por ejemplo, parpadea cada dos o cuatro segundos.

Es decir, que en el mensaje navideño, que seguramente estaba leyendo, había una desafección con el discurso, con las palabras que estaba leyendo. Pero ojo, todo cambia cuando habla del terrorismo. Desde el min. 9’14 hasta el min. 9’43, parpadea cinco veces, lo que significa una media de un parpadeo cada 5’8 segundos. Mucho más frecuente que en el resto del discurso.

Es más, es en el único momento en que podemos ver un par de microexpresiones (expresiones faciales que duran más o menos un cuarto de segundo y que hacemos de forma inconsciente).

Primero vemos una microexpresión de ira, justo cuando dice la palabra “indignación” (min. 9’15).

mensaje rey 2015 me ira

Poco después, podemos ver una microexpresión de desprecio al decir que “son auténticos ataques a nuestro modelo de convivencia” (min. 9’26).

mensaje rey 2015 me desprecio

En fin, se trata de un discurso muy ensayado y preparado, como siempre; que carece por tanto de la naturalidad que nos gustaría ver. El marco elegido en mi opinión no ha sido el adecuado para estas fechas. El Rey no ha sentido más que una parte muy concreta del discurso, la de la amenaza terrorista, limitándose en el resto a leer correctamente.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

 

 

 

 

¿Y qué hay de UPYD?

Análisis desde la comunicación no verbal científica de Andrés Herzog

Análisis de los parpadeos de Andrés Herzog

Upyd no ha conseguido representación en el Congreso. Y ello a pesar de haber promovido causas importantísimas como el caso Bankia, las preferentes, el caso Pujol, las tarjetas black de Caja Madrid, etc. De hecho, tienen una pestaña en su web que las enumera (http://www.upyd.es/Acciones-judiciales-de-UPyD).

Y, sin embargo, los ciudadanos no les hemos agradecido en forma de votos esa implicación práctica (y no meramente dialéctica).

En la rueda de prensa de ayer, Andrés Herzog, líder de la formación magenta, anunciaba que retiraban todas las causas abiertas contra la corrupción, por no sentirse respaldados por los ciudadanos. Vamos a analizar cómo lo dice (a partir del min. 8’38):

Si os fijáis en el min. 8’49, Herzog baja la cabeza, como si fuera a leer algo, justo antes de decir que no cuenta con el respaldo de los españoles. Sin embargo, está respondiendo a una pregunta de un periodista, no hay nada que leer. Lo más probable es que esté bajando el mentón por una cuestión más bien emocional. Esta idea viene apoyada también por los dos parpadeos que le siguen.

El el min. 8’51, vemos un parpadeo emocional. Además de para hidratar los ojos, hay varios motivos por los cuales parpadeamos (para buscar información en nuestra memoria, para “pasar página”, en situaciones de seducción, etc.). En este caso, Herzog parpadea al sentir una emoción, que en este caso, podría ser de tristeza. El parpadeo emocional se distingue de todos los demás por su duración. Es más largo que los demás parpadeos.

El parpadeo emocional lo hace justamente cuando alarga la palabra “no”. “Creo básicamente que noooo”, y ahí parpadea. Le duele.

El siguiente parpadeo, un parpadeo neuromotor esta vez, viene dos segundos después (min. 8’53), justo cuando dice la palabra “españoles”. El parpadeo neuromotor un parpadeo rápido, y, como en este caso, es habitual que haya varios parpadeos muy rápidos seguidos, aunque podría ser también un solo parpadeo. El parpadeo neuromotor sirve a para “pasar página”. Estoy diciendo algo que no me gusta y querría no tener que estar diciéndolo.

Como véis, a pesar de su aparente carácter hermético, frío podríamos incluso decir, Andrés Herzog nos muestra su lado más sensible al no sentir que se haya valorado por parte de los votantes todo su esfuerzo en los tribunales.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

Qué te ocurre si reflexionas mucho

reflexión - pensador

Después de una campaña electoral muy reñida, con numerosas anécdotas y momentos no verbales para la posteridad, que, desde este blog, he intentado humildemente contaros, por fin llegamos al día en que se nos pide que reflexionemos para decidir a quién votamos.

La reflexión se traduce en numerosos gestos inconscientes que normalmente ocurren con las manos en alguna parte de la cabeza, y, en especial, en la frente. Hay micropicores (picores causados por algún malestar que duran unos pocos segundos y desaparecen sin dejar huella al rascarse), microfijaciones (posición inmóvil del cuerpo, en muchas ocasiones, con la mano sobre algún punto del cuerpo) y microcaricias (caricias autodirigidas que, entre otras cosas, sirven para facilitar la concentración sobre sí mismo).

De hecho, una microfijación muy habitual de Pablo Iglesias en los debates de televisión es ésta:

pablo iglesias microfijación

Significa que le interesa lo que el otro está diciendo, pero está buscando en qué falla para poder decírselo, para rebatirle. Curioso, ¿no?

Otra microfijación muy interesante y que seguro que habéis visto muchas veces es la siguiente, muy parecida a la anterior pero con un pequeño matiz:

pedro microfijación

Aquí también estamos concentrados en lo que dice el otro y estamos en desacuerdo con él. Sin embargo, preferimos callarnos hasta que acabe. La boca se cierra para tomar distancia de la conversación, aunque es probable que al final acabemos hablando.

Estos son sólo dos ejemplos. Hay muchas microfijaciones que implican reflexión, pero hoy os quiero contar lo que ocurre en nuestros ojos cuando estamos en un momento o en un período de mucha actividad cerebral, de mucha reflexión. Los ojos, por una cuestión de proximidad, son el primer lugar en el que se notan determinados estados de ánimo. Así, la reflexión intensa, la tristeza o decaimiento, la afectividad o enamoramiento y el estrés o el cansancio tienen su reflejo en el tamaño de la apertura de nuestro ojos.

Como hoy estamos de jornada de reflexión, os voy a explicar qué ocurre cuando hay una intensa actividad de reflexión: nuestro ojo derecho se abre más.

Según Philippe Turchet, fundador del Instituto Europeo de Sinergología, “la estrecha imbricación de las neuronas cognitivas autoras de la reflexión lógica y de las neuronas motoras responsables del movimiento produce una dilatación del ojo derecho, abierto al razonamiento lógico”.

Fijaos en estas dos fotos:

soraya ojos iguales

soraya ojo derecho

¿Véis que en la segunda foto, la del debate a cuatro, que fue muy intenso, su ojo derecho está más abierto que en la foto de arriba, tomada un día cualquiera?

Así que si hoy tenéis vuestro ojo derecho más abierto de lo normal, ya sabéis: estáis cumpliendo con la jornada de reflexión.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

El padre de Rajoy

espejo publico

El pasado miércoles, pudimos asistir a uno de los mejores “zascas” de estas elecciones: el de Carmen, la Sra. de Valladolid que cuida a su marido dependiente, y a la que aludió Pedro Sánchez en el cara a cara con Rajoy. Miguel Angel Rodríguez pidió repetidas veces durante el programa Espejo Público que llamara la Sra. porque no se creía que existiera. Y llamó (min. 01’16’14).

Justo al principio, concatena una serie de tres gestos, que llevan todos la misma conclusión: está realmente incómodo. Aunque no pierda la sonrisa, su cuerpo no dice que está feliz, sino bastante incómodo y quizás avergonzado. Veamos los gestos:

  • Lo primero que podemos ver en Miguel Angel Rodríguez, después de este zasca, es unas manos en cuchillo con tensión en las articulaciones (min. 01’16’28).

miguel angel rodriguez manos cuchillo

Se ve en una situación que le cohíbe y le tensa, y se protege con las manos.

  • Acto seguido (min. 01’16’33), podemos ver un aleg. Es decir, echa su tronco atrás y vuelve hacia delante. “Me querría ir, porque me siento incómodo, pero no puedo; así que vuelvo”.
  • Por último, hace un sagital inferior completo (min. 01’16’37). Es decir, baja completamente el mentón, y además baja la mirada. “Siento vergüenza”.

miguel angel rodriguez SI

Por último os quiero hablar de un gesto que no os he explicado nunca: la gota del malestar. Phillipe Turchet, fundador del Instituto Europeo de Sinergología, que es una de las disciplinas en las que se basa la Comunicación No Verbal Científica, aceptó estudiar este gesto, y, de hecho, finalmente se incorporó al catálogo de gestos inconscientes y semiconscientes de la sinergología (todos tienen al menos un 85% de fiabilidad), a raíz de una cena. Un estudiante suyo había quedado a cenar con él y al principio de la cena le entregó un sobre cerrado diciéndole que contenía una mala noticia, pero que no la leyera hasta el final de la cena. Acto seguido, Turchet bebió un sorbo de agua y continuaron cenando. Al final de la cena, abrió el sobre y leyó lo que su estudiante había escrito: que en cuanto le dijera que había una mala noticia, iba a beber un sorbo de agua.

En situaciones que no nos gustan, utilizamos el sorbo de agua que apenas nos moja los labios para “tragar” lo malo, lo negativo. En el caso de Miguel Angel Rodríguez (min. 01’27’25) bebe la gota del malestar justo cuando acaba de decirle a la Sra. que, aunque su caso es un dolor (por lo poco que cobra de dependencia), hay otros muchos casos que sí funcionan. A lo que la Sra., muy rápida, le contesta: “Sí, el padre de Rajoy”.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

Pincha sobre la imagen para ver el vídeo:

espejo publico
gota del malestar

 

 

Pablo Iglesias: el macho alfa de los políticos

macho alfa: Pablo-Iglesias-24h-tve-400-

Acabo esta serie de resúmenes sobre la comunicación no verbal de los principales candidatos a la presidencia del gobierno con Pablo Iglesias, el líder de Podemos.

Este candidato es el que más ha evolucionado en los últimos meses. Desde sus primeras apariciones, en que lo veíamos muy tenso, con el ceño muy fruncido, hasta su pequeña aportación al mundo de la música cantándole “Duerme negrito” a María Teresa Campos, hemos visto la prueba de que la comunicación, y, en concreto, la comunicación no verbal, puede ir mejorándose. ¿Qué es necesario para ello? Lo primero, tomar conciencia de nuestros fallos, y lo segundo, ir corrigiéndolos de forma natural y progresiva.

Si nos fijamos en la fisionomía de Pablo Iglesias con respecto a los otros candidatos, Mariano Rajoy, Albert Rivera y Pedro Sánchez, podemos ver que es el que, corporalmente, tiene menos ventaja. Su espalda encorvada y estrecha le resta atractivo. Esto es debido a que uno de los parámetros que determina el atractivo en el caso de los hombres es el eje espalda-cintura. De hecho, cuando nos cruzamos con un hombre por la calle, el primer vistazo suele ir hacia la proporción espalda-cintura, que nos va a dar una indicación de mayor o menor dominancia. Unas espaldas bastantes más anchas que la cintura nos dan una sensación de dominancia en un hombre que a las mujeres nos resulta atractiva y que a los hombres les da una idea de la dominancia que puede tener el otro (como véis, pura biología). Quien tenga curiosidad, puede consultar a M. Patterson (“Más que palabras”), para una mayor profundización sobre el tema.

pablo iglesias espalda

Para resumir, aunque Pablo Iglesias cuenta en el punto de partida con un físico menos dominante, ha sabido suplir esta “carencia” con una comunicación no verbal rotunda de macho alfa. Su elerarquía horizontal (hacerse lo más ancho posible con las piernas y con los brazos) le ayuda a suplir la espalda estrecha y, de hecho, pone en situación de “desventaja no verbal” a su interlocutor. Fijaos en estos ejemplos.

pablo elerarquia alberto garzon

pablo elerarquia risto

pablo iglesias moncloa

pablo iglesias ana rosa quintana

Fijaos no sólo en las piernas, sino también en los brazos. Parece una tontería, pero no sólo los que lo vemos percibimos su dominio consciente o inconscientemente, sino que sus interlocutores llegan incluso a ponerse nerviosos por esa dominancia ejercida por Pablo Iglesias sobre ellos. De hecho, en estas cuatro fotografías, fijaos en cómo están los otros. Todos se están protegiendo, bien con las manos, bien con las piernas.

Cuando queráis “dominar” a alguien, probad a adoptar posturas de piernas y codos abiertos si estáis de pie, o a sentaros exactamente como lo hace Pablo Iglesias en estas fotos. Veréis que funciona.

También os digo que, para el caso de Pablo Iglesias, una americana o una chaqueta con hombreras, le ayudarían mucho.

Otro aspecto de Pablo Iglesias que le da mucha ventaja respecto a sus adversarios es su voz grave, que modula muy bien para adaptarla perfectamente al mensaje. Albert Rivera también modula bien, pero su voz es más aguda. Y Pedro Sánchez tiene la voz también grave pero la modula de forma artificial. En cuanto a Rajoy, permitidme que en este punto pase palabra.

¿En qué puede mejorar Pablo Iglesias su comunicación no verbal? Su gestualidad no es excesiva, pero en demasiadas ocasiones le vemos un sagital superior (mentón hacia arriba). En su caso, se puede entender como un signo de prepotencia, de creer que está en posesión de la verdad. Se puede argumentar perfectamente sin levantar el mentón, porque es un gesto que le resta. De hecho, un leve sagital inferior (el mentón un poquito hacia abajo) nos hace más atractivos (probadlo delante del espejo y veréis que todos somos más atractivos con un leve sagital inferior. Además, es un gesto de acercamiento; y, de hecho, en situaciones de seducción, es un gesto que implica la voluntad de acercamiento a esa persona.

pablo iglesias ss

Como estamos muy próximos ya a las elecciones, os recuerdo (ya sé que me estoy repitiendo, pero es importante): el domingo se debería votar en función del programa y de las expectativas de cumplimiento de ese programa. Las habilidades de comunicación de los candidatos son eso: habilidades. Que unos tienen más trabajadas que otros, que en el caso de unos son más naturales que en el caso de otros. Pero lo importante es el programa.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

 

 

 

 

Vanity Fair

Hola, ésta es mi pequeña colaboración al ranking de candidatos según la comunicación no verbal para la revista Vanity Fair. Espero que os guste.

vanity fair

SU COMUNICACIÓN NO VERBAL

Hay quien dice que el mensaje transmitido con nuestros gestos equivale al 50% de la información que recibimos. Y también quien opina que, en realidad, nuestra gestualidad transforma por completo su contenido. Es un criterio emocional y, por tanto, difícilmente cuantificable, pero también es el criterio de la confianza y la credibilidad. Sonia El Hakim, experta enComunicación No Verbal Científica ordena así a los cuatro políticos con opciones de llegar a la Moncloa.

1. PABLO IGLESIAS

“Adopta una postura de dominio en todas sus intervenciones. Su lenguaje corporal permite dar contundencia y solidez a su argumentación, y, en ocasiones, llega a poner nervioso al oponente. No necesita hablar para dominar la escena a través de su postura”.

2. ALBERT RIVERA

“Sería el primero en el ranking si no fuera por sus continuos gestos de nerviosismo, que le restan sensación de seguridad en sí mismo. Tiene un estilo de comunicación no verbal conquistador. Gesticula mucho con las manos y eso le ayuda a apoyar su argumentación. Sólo le traicionan los nervios”.

3. PEDRO SÁNCHEZ

“Tiene, al igual que Albert Rivera, un estilo conquistador de comunicación, pero en demasiadas ocasiones le falta naturalidad. Su falta de emoción al hablar hace que sus gestos parezcan más bien aprendidos o forzados”.

4. MARIANO RAJOY

“Su posible introversión juega en su contra. Le cuesta mucho mirar a los ojos de su interlocutor, posiblemente porque, además de ser introvertido, necesite apartar la mirada para ordenar su argumentación. Eso perjudica la empatía que puede generar en los demás. Baja el mentón en demasiadas ocasiones y eso le resta dominancia, sensación de seguridad en sí mismo”.

http://www.revistavanityfair.es/actualidad/politica/articulos/encuesta-electoral-elecciones-generales-2015-20d-rajoy-rivera-iglesias-sanchez-humor-estilo/21662

 

Mariano Rajoy: el candidato esquivo

mariano rajoy

El lunes vimos el primer y único debate del candidato a la presidencia del gobierno por el Partido Popular. Hasta ayer, ha esquivado los formatos que impliquen discusión, y ha optado por apariciones amables en programas como “Qué tiempo tan feliz” con María Teresa Campos o “En tu casa o en la mía” con Bertín Osborne o incluso algún programa de fútbol. ¿Por qué rehuye Mariano Rajoy de la confrontación con otros candidatos? ¿Realmente es porque tiene un gran equipo detrás con quien repartirse las apariciones? Todos podemos opinar sobre este punto, pero vamos a ver qué nos dice la Comunicación No Verbal Científica al respecto.

Mariano Rajoy gana en el uno a uno; es decir, en los formatos en que está sólo con una persona. Eso seguramente lo sabe su equipo de campaña, que prefiere para él formatos de entrevistas, o de debate, como ayer, en el que tenga una sola persona preguntando o rebatiendo. ¿Por qué? Quizás la respuesta la podemos encontrar en la distinta velocidad de respuesta él respecto al resto de candidatos que podemos ver en debates a tres, a cuatro, a seis, etc. Quizás su carácter más bien introvertido haga que medite mucho las respuestas antes de hablar, pero eso seguramente se penaliza frente a políticos con veinte años menos, cuya agilidad mental en las respuestas (unos más que otros, todo hay que decirlo) no le hacen a Rajoy ningún favor.

Otro motivo por el que Rajoy se guarda de determinados formatos más “agresivos” podría ser que los nervios le juegan malas pasadas. Ayer pudimos ver su confusión verbal en el momento de mayor tensión, al decir “ruiz” en lugar de “ruin”. Pero en el plano no verbal también asistimos a numerosos tropiezos del candidato popular (puedes leer uno pinchando aquí).  Rajoy se pone nervioso muy fácilmente, basta por ejemplo que Pablo Iglesias se siente en posición de dominio, sin hablar siquiera, delante de él para que ocurra esto:

Puedes leer el análisis completo pinchando aquí.

Lo bueno es que los nervios se pueden controlar. Pero eso requiere entrenamiento. Hay diversos tipos de profesionales que ayudan en este sentido, coaches, psicólogos, expertos en PNL, etc.

Por último, y esto es lo que más empatía le resta con los ciudadanos. Le cuesta mucho mirar a su interlocutor y le cuesta mucho sonreir. Hice recientemente un análisis sobre estas carencias de Rajoy, que puedes volver a leer pinchando aquí.

Así pues, en el plano de la comunicación no verbal, Mariano Rajoy tiene algunos fallos que podrían mejorarse, y que le restan posiciones respecto a sus rivales políticos. Otra cosa es la gestión. Repito, como he dicho en anteriores análisis de candidatos: es importante la comunicación, pero el voto debería ir en función del programa electoral y de las expectativas de cumplimiento de ese programa.

 

El debate decisivo de Alicante: 2+2

elecciones generales del 20-D los candidatos José Manuel García-Margallo (PP), Julián López Milla (PSOE), Rita Bosaho (Compromís-Podemos) y Marta Martín Llaguno (Ciudadanos). debate en informavcion tv

Reconozco que es la primera vez que veo en televisión a los candidatos por Alicante, excepto, claro está, al ministro de exteriores (visto pero no oído), que la verdad es que no sabía que es de Alicante. Como véis, estoy muy desinformada de lo que se cuece por la provincia. Pero precisamente por eso, estoy segura de que mi análisis de este debate carece de cualquier tipo de contaminación política a la que estos días estamos todos especialmente expuestos.

Y, después de ver el debate organizado por el grupo Información, me pregunto con qué criterio sentaron a los candidatos, porque parece que lo hicieron adrede: frente a dos buenos comunicadores, Julián López Milla (PSOE) y, especialmente, Marta Martín (Ciudadanos), pudimos ver a otros dos candidatos para los que la comunicación es una asignatura pendiente: José Manuel García- Margallo (PP) y Rita Bosaho (Compromís- Podemos).

Marta Martín y Julián López miraban sistemáticamente a cámara cada vez que le comenzaba un bloque, para dirigirse directamente con los ciudadanos. Los gestos de Marta Martín son envolventes, gesticula mucho con las manos y hace gestos más bien redondos, que se corresponden con un estilo conquistador de comunicación. Su voz le ayuda mucho, ya que la domina muy bien, con cambios de volumen y tono para reforzar el discurso. Julián López también comunicó muy bien, pero en alguna ocasión pudimos ver en él una ligera protección, a través de sus manos.

julian lopez manos cuchillo

Si os fijáis en esas manos, manos en cuchillo, podéis notar la tensión. Normal, por otro lado, por encontrarse en un debate en el que se juega mucho.

En cuanto a José Manuel García- Margallo y a Rita Bosaho, ambos tienen una comunicación mejorable. En el caso de García Margallo, su voz le juega una mala pasada y le impide conectar con el público. Tiene una voz absolutamente monótona en el sentido estricto de la palabra. A pesar de ser una voz grave que podría ayudarle a dar sensación de seguridad, baja tanto el volumen que en ocasión hasta cuesta oirle. Si escucháis por ejemplo su intervención a partir del min. 7’23 mientras cerráis los ojos, es posible que os entre algo de somnolencia. Es una voz sin color, que no transmite. Y eso a pesar que parece una persona cn cierto sentido del humor y bastante rápido en sus contestaciones. Además, abusa de la microexpresión de asco. Todos hacemos expresiones faciales de muy corta duración (un quinto de segundo, normalmente) que se corresponden bien a algo que no estamos diciendo, bien a algo (como parece ser el caso), que no expresamos con la intensidad con que lo sentimos. Pero ese abuso de las microexpresiones de asco le resta mucho atractivo.

garcía margallo asco

Por último, creo que Rita Bosaho estaba nerviosa, y eso le jugó una mala pasada. Fijaos por ejemplo en cómo estaba sentada en algún momento:

rita bucle piernas

Si os fijáis en su pie derecho, éste no está completamente apoyado en el suelo, sino que solo se apoya en su parte externa, provocando torsión en sus articulaciones. Cuando hay torsión en las articulaciones, algo no va bien. Puede ser por varios motivos, pero, en este caso, lo más probable es que sea por un malestar ligado a los nervios del momento.

Los nervios también hicieron seguramente que hablara especialmente despacio, seguramente midiendo sus palabras. Lo cual la perjudicaba, puesto que, con el mismo tiempo, expresaba menos ideas que el resto de candidatos.

En definitiva, he descubierto a Marta Martín, un gran comunicadora. Y, por el contrario, he podido comprobar que para ser ministro nada menos que de exteriores no se exigen grandes dotes de comunicación.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

El cara a cara: yo me quedo con el moderador

cara a cara

Ayer tuvimos el clásico cara a cara entre PP y PSOE. Un cara a cara en el que me sorprendió agradablemente la emoción que le pusieron los dos candidatos. Pudimos ver muchas expresiones faciales, y muchas microexpresiones (expresiones faciales inconscientes de muy corta duración), que fueron fruto de las emociones que iban saliendo en un sentido u otro, según el tema.

Si una “queja” reitereada tenemos los analistas en comunicación no verbal de Pedro Sánchez es su falta de naturalidad. Sin embargo, yo ayer lo vi bastante más natural que otras veces. Pude ver muchas expresiones faciales de ira:

PS EXPRESION IRA

Se distingue enseguida porque aparece la arruga característica de la glabela (las arrugas verticales que nos salen en el entrecejo).

Y también alguna expresión facial de tristeza:

PS EXPRESION TRISTEZA

Fijaos en las cejas: lo más característico de la expresión de tristeza es que la parte interna de las cejas se levanta. De hecho, para muchas personas, este movimiento es muy difícil hacerlo a voluntad, de forma artificial. Si no sientes tristeza, es muy díficil poner cejas de tristeza.

Volvió a utilizar el recurso de la sonrisa fingida (p. ej. min. 30’57) que ya señalamos algunos analistas en el debate a cuatro del lunes 7 de diciembre, aunque con menos frecuencia.

Como dicen muchos analistas políticos, Pedro Sánchez estuvo en posición de ataque durante todo el debate. Esto se corrobora a nivel verbal con una posición sentada hacia delante.

 

En cuanto a Mariano Rajoy, repitió varias veces (min. 34’40, min. 01’00’22, min. 01’01’46, min. 01’19’32), como consecuencia de esa posición de ataque de su oponente, una misma secuencia de dos movimientos: aleg y microtracción de las solapas de su chaqueta. Es decir, lleva su tronco atrás durante un momento y luego vuevle hacia delante (puedes leer más sobre el aleg pinchando aquí). El aleg implica incomodidad o inconformidad. No estoy a gusta con lo que está pasando, no estoy de acuerdo con lo que se ha dicho o hecho, y querría irme de aquí, pero no puedo. Por eso me voy echando la espalda atrás y luego vuelvo. Y justo después hace una microtracción de su chaqueta. El gesto de la microtracción tiene que ver con la autoridad. Reafirma su autoridad ante el ataque de Pedro Sánchez.

Me llama mucho la atención, hablando de autoridad, cómo, durante buena parte de su argumentación, señala con el dedo índice a Pedro Sánchez.

MR DEDO INDICE

Señalamos con el dedo índice a nuestro interlocutor cuando creemos que tenemos la autoridad, el dominio, o bien cuando queremos reafirmarlo porque se está cuestionando.

Podemos ver algunas microexpresiones de desprecio (min. 51’13, min. 51’16), así como un sagital superior, es decir, mentón hacia arriba, (min. 55’21), cuando Pedro Sánchez le acusa de haber recortado el derecho de las mujeres a ser madres y no se lo explica.

MR MICROEXPRESION DESPRECIO MR ss

Tengo aquí que destacar la habilidad que tendría Pedro Sánchez si se dedicara a realizar interrogatorios: hace preguntas dicotómicas a Mariano Rajoy, que no admiten más que un sí o un no. También a destacar la habilidad de Mariano Rajoy para no contestar directamente. Excepto en una ocasión: cuando Pedro Sánchez le pregunta si hubo o no rescate (min. 27’01), Mariano Rajoy dice “no”, mientras afirma con la cabeza. Es lo que llamamos en Comunicación No Verbal Científica un “sí/no de Paul Ekman” (por el investigador que definió este gesto). Niego con la palabra mientras afirmo con la cabeza, o bien afirmo con la palabra mientras niego con la cabeza. Esto es una incongruencia entre la palabra y el pensamiento.

Pero si alguien me cautivó fue el moderador, con algunos gestos que nos pueden hacer ver que no siempre estaba de acuerdo con lo que allí se estaba diciendo.

En primer lugar, su subconsciente parece que le traicionó un poco al introducir los temas que se iban a tratar en el cara a cara. Justo cuando dice “los partidos y la política”, señala a Mariano Rajoy (min. 05’54). ¿Considera que Rajoy tendrá que dar explicaciones?

CV INDICE

Pudimos ver varios aleg del moderador, que se producían en momentos clave.

En el min. 17’35, cuando Rajoy dice que “han bajado dos veces el IRPF y han exonerado de pagar la renta a las personas físicas que ganen menos de 12.000€”, Campo Vidal hace un aleg.

También lo hace en el min. 43’17, justo después de que Mariano Rajoy diga “libramos a España del rescate”.

Y donde mejor podemos la incomodidad del periodista en cuando ambos candidatos se acusan mutuamente de mentir (min. 1’20’15).

No sé si el moderador disfrutó anoche con su trabajo. Lo que es seguro es que estaba absolutamente implicado en el debate y en lo que allí se dijo. Así que, a la pregunta de quién ganó el debate, mi respuesta es: no lo sé, pero yo me quedo con el moderador.

 

Pedro Sánchez, el más alto

Pedro-Sanchez emoción

Al menos de eso presumió en el programa El Hormiguero al día siguiente del debate a cuatro: de haber sido el más alto. No sé hasta qué punto presumir de eso es políticamente correcto, y más delante de una persona especialmente bajita como es Pablo Motos. Pero lo cierto es que la altura, y, en general, la buena planta, sí dan un punto a favor en cuanto a la primera impresión. Sin embargo, sólo se convierte en ventaja competitiva cuando todos los demás parámetros son iguales. Es decir, si Pedro Sánchez tuviera la dialéctica de Albert Rivera o la mente rápida de Soraya Sáenz de Santamaría o la estrategia dominante verbal y no verbal de Pablo Iglesias, su altura, y, por qué no decirlo, su buena presencia, su atractivo, serían un punto a su favor.

Este hombre alto, tanto en los mítines como en los debates, carece de naturalidad. Y ésa es una cualidad que los ciudadanos exigimos a nuestros políticos. Que nos hablen desde la emoción, desde el sentimiento. La mayoría de ellos, a fuerza de repetir una y otra vez, y hasta la saciedad, el mismo discurso, las mismas ideas, incluso las mismas frases, como si de un mantra se tratase, pierden esa frescura del discurso verdadero, del discurso emocionado. Un truco: cuando queráis decir una mentira y que no se os note, repetidla hasta aburriros. La emoción acaba desapareciendo y la decís de forma automática. Así es más difícil pillar las mentiras (ojo, para las personas entrenadas en comunicación no verbal científica es más difícil, pero no imposible 😉 ).

En el caso de Pedro Sánchez, este fallo en la naturalidad toma unas dimensiones proporcionales a su estatura. Podemos ver una gran diferencia en cuanto a su paralingüística (todo lo relativo a la voz, excepto las propias palabras) entre los debates y mítines, y otro tipo de intervenciones, como la del martes pasado en El Hormiguero. Ahí sí estaba siendo él mismo; su risa era verdadera, nada que ver con la sonrisa nerviosa que exhibió en el debate, propia de quien no tiene la respuesta a algo que no le gusta y su último recurso es reir.

Fijaos la diferencia entre estos dos vídeos:

¿Notáis la diferencia de voz cuando es natural y cuando está siguiendo un guión?

En las grandes citas electorales, el estilo comunicativo de Pedro Sánchez no está tan claramente definido como el de Albert Rivera (puedes leerlo pinchando aquí). Quizá ello es debido a que está demasiado enfrascado, artificial. Sin embargo, podemos ver cómo es en formatos sin corsés, distendidos. Ahí vemos a una persona con un estilo de comunicación conquistador bajo positivo. Es conquistador por el tipo de gestos que hace, al igual que Albert Rivera. Es muy buena señal para un político de primer nivel como Pedro Sánchez tener un estilo conquistador, porque es con el que mejor se transmite. Sin embargo, es conquistador bajo, porque escucha más que habla. Si fuera conquistador alto, como lo es Albert Rivera, tomaría la palabra más a menudo. De hecho, en el gran debate a cuatro del lunes pasado, pudimos ver en la ya famosa “sala del tiempo” que era el que menos había hablado de los 4 candidatos. Pero un punto muy a su favor, es que es conquistador positivo; es decir, permite que los demás brillen. Al contrario que Albert Rivera, que sufre cuando no es él que tiene la palabra, Pedro Sánchez deja hacer a los demás.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.