Saltar al contenido

Archivo por meses: octubre 2015

“¿Un poco qué? Un poco chorras”: Miguel Angel Rodríguez vs Albert Rivera

rivera rodriguez

Aunque Justin Bieber acapara esta semana numerosos titulares por los desplantes a los programas españoles, y ahora también a sus fans de Oslo, yo me voy a decantar por analizar una intervención de Albert Rivera en el programa de “El Cascabel”. No es que lo de Justin Bieber no tenga miga; sólo hay que ver el micropicor en la nariz que hace Pablo Motos justo cuando Bieber lanza la carta que le había dado Jandro (min. 1’45), que denota que no le ha gustado el gesto del cantante.

Simplemente, es que me da mucha pena que un chaval de 21 años esté tan quemado ya. Por mucho éxito que tenga, estos días lo he visto muy solo y desubicado. Así que prefiero hablar de Miguel Angel Rodríguez y Albert Rivera. Nos dejan un momento precioso para la Comunicación No Verbal Científica, porque me van a permitir explicaros el rotativo derecho.

Pero primero mirad el vídeo. En concreto, a partir del min. 2’30.

Fijaos qué hace Miguel Angel Rodríguez justo cuando Albert Rivera dice “un poco chorras, con perdón”. Mientras dice “¿un poco qué?”, Miguel Angel Rodríguez gira su cabeza para mostrar su lado derecho de la cara, es decir, su rotativo derecho. Damos nuestro lado derecho de la cara para poder mirar con nuestro ojo derecho. Lo hacemos cuando estamos en control, vigilantes. Algo no nos ha gustado y nos ha hecho ponernos suspicaces, en alerta.

Acto seguido (min. 2’42), mueve la mano derecha hacia la derecha. Eso es la dimensión socioafectiva. Es decir, llevamos la mano derecha hacia la derecha para aquellas cosas que no nos gustan. Por el contrario, solemos mover la mano izquierda hacia la izquierda para referirnos a aquellas cosas que sí nos gustan. Ésta es una herramienta muy útil en negociación: ponle a tu cliente dos productos similares justo delante y pídele que los observe y los vuelva a dejar encima de la mesa. Seguramente, el producto que sitúe a su izquierda será aquel que más le gusta y el derecha el que menos le gusta.

Como véis, en Comunicación No Verbal Científica igual hablamos de Justin Bieber que de Albert Rivera o Miguel Angel Rodríguez. Porque nadie deja de comunicarse a través de su cuerpo.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

¿Cómo me protejo de tanto fotógrafo?

Pedro Sánchez bucle piernas

A veces, podemos pensar que una de las características comunes de todos los políticos es la falta de vergüenza o la desinhibición ante determinadas situaciones que a los de a pie nos haría temblar de arriba abajo; por ejemplo, durante un discurso ante miles de personas, en recepciones de muy alto nivel, haciendo paellas, visitando El Hormiguero, teniendo que seguirle el baile a un compañero o bien ante decenas de periodistas gráficos, que graban y sacan una foto tras otra, como en el caso que os cuento hoy.

Ayer estuvo Pedro Sánchez en la Universidad de Alicante. La foto que os he puesto más arriba es un pantallazo del vídeo en el momento previo al acto, cuando ya estaban todos sentados y los periodistas gráficos estaban haciendo su trabajo: sacar cientos de fotos y grabar en vídeo a los políticos de la primera fila. Analizemos esta preciosa instantánea no verbal, para que veáis cómo nos protegemos cuando nos sentimos “invadidos” o cohibidos.

Lo primero, fíjate: ¿qué tienen en común las seis personas que podemos ver en primera fila? Todos tienen las piernas cruzadas. Antes de que alguno ponga el grito en el cielo, matizo: no porque alguien cruce las piernas se trata automáticamente de un gesto de protección. Mucha gente tiene por costumbre cruzas las piernas, y no necesariamente implica protección. Depende de la situación, quién está a su lado, de qué lado cruza las piernas, etc. Pero en este caso, la sensación que da es la de búsqueda de protección. Fijaos que si hubiera habido una mesa delante de ellos, seguramente no hubieran cruzado las piernas o no todos, al menos.

Pero esa sensación de búsqueda de protección se ve reforzada por las manos. Excepto la quinta persona empezando por la izquierda, todos los demás ponen sus manos como barrera. Repasad uno por uno. Gabriel Echávarri, alcalde de Alicante, pone sus manos en cuchillo, justo delante además de sus genitales. Se siente cohibido y se protege. La segunda persona persona pone su mano derecha sobre su pierna, como levantando un muro. Interesantísimo el cruce de brazos de la tercera persona, la mujer de la camisa blanca. ¿Podéis notar cómo se protege? Llegamos a Pedro Sánchez. Fijaos cómo hace el mismo gesto que el segundo hombre, pero poniendo la mano derecha sobre la pierna que está por encima. De esta forma, el “muro” es más alto. Implica mayor protección. Por último, vemos a la señora del jersey azul: pone sus manos en cuchillo en sus rodillas. Se protege como Echávarri, pero con una barrera más alta.

Como ves, otra prueba más de que los políticos también son personas, que, aunque intenten aparentar siempre soltura, se ponen nerviosos igual que nosotros, y buscan inconscientemente sentirse protegidos.

Puedes ver el vídeo completo pinchando aquí.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

 

Qué nos pica cuando reprimimos el deseo

Soñar-Con-El-Amor

Bienvenidos al maravilloso mundo de los micropicores. Los micropicores en Comunicación No Verbal Científica son fruto de vasodilataciones de los músculos o partes del cuerpo que desearíamos activar pero que finalmente controlamos para no expresar demasiado violentamente nuestros impulsos o emociones. Por tanto, no nos referimos al picor que sentimos cuando tenemos un granito o la piel seca, etc., sino a la especie de pequeña descarga eléctrica que nos pica de repente, y que, al rascarnos, desparece en unos segundos.

Hay micropicores para todos los gustos y situaciones: de ira, de incomodidad, de autoridad, de represión de la ayuda, de las cargas que soportamos, de búsqueda de información en nuestro cerebro, de duda, de represión de la comunicación, de la espontaneidad, de introversión, de curiosidad, de mentira,… Y, por supuesto, de seducción. Hace un tiempo explicaba uno de los micropicores de seducción con la ayuda de Charlize Theron (puedes volver a leerlo pinchando aquí).

Hoy os voy a hablar de otro micropicor que implica seducción. Pero antes os quiero aclarar que las personas que tienen una pareja estable no van a ver habitualmente un micropicor de deseo en su pareja y ellos mismos no lo van a sentir. No estoy diciendo que el deseo se acabe en cuatro años, como dicen en muchos blogs. Ni mucho menos. Simplemente, es que los micropicores nacen como síntoma de un malestar. En el ámbito de la seducción, ese malestar suele ser la represión del deseo. Por eso, en una pareja consolidada, al no haber represión del deseo, el micropicor desaparece.

Para aquellos que en cuanto han leído el título han pensado que lo que pican son los genitales (parece lo obvio), siento defraudarles: los micropicores en la zona genital tienen que ver la dominancia, y son más frecuentes en los hombres que en las mujeres. De hecho, el señalar de alguna forma los genitales va en la misma línea, se trata de un gesto de dominancia.

cowboys-and-aliens

Así que no van por ahí los tiros. Os voy a hablar del micropicor en la parte interna del antebrazo izquierdo. Cuando nuestro antebrazo izquierdo se irriga, es significativo de un deseo de acercamiento hacia la otra persona. La microcaricia del antebrazo izquierdo, con éste abierto hacia el interlocutor, es el de una persona entregada a ese momento de seducción. Además, normalmente, la cabeza se relaja, se distensiona, y suele inclinarse hacia el hombro izquierdo. Si ves ese gesto, adelante. Todo está preparado para avanzar un poco más en la relación.

Sin embargo, cuando pica es porque ese deseo de acercamiento, igualmente presente, se está intentando reprimir. Ese malestar produce el picor que, a diferencia de la microcaricia, necesita las uñas o una superficie con canto (por ejemplo, el canto de la mesa) para apaciguarse. Así que, si ves ese micropicor en la persona que estás empezando a conocer, ya sabes, pónselo fácil para que venza sus últimas resistencias.

 

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

pareja-romantica

 

Las dudas de Pablo Iglesias

albert-rivera-pablo-iglesias-conversan-antes-del-debate-1445106926948

Señores, llevo un montón de horas repasando el programa Salvados que se emitió ayer con el debate en un bar entre Albert Rivera y Pablo Iglesias. Y tengo que confesar que me ha costado bastante sacar algún gesto “jugoso”, de esos que nos gustan a nosotros. Y es que ayer asistimos a un debate entre dos personas con una comunicación no verbal bastante pulcra, en el sentido de que no se aprecian incongruencias entre su discurso y su comunicación no verbal.

¿Qué pudimos ver? Algunos gestos de incomodidad, como microdisimulaciones de la mano izquierda como la de la foto por parte de los dos candidatos (min. 12’20, min.14’18, min.30’14, min. 35’38…). Para quien quiera saber qué significa este gesto, puede leer más pinchando aquí.

Muy interesante es el gesto de manos lavados que hace Albert Rivera(min. 8’46), y que no es la primera vez que analizamos. Recuerda cuando dio la mano al Rey en la recepción del Día de la Hispanidad; hizo este mismo gesto (puedes ver el análisis pinchando aquí).

Y otro gesto que hizo entonces Albert Rivera con el Rey y que vuelve a hacer con Pablo Iglesias es el apretón de manos reforzado. Es decir, mientras estrecho la mano derecha, fijo mi mano izquierda en el brazo o incluso hombro del otro. Cuanto más arriba se pone la mano izquierda en el brazo del otro, menos amistoso y más dominante es este gesto. En el caso del Rey, Albert fue a por su codo, y en el de Pablo Iglesias…. ¿Podéis imaginarlo? Sí, la mano va directa al hombro (min. 0’40).

http://www.atresplayer.com/television/programas/salvados/temporada-11/capitulo-2-cara-cara-albert-rivera-pablo-iglesias_2015101600412.html#

Pero ahora os quiero hablar de un gesto muy concreto, que hacemos de forma inconsciente, y que denota duda. Es un gesto que, cuando va acompañado de otros gestos etiquetados como gestos de mentira, viene a corroborar la mentira. En este caso, no hay gestos de mentira, así que se trata de un gesto de duda. Y lo hace Pablo Iglesias en dos ocasiones en el corte que os pongo a continuación.

Se trata del movimiento vertical de hombros. A no confundir con un movimiento vertical de hombros que podemos hacer conscientemente para apoyar alguna afirmación, y que dura mucho más y es mucho más exagerado.

El gesto que analizamos en Comunicación No Verbal Científica se refiere a un movimiento muy ligero, casi imperceptible, que dura muy poquito, en todo caso menos de un segundo.

Primero lo hace a la pregunta de Jordi Évole de si han cobrado dinero en negro (min. 0’09). No lo tiene claro, no lo recuerda, duda, y por eso su hombro, casi imperceptiblemente, va hacia arriba por un momento.

La segunda vez que lo hace es cuando el periodista le saca el tema de Juan Carlos Monedero y su declaración de Hacienda (min. 2’19). Este gesto viene en este caso corroborado por sus palabras porque lo hace justo cuando está diciendo “es posible, es posible que le tuviera que haber dicho a Juan Carlos Monedero…”

Como véis, nervios(normales, por otro lado) por parte de los dos, dominio en el saludo por parte de Albert Rivera y un Pablo Iglesias que no tiene reparos en mostrar sus dudas.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

Cómo te puede ayudar Merkel en tu entrevista de trabajo

merkel graciosa

Bienvenido/a a la guía Merkel para salir airoso/a de tu entrevista de trabajo; la temida entrevista de trabajo. Aunque si lo piensas, ¿no se trata de un primer triunfo el haber pasado ya el filtro del curriculum? Tienes que verlo así. Si te llaman para una entrevista de trabajo es porque encajas en mayor o menor medida con lo que están buscando. Eso ya es mucho.

German Chancellor Angela Merkel, left, talking on the phone to CarlaBruni, the wife of French President Nicolas Sarkozy, right, after presenting a box with a Teddy bear to Sarkozy.

Y ¿para qué te citan para una entrevista de trabajo? Pues por varios motivos. El primero es muy objetivo: se trata de comprobar si los datos que has puesto en el curriculum son ciertos. Te aconsejo que seas sincero en el curriculum, aunque sin pecar de humilde. Pero si, por la circunstancia que sea, no puedes ser sincero en lo que pones en tu curriculum, memoriza los datos, las fechas, los nombres de los cargos que “has desempeñado”, porque es relativamente fácil meter la pata en ese punto.

REFILE - CORRECTING HEADLINEGerman Chancellor Angela Merkel talks with Finance Minister Wolfgang Schaeuble prior to a vote on Greece's third bailout programme during a session of Germany's parliament, the Bundestag, in Berlin, Germany, August 19, 2015. German lawmakers broke off their holidays to debate Greece's third bailout plan, though Merkel faces a rebellion in a vote shaping up as her last chance to keep Athens in the euro zone. Up to a quarter of Merkel's conservatives could vote against the 86-billion-euro ($95 billion) package, sending the government a clear warning not to return to parliament again to ask for more aid. REUTERS/Axel Schmidt EUROZONE-GREECE/GERMANY

Otro de los motivos por los que te citan a una entrevista de trabajo es para ver cómo te desenvuelves y para ver qué feeling le generas al entrevistador. Se trata de ver si conectáis. Y ahí sí que interviene en un 90% la comunicación no verbal. Tu postura (puedes leer más sobre la postura que debes adoptar al sentarte pinchando aquí), tu paralingüística (cómo hablas, no las palabras que dices, sino cómo las dices), tus gestos (sobre todo las mano y las expresiones faciales), y si haces o no algún gesto de incomodidad (puedes leer más sobre los gestos de incomodidad pinchando aquí y aquí).

Hay muchos gestos que no vas a poder controlar, porque son inconscientes, y “salen solos” cuando estamos incómodos o nerviosos. Pero hoy te voy a dar un gesto para transmitir confianza y un consejo neurocientífico para mantener la calma.

Si colocas tus manos en V, transmitirás confianza, dominio de la situación, autoridad. Se trata de colocar las manos uniendo las yemas de los dedos, como en la foto. Este gesto lo puedes utilizar (siempre con medida, no te pases toda la entrevista con las manos así, que quedará muy raro) sobre todo cuando te pregunten qué cosas dominas más, qué sabes hacer, qué experiencia tienes, qué estudios tienes, etc. Se trata de hacer ver que nos sentimos cómodos con esas preguntas, porque dominamos el tema. Merkel es la diosa de las manos en V. Y no se me ocurre otra persona con más dominio de la situación que ella, al menos en Europa.

merkel manos v

Y ahora, ahí va el consejo neurocientífico que nos trae hoy Angela Merkel: bebe agua justo antes de entrar.

merkel vaso agua

¿Alguna vez has visto en algún documental de animales de la Sabana africana a una gacela pararse a beber agua mientras le está persiguiendo un guepardo hambriento? Cuando estamos en peligro, lo último que hacemos es pararnos a beber. Por eso, cuando bebes agua, le estás diciendo a tu cerebro: “tranquilo, chico, que todo está bien”.

¡Ojo! ¡He dicho agua! ¡Feliz fin de semana! 🙂

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

merkel cerveza

Se veía venir

quiroga--575x323

Me parece que me voy a dejar lo de los análisis y la formación en comunicación no verbal y me voy a hacer pitonisa. Ayer estuve viendo el vídeo de la secretaria general del PP vasco, Nerea Llanos, en el que aseguraba rotundamente no saber qué decisión iba a tomar Arantza Quiroga, la hasta hoy presidenta del PP vasco. Cuando lo vi, supe que estaba mintiendo, pero la prudencia y algo parecido a la ética que intento mantener al tratarse de un tema no resuelto me hicieron morderme la lengua.

Y ¿cómo podía saber que estaba mintiendo Nerea Llanos? Por los “no” falsos que hizo. Hasta 4 nada menos en un corte de menos de un minuto y medio.

¿Qué es un no falso? Para negar con la cabeza la giramos de un lado a otro, normalmente varias veces. Hay una herramienta que utilizamos en detección de mentiras que es el “no falso”. Depende de por dónde empecemos el movimiento, estamos seguros de lo que decimos o bien tenemos dudas. Se trata de un gesto estudiado y etiquetado con más de 85% de fiabilidad.

Cuando estamos seguros, empezamos el movimiento de cabeza de negación mostrando nuestro lado derecho de la cara. Pero cuando no estamos seguros o directamente estamos falseando la verdad de forma consciente (estamos mintiendo, vamos), comenzamos la negación mostrando nuestro lado izquierdo de la cara.

Fíjate ahora en el vídeo: min. 0’04, min. 0’30, min. 0’37 y min. 0’38.

El “no falso” es una de las herramientas que manejamos en Comunicación No Verbal Científica para la detección de mentiras, aunque hay bastantes más. Y, en política, lo solemos encontrar con bastante asiduidad. Puedes leer más sobre esta noticia pinchando aquí.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

Próximos cursos

¡Hola!

En este mes voy a realizar varios cursos de Comunicación No Verbal Científica.

  • Altea: 6 de octubre – Personas con actividad pública (completo)
  • Altea: 8 de octubre- Entrevistas de trabajo – gratuito- más información
  • Benidorm: 14 de octubre- Agoraben- charla de introducción- gratuito
  • Alfaz del Pi: 22 de octubre- Entrevistas de trabajo- gratuito- más información 
  • Benidorm: 23 de octubre- Detección de mentiras- más información
  • Gandía- Campus UPV: 29 de octubre- Seducción – más información
  • Alcoy: 6 de noviembre- Negociación- más información

Espero poder contar contigo en alguna de estas citas con la Comunicación No Verbal Científica. Si no te va bien ninguna fecha, sigue consultando de vez en cuando la pestaña “Próximos cursos”. 

Dar la mano al Rey

RECEPCION REY RIVERA

Nada menos que 1.500 personas han dado hoy la mano a los Reyes. El apretón de manos nos da muchísima información acerca de la persona que nos está saludando. Podemos saber si es una persona dominante, si tiene poco interés en nosotros, si se acerca a nosotros de forma amistosa o autoritaria, etc.

En este caso, no voy a analizar el apretón de los Reyes. El motivo es que después de dar muchas veces la mano, la intensidad del apretón suele ser menor, debido al cansancio. Si no me creéis, probad a darle la mano a 1.500 personas seguidas. Veréis como tengo razón. Así que es de valorar el esfuerzo que han hecho hoy los Reyes.

Pero sí que vamos a ver cómo dan la mano nuestros políticos.

Fijaos primero en cómo da la mano Rajoy a la Reina (min. 0’16). Pero no os fijéis en la mano derecha. Lo interesante está en la izquierda. La tensión de Rajoy se manifiesta en ese puño que se cierra y se aprieta.

Seguimos con Pedro Sánchez (min. 0’26). Justo antes de dar la mano al Rey, vemos cómo oculta sus dedos corazón y anular derechos con su mano izquierda. La situación le resulta incómoda, a pesar de la sonrisa un tanto forzada que muestra a los Reyes, y su cuerpo lo manifiesta con esa microdisimulación.

¿Por qué digo que la sonrisa de Pedro Sánchez es forzada? Porque ni antes ni después de saludar a los Reyes sonríe. Fijaos ahora en la sonrisa de Carmena (min. 0’57). Sigue sonriendo cuando acaba el saludo. Está contenta de verdad. Las expresiones faciales verdaderas no aparecen y desaparecen automáticamente, sino que lo hacen de forma gradual.

Y ahora os voy a hablar de Albert Rivera (min. 1’27). Fijaos en los segundos previos a dar la mano a los Reyes. Hace un movimiento de manos lavadas, mueve las manos como si se las estuviera lavando. Cuando hacemos ese gesto, nuestro subconsciente está diciendo “debo mantener la compostura porque se supone que estoy bien, pero lo cierto es que no me siento bien”. Lo cual es bastante lógico, teniendo en cuenta que es su primera recepción real. ¿Cómo estaríamos cualquiera de nosotros? Pues Albert Rivera igual. Pero eso es antes de darle la mano al Rey. ¿Qué hace durante el apretón? Lo refuerza con su mano izquierda a la altura del codo. Se muestra amistoso a la par que dominante (dominante en el sentido de dominio de la situación). Ese gesto, como podéis suponer, es consciente.

Los apretones de manos se ensayan y se controlan. Lo que no está tan ensayado son los nervios y la incomodidad que nos dejan entrever los políticos.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

Soraya Sáenz de Santamaría en El Hormiguero

Soraya-Saenz-Santamaria-baila-Hormiguero_EDIIMA20151007_0823_18

El pasado martes, Soraya Sáenz de Santamaría visitó el popular programa de Antena 3, El Hormiguero. Analizamos el vídeo de los primeros minutos de su aparición, en los que podemos comprobar a través de una serie de gestos el sacrificio que seguramente supuso para una señora acostumbrada a hablar de cosas serias, el tener que enfrentarse a un programa de diversión comandado por Pablo Motos y las 2 hormigas más famosas de la tele, Trancas y Barrancas.

¿En qué podemos notarlo?

Fijémonos primero en las manos (min. 0’33). En cuanto se sienta, pone las manos en cuchillo, esto es, entrelazando los dedos de una mano y otra. Y además cierra con cierta presión. Eso es indicador de una protección con tensión. Me siento incómoda y tensa y me protejo. Puede ser algo normal, puesto que la entrevista acaba de comenzar. Sin embargo, vemos que durante todo el vídeo, suele volver a esa posición de manos. Cada vez se va soltando un poco más en la entrevista, da respuestas más largas, pero los nervios van por dentro.

soraya el hormiguero

A continuación (min. 0’54), Soraya se rasca el dedo índice izquierdo, justo cuando Pablo Motos le está enumerando los cargos que tiene. Su propia autoridad le está haciendo sentir incómoda.

soraya el hormiguero indice izquierdo

 

Soraya, una señora seria en un programa de humor. Menos mal que luego bailó… 🙂

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.

 

Dónde miramos cuando nos emocionamos

Pablo-Motos-se-confiesa-con-Be_54437763078_54028874188_960_639

Hace unos días, pudimos ver a Pablo Motos abriendo su corazón a Bertín Osborne, en una entrevista muy personal, que tocaba un tema tan duro como el de la Fibrosis Quística. Pablo Motos recordaba lo que le sucedió con dos niños que la padecían y el duro trago que supuso para él saber que murieron unos meses después de que les entrevistara.

Si os fijáis, durante prácticamente todo el vídeo, su mirada va hacia abajo. Podemos construir un discurso en nuestra cabeza, crear una opinión o bien recordar un hecho mirando hacia arriba, hacia el centro o hacia abajo. Cuando miramos hacia arriba, estamos visualizando, vemos las imágenes de lo que estamos pensando. Cuando miramos al centro, lo que hacemos es escuchar; recordamos o construimos el discurso a través de los sonidos o las palabras. Y, por último, podemos mirar hacia abajo. Esto lo hacemos cuando el recuerdo o la construcción del discurso es emocional.

Aunque todos tenemos una forma de procesar la información de preferencia, en una conversación emocional como la que tienen Pablo Motos y Bertín Osborne, lo normal es que se mire hacia abajo, hacia la emoción.

Si este post te ha parecido útil, puedes registrar tu e-mail en el formulario de suscripción (a tu derecha en el ordenador o abajo del todo en el móvil), y te llegará un mail con cada nuevo artículo.